Hacking Team usó avión del gobernador


 
lunes, 20 julio, 2015 07:00 PM

No solo las decenas de conversaciones filtradas y correos electrónicos extraídos del sistema interno de la empresa de espionaje Hacking Team revelan las transacciones y el uso que el gobierno de Baja California dio para la intervención de celulares y computadoras. Las listas, transferencias bancarias y facturas coinciden, igualmente, con fechas, lugares y personas que se comunican por correos electrónicos publicados en la plataforma  https://wikileaks.org/hackingteam/emails/ Basados en los documento exhibidos de la empresa, desde la adquisición del equipo de espionaje, empleados de Elite By Carga (empresa que funge como intermediaria entre HT y el Gobierno del Estado) y funcionarios estatales tuvieron problemas para utilizar el sistema de control remoto. Luego de confirmar el pago para el servicio al gobierno de Durango (existe la factura 046/2014 expedida por HT a Elite el 16 de octubre por 265 mil dólares, como anticipo del 50 por ciento), el encargado de ventas, Alex Velasco, confirmó en un correo electrónico fechado el 31 de octubre de 2014 a los ingenieros de la empresa que serían llevados en el avión del Gobierno del Estado de Baja California a su punto de encuentro. Informantes confirmaron a ZETA que en noviembre se utilizó el avión del gobierno para trasladar a ingenieros que arribarían a Mexicali, incluso se instruyó a empleados para que los atendieran. No era la primera vez que los ingenieros de Hacking Team visitaban las oficinas de gobierno. En mencionado correo con el número de identificación 764751, Alex Velasco informa del primer pago efectuado por el gobierno de Durango. Y da la instrucción para seguir con el viaje a Baja California. Escribió en inglés: “Por lo que entiendo, los ingenieros viajarían en Tijuana y de ahí un jet privado del Gobierno del Estado, los llevará a la ubicación. Falta confirmación de Elite”. El vuelo de los empleados de Hacking Team debió, para precisión del gobernador Francisco Vega, quedar registrado en la bitácora de vuelo, como confirmó el informante de ZETA. Lo instalan en oficinas de gobierno En otro de los correos titulado “Instalación Mexicali”, enviado el 29 de septiembre de 2014, Sergio Rodríguez Solís, ingeniero de Hacking Team, informa de la instalación de un sistema de control remoto (RCS) en la sede del gobierno de Baja California, en Mexicali. “Todo el hardware allí dispuesto por Elite Tactical encajaba con los requisitos de HT para el sistema”. En un segundo correo, enviado ese mismo día, Rodríguez Solís hace un recuento de sus días en Baja California. De acuerdo con los mensajes enviados, el lunes 22 de septiembre Hacking Team se enfrentó a muchos problemas, algunos relacionados con la consola, la cual se congelaba durante el registro del usuario. Mientras que el miércoles 24 de junio, el ingeniero de origen español reporta: “El cliente mantiene el RCS (sistema de control remoto) muy secreto, muy pocas personas saben acerca de ello. Mi acento es muy diferente al de los mexicanos, así que la mañana del miércoles trabajé desde el hotel en conexión remota con Eduardo, quien estaba en el lugar. Durante la tarde, infectamos la computadora objetivo de Eduardo y otras computadoras de la oficina del cliente”. Según el empleado de la empresa italiana de espionaje, los problemas más graves son los relacionados a la capacitación y entrenamiento de los clientes: “Dos personas acudieron, una es más técnica y la otra probablemente es más operativa… El momento más conflictivo fue cuando el jefe de Misael (Óscar Germán Sánchez) llegó para revisar si el sistema estaba funcionando. Preguntó acerca del iOS (sistema operativo de iPhones y computadoras Apple) y le dijimos que solo funciona con jailbreak (destraba de código iOS). No le agradó eso, probablemente es un malentendido durante la demostración que hice a Misael y las conversaciones con nuestro socio (Elite)”. El mensaje continúa: “Ya tuve una conversación con Carlos Guerrero (dueño de la compañía Elite) para explicarle. Sin embargo, el ingeniero de Hacking Team reconoce la preocupación externada por la Secretaría de Planeación y Finanzas “acerca de lo que le estábamos entregando, pedían cosas como organizador de cables de Ethernet, conexión a tierra para el sistema eléctrico y así. En este momento, solo deseo que no le provoquen problemas a nuestra empresa socia (Elite)”. Otro de los problemas experimentados ese día, fue la ejecución de programas de anonimato para infectar dispositivos. Al final, Rodríguez Solís informa que en el correo, envía una copia escaneada del oficio de entrega de equipo, “el documento fue firmado por Misael de parte de la SEPYF, Víctor de Elite Tactical y yo como representante de HT”. De acuerdo con la correspondencia y a las facturas emitidas por HT en septiembre de 2014 a Elite, se pagaron 265 mil dólares, faltarían otros cobros por mantenimiento y capacitaciones para Baja California, sin contar los pagos por otros estados en la república. Las transferencias bancarias se hicieron a una cuenta de Deutsche Bank, una institución bancaria alemana.   Con “privilegios” policiacos Con fecha 9 de agosto de 2014, Alex Velasco redacta otro de los informes. Es una fecha anterior a cerrar las negociaciones con el gobierno de Baja California para la adquisición del equipo Galileo. El gerente de ventas de Hacking Team en México y Latinoamérica, Alex Velasco, escribe a Daniele Milan, gerente de operaciones, para informarle de la propuesta de negocios planteada por Elite: “Nos sugieren que lleguemos a San Diego y nos escoltarían a Tijuana, es un viaje de veinte minutos y tienen privilegios policiacos para llegar más rápido a la garita. Dijeron que pagarían por nuestro hotel”.   Engañabobos Bajo el título “Reuniones en Tijuana”, el correo enviado el 4 de diciembre de 2014, Alex Velasco, fecha posterior al pago y contratación, informa a la empresa italiana que Elite consiguió una reunión con el alcalde de Tijuana y el secretario de Seguridad Pública Municipal, Alejandro Lares. Velasco destaca a Tijuana como “la ciudad más importante de México por el tráfico con California”. Con base a la correspondencia, la reunión se efectuó la tarde del miércoles 3 de diciembre. Velasco describe que el alcalde es considerado un “blanco”, pues “hace unos días –escribe-  alguien a su servicio fue asesinado de un disparo en un exclusivo restaurante. Así que no es una sorpresa que ambos hayan llegado con un gran grupo de escoltas en más de diez carros”. Informa que Daniel (Moreno) quedó fuera de la reunión, así como Daniel Martínez, el primero perteneciente a Elite y el segundo, empleado de Hacking Team. Bajo la misma práctica que con el Gobierno del Estado, Alex describe el engaño realizado durante la demostración a Astiazarán y a Lares para convencerlos de adquirir el sistema: “Decidimos pre infectar el sistema Android (para celulares) y así acelerar las cosas, solamente infectamos en ese momento, la computadora”, confiesa. La narrativa de la junta continúa: “Tanto el alcalde como el secretario quedaron impresionados y el secretario dijo que él ya hace algo de lo que explicamos y le gustaría tener el sistema. El resultado final es que lo quieren. El alcalde preguntó por precios antes de que la demostración iniciara. Hoy Carlos (Guerrero) tiene otra reunión con el alcalde para discutir el precio. En general, fue una buena reunión. Elite presiente que ya vendimos otro (sistema)”. Por último, informa de una reunión que el equipo de Hacking Team tuvo ese mismo día en Morelos, donde por cierto, el encargado de seguridad pública es Alberto Capella, ex secretario de la misma área en Tijuana, para la cual tomaron un vuelo la noche anterior y quien también ha adquirido equipo y blindaje a Grupo Armor, al cual pertenece Elite.   Astiazarán iba a comprarlo Ese mismo día en diciembre, Daniel Moreno, de Elite, escribió a la empresa de espionaje para informarles también de la demostración hecha al alcalde de Tijuana y al secretario de Seguridad Pública. “Fue un verdadero éxito, van a revisar su estado financiero para poder empezar una oferta inicial. Francamente, nunca había visto a un alcalde en una demostración durante más de dos horas”, informa a Giancarlo Russo, jefe de operaciones de Hacking Team. Entre la evidencia dejada por la empresa de su presencia en Tijuana, además de los reportes e informes emitidos y los correos electrónicos, se encuentran boletos de avión para Daniel Martínez y Eduardo Pardo de Hacking Team, quienes arribaron a Tijuana el 1 y 2 de diciembre de 2014, respectivamente. Además de reservaciones en hoteles como Camino Real y Fiesta Inn, correspondientes tanto a los primeros días de diciembre de 2014, como a los últimos de enero de 2015. No obstante, el primer acercamiento entre la empresa italiana y el XXI Ayuntamiento de Tijuana, se dio desde el 8 de agosto de 2014, de acuerdo a Alex Velasco, gerente de ventas, quien explica que mientras salían de una reunión con la Asociación Nacional de Investigadores Técnicos (NATIA) en Estados Unidos, recibieron una llamada del gobierno de Tijuana. “Absolutamente quieren una demostración del Sistema de Control Remoto”. De acuerdo al cable, el Ayuntamiento estaba analizando la posibilidad de contratar a la empresa de espionaje FinFisher -contratada por la Procuraduría General de la República-, pero no respondía a las llamadas telefónicas. “Daniel Moreno es el agente a cargo aquí, trajo a Víctor Gallardo y Carlos Guerrero de Grupo Armor”, detalla Velasco. Días después capacitarían a un usuario por parte de Elite, de nombre Said Ortiz, desde Italia le crean un nombre de usuario y una clave. De acuerdo a Philippe Vinci, el alcalde de Tijuana, así como los Estados de Morelos y Sonora, se encuentran entre los nuevos clientes, por lo que “estamos en capacidad de organizar las demos (demostraciones) de forma muy rápida en México con el apoyo local de Daniel (Martínez)”, y asegura que tales cuentan ya están asignadas a Elite Tactical. Al respecto, Carlos Guerrero pide que para las demostraciones, acuda un extranjero, ya sea Eduardo Pardo o Sergio Rodríguez Solís, pues “el idioma vende”. 

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio