Don Winston Leonard Spencer Churchill


 
lunes, 16 febrero, 2015 04:00 PM

50 años se cumplieron de su desaparición física el pasado 24 de enero de este incipiente 2015. Por el solo hecho merecerían –en todo el mundo– haber doblado las campanas más sonoras, colocado las banderas de todas las naciones a media asta, deberían haberse entonado las más finas melodías lúgubres, recitando las elegías más profundas sobre el valor y publicado alabanzas minuciosas hacia la posteridad. Así lo hubiera imaginado apreciada lectora, lector, después de este medio siglo, a partir del onomástico de la despedida, majestuosa, elocuente e indescriptible de Don Winston Churchill.  Dos, solo dos columnas, alcancé a leer en México esta misma semana –la primera de José Woldenberg en Reforma y la segunda de Jacobo Zabludovsky en El Universal– sobre uno de los hombres que mayor admiración despierta a lo largo de la historia del siglo XX por su clase, valor, arrojo y formación personal, digna de una leyenda singular, clasista, pura, integrista, majestuosa y sistémica y sobre todo bordada de lo que a mi leal punto de vista, tendría que ser la monarquía por formación y educación mucho más que consanguínea y real, sin menoscabó de vertebración y lazos familiares.  Supongo que como a todos los que han tenido oportunidad de analizar su increíble trayectoria, Sir Winston, genera ante cualquier expresión, un profundo sentimiento de nacionalismo, soberanía y lucha sin cuartel, ejemplar destino que le llevó a liderar a nivel mundial la lucha más tenaz, dolorosa y exitosa contra la tiranía y la imposición. Soldado, combatiente y guerrero por naturaleza, participó en infinidad de batallas en el campo, buscando como un modo de vida la acción permanente en donde su gran Nación participaba empuñando las armas y sosteniendo la bandera de la libertad y la conquista, narrando con su genial pluma de valiente corresponsal, las particularidades del desempeño de las fuerzas de sus connacionales y sembrando sentimientos de orgullo para los infinitos lectores de su laureada escritura, que logró el Nobel de literatura. Su vasta, prolífica e incomparable biografía, está grabada con letras de oro en miles de libros, películas y documentales, la presente entrega no aspira a narrarla, por el contrario, es la rica, inspiradora y esperanzadora personalidad del Primer Ministro Inglés Don Winston, lo que me conmueve al tratar de analizar las motivaciones más íntimas de este prohombre que encabezó y lideró la defensa del mundo libre, logrando la victoria universal acompañado de otros dos gigantescos titanes: Franklin Delano Roosevelt y Charles De Gaulle en 1945. Su maravillosa oratoria, la inalcanzable calidad y esplendidez de sus discursos que aún retumban en las salas del Parlamento donde establecieron enseñanzas y cátedras que persisten para la descripción del debate y el pensamiento filosófico y político de brillantes generaciones que se formaron bajo su dirección y que aspiran a alcanzar su dimensión, estatura y trascendencia. Londinense puro, ocupó en dos periodos la titularidad de Primer Ministro, 1940-1945 y 1951-1955, sirviendo como el más grande estadista a dos Reyes, Jorge VI e Isabel II, que guiados por su consejo, gallardía y templanza lograron insertar la victoria en difíciles tiempos de cruentas guerras, para las que se preparó a lo largo de una carrera que incluyó infinidad de ministerios que coronaron su desempeño hasta el plano más alto del horizonte que sembró el futuro de millones de seres humanos en todo el planeta y sus cinco continentes. Don Winston Leonard Spencer Churchill vivió rica y plenamente 90 años de fecunda creatividad y desarrollo, retirándose por voluntad propia en 1955 en la cúspide de su mandato colmado por los profundos sentimientos de agradecimiento que la totalidad de su pueblo le entregó por llevarlos a la victoria y la prosperidad, enarbolando los sueños de libertad que todavía brillan en el cielo que él con su sangre y carne les entregó. Hasta siempre, buen fin.   Carlos Mora Álvarez, es orgullosamente tijuanense. Ha sido servidor público y dirigente empresarial. Actualmente es Presidente Ejecutivo del Consejo Estatal de Atención al Migrante. Comentarios y sugerencias: [email protected]

Comentarios

comentarios


Tipo de Cambio