De periodistas y jaloneos


 
lunes, 16 febrero, 2015 04:00 PM

Era marzo o abril de 1990. Apenas asentándose el primer gobierno panista y desde las oficinas de ZETA en Tijuana hubo una asignación directa de Blancornelas para cubrir una asamblea de accionistas de La Voz de la Frontera para concretar la venta del diario cachanilla –propiedad del gobernador en turno– al empresario Mario Vázquez Raña, entonces propietario de una treintena de diarios a través de la llamada Organización Editorial Mexicana. Primero desde una oficina de seguros en el segundo piso del edificio  de enfrente, luego desde el puesto de tortas instalado igual enfrente pero en la banqueta. Luego del otro lado de la acera, afuera de las puertas de acceso al diario. El caso es que después de varias horas de repente salió del lugar Guillermo Castellanos, el Willy, priista y deportista –asesinado luego en Tijuana– ofreció a ZETA una entrevista con Vázquez Raña. Ahí fue donde el magnate y dueño de varios periódicos dijo sobre la compra del periódico: para él era como comprar una tortillería, “si tienes una o dos o diez, quieres tener más”; la frase tomó relevancia por lo connotación y el símil utilizado. Vázquez Raña fue otro de los soldados del PRI, su poder lo utilizó con fines personales y en soporte del sistema, entrevistó a reyes y presidentes sin cuestionar un ápice los mandatos, construyó un emporio en el país –para él y su familia– con medios saturados de publicidad oficial, a la par de malos sueldos y malas prácticas donde aún utilizan el pago del porcentaje de publicidad generada en la fuente de cobertura como una medida compensatoria a las condiciones laborales de los reporteros. Así echó raíces un tipo de periodismo que desde hace rato resulta anacrónico. Mario Vázquez Raña murió el domingo pasado y con él se cierra un capítulo de esas turbias relaciones entre prensa y poder. Medios y dinero público En estos días se ha distribuido profusa y estratégicamente la propuesta elaborada en el Congreso local para crear la Ley de Comunicación Social del Estado de Baja California, una legislación que busca marcar la pauta a nivel nacional para reglamentar el uso del dinero público en la llamada publicidad oficial. Es un tema de escozor, sobre todo para los grandes medios y empresarios que han basado su abundancia precisamente en esta falta de reglas claras. Uno de los principales obstáculos para esta propuesta es que se busca darle decencia a una relación caracterizada –en la mayoría de los casos, no en todos por supuesto– por la indecencia, además que a quienes les tocará aprobar esta nueva Ley es a los 25 diputados, esos mismos que no han ni podido ni intentado poner en orden lo que sucede en su propia área de comunicación. El caso del Congreso es el más claro de cómo no deben de hacerse las cosas. De entrada el antecedente tiene que ver con lo sucedido en la anterior legislación, donde presupuesto, funcionarios y empleados de Comunicación Social sirvieron de peones para la precampaña y campaña priista, que al final, resultó perdedora. Ahora en esta actual legislatura –a año y medio de vigencia– brilla por su ausencia la titular de comunicación social y ex diputada por el PT en la anterior legislatura. Nadie sabe cómo ni cuánto se destina a medios grandes, medianos y chicos y lo palpable es que el Congreso se ha convertido en una suerte de hospicio para dizque comunicadores que afloraron de la nada, se encimaron un chaleco de prensa, contrataron media hora en radio o tv por cable y estiraron la mano. “Encontraron la ecuación perfecta”, dijo un comunicador en alusión a este cada vez más nutrido grupo que descubrió en este contexto su modus vivendi, su sobrevivencia. Obvio que los principales “perjudicados” serán los grandes medios, las televisoras y los diarios que se jactan de grandes tirajes y desproporcionada circulación de algo que ni circula ni se lee, mucho menos repercute, o los televisoras que cada vez pierden evidente terreno ante medios alternativos, como páginas web o incluso redes sociales. ¿Cómo lograr el justo equilibrio?, resulta la gran pregunta, pero antes de ésa habría que cuestionar a los legisladores de las nueve fuerzas políticas representadas en el Congreso si estarían dispuestos a marcar la pauta para que la entidad dé el primer paso a nivel nacional para regular, transparentar y dignificar una relación entre el poder y los periodistas y de paso que sirva para hacer eficiente el uso de esos tantos millones de dinero público, el de nuestros impuestos. Ordenados y generosos El 10 de diciembre Modesto Ortega recibió un oficio donde le notificaron desde la Contraloría del Estado los resultados de la prueba antidoping. De acuerdo a la Ley de Responsabilidades, hay toda una serie de procedimientos –el derecho a audiencia y un segundo examen en otra instancia– a los que al ex líder municipal del PAN no tuvo acceso. Hay una versión que anota que fue la titular Responsabilidades y Situación Patrimonial, Virginia Quiñónez –a quien ubican como cercana al líder estatal del blanquiazul, José Luis Ovando– la encargada de solicitar a Modesto su renuncia. El titular de la CESPM no se dejó y tramitó un amparo contra este intento fast track de hacerlo a un lado y la medida parece que causó efecto –no legal, sino político– y aunque Ortega quedó fuera salió con un documento que le acredita la no sanción. Según datos la CESPM hizo el año pasado obra por cerca de 120 millones de pesos, pero ahora se le suma un presupuesto desde Conagua para una serie de obras por cerca de 300 millones, los cuales se especula que podrían ir en adjudicación directa a contratistas de Tijuana ligados a Jorge Hank y donde la mano del Secretario de Finanzas podría tener que ver, lo cual puede explicar mucho de lo sucedido en el relevo de la paraestatal del agua. De todo esto Ortega Montaño no ha querido decir nada, prefiere permanecer ordenado y generoso, aunque trabajadores de la CESPM festinan su expulsión bajo la idea de que le hicieron lo mismo que él intento con empleados que despidió apenas llegando al cargo. Penas En otras áreas han trascendido casos como el de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario donde Felipe Méndez Betancourt encabeza la oficina de Ejecución de Sentencias. Resulta que hace poco se cayó el sistema y al preguntar sobre las obligaciones de un interno liberado y condicionado resultó que oficialmente se dijo que no había cumplido con las firmas, lo que implicó que se le generara una Orden de Aprehensión y fuese detenido el pasado 30 de enero, aunque una semana después ya con la red de cómputo funcionando resultó que la versión del incumplimiento no era la exactamente correcta. Desde el DF La situación de los maestros “jubilables” llego hasta el DF, ya que los profesores Andrés Argüelles y Jorge García entregaron ante las fracciones parlamentarios del Senado y el Congreso de la Unión, así como en la Comisión Nacional de Derechos Humanos un documento donde denuncian la situación de los cerca de 2 mil 400 maestros estatales que ya cumplieron los requisitos y que no han podido ser jubilados y piden a legisladores la aprobación de un punto donde se exija al gobernador de la entidad que deje de violar la Ley en alusión a los maestros que tienen derecho a la esperada jubilación. PILÓN.-La entrega de títulos de licenciatura a una veintena de comunicadores por parte de un programa gubernamental ha causado –una vez más– controversia entre el gremio, pues hay voces que asumen que con esa facilidad deben titular a médicos y abogados, ingenieros, ya abierta la puerta, pues.

Comentarios

comentarios


Tipo de Cambio