La reforma anticorrupción


 
lunes, 23 febrero, 2015 04:00 PM

México “tiene un gobierno corrupto, un gobierno que todo lo tiene en la impunidad  y gobernado por un montón de pillos voraces que solo quieren hacer negocios”, dijo el Obispo de Saltillo, Raúl Vera, al comentar la situación de escándalos por corrupción y abusos a los derechos humanos que han sacudido al país en los últimos meses. ¡Cuánta verdad en este comentario sobre la corrupción que impera en general en todo el gobierno, en sus instituciones, públicas, en la clase política en el poder y en los partidos que solo buscan el poder por el poder y el dinero para gastárselo en su propio beneficio! Pretenden dentro de la impunidad y la corrupción que los inunda, mediante aburridos e insulsos spots publicitarios, tener conforme y de acuerdo a una ciudadanía que no cree en ellos, los rechaza y repudia. Mientras los partidos de oposición se quejan de la crisis que duele al país, y el revolucionario institucional y el verde ecologista se pavonean pretendiendo que nada ensucie su positivismo, ninguno está dispuesto a que la anticorrupción se adentre en sus entrañas. En el Índice de Percepción de la Corrupción 2014, elaborado por la Organización Transparencia Internacional, México se encuentra entre los más corruptos, no únicamente dentro del sector público, también en el privado, en el cual se destacan multimillonarias  fortunas, entre ellas la de Carlos Hank en la política y Carril en la privada, por ello es necesario aprobar la reforma anticorrupción, reforma que se enfocaba en fortalecer mecanismos de rendición de cuentas a través de la transparencia y el acceso a la información pública. Reforma en cuyo diseño han participado académicos y representantes de organizaciones civiles; se fijó plazo de un año para que el Poder Legislativo la aprobara, ya casi estaban en eso cuando lo evitaron tanto el gobierno como su presidente Peña Nieto, que se encuentra en el peor nivel de credibilidad, nacional e internacionalmente, por estar envueltos en acusaciones de ser protagonistas de corrupción e impunidad, pero esto no les importa, no ven ni oyen lo que no les conviene. Por ello la Presidencia de la República ha tratado de reformar esa reforma, valga la redundancia, a la conveniencia de la gavilla que tiene al país con hambre de pan y de justicia: su partido que regresó triunfalmente al pasado en el que siempre estuvo al igual que Salinas, gobernando en lo oscurito y el más corrupto y sinvergüenza de todos, el Verde Ecologista, planteando 80 modificaciones mediante las cuales es de suponer, cambiaron el formato que se venía trabajando. Y ante este caos de hartazgo y rechazo social en el que la corrupción y la impunidad son protegidas por reformas a conveniencia del gobierno de la república y su presidente, las elecciones han abierto su puerta a todo un proceso electoral embarrado por vicios y fraudes del sistema que padecemos. Los repudiados e insulsos spots publicitarios que lastiman oídos y vista, los partidos de oposición los utilizan para quejarse y la mancuerna del PRI-ECOLOGISTA para pavonearse en un positivismo porque para ellos el país navega en mares ciertos y progresivos. Y la matanza de los estudiantes normalistas, sin  resolver. En este Tecate Bonito se quejó Alfredo Ferreiro en un diario regional, por el alto incremento al salario que percibe César Moreno, presidente municipal, aduciendo que él se bajó el sueldo cuando tuvo el mismo cargo en Tecate, pero en cambio no se da cuenta que ha brincado como chapulín en las chambas del gobierno.   Concepción Vizcarra de Arámburo es luchadora social y reside en Tecate, B.C. Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios


Tipo de Cambio