Simulación en el PAN


 
lunes, 1 septiembre, 2014 03:00 PM

Las secuelas del escándalo protagonizado por un grupo de diputados panistas exhibidos en un video en una fiesta con bailarinas de “table dance” han resultado ser una burla para los militantes de Acción Nacional y para los ciudadanos. De ninguna manera ha habido un castigo ya no digamos ejemplar, sino siquiera con consecuencias reales en lo que a pérdida de responsabilidad y de recursos políticos y económicos se refiere. Las acciones presentadas a la opinión pública y difundidas hasta el cansancio para tratar de contener la avalancha de críticas ciudadanas fueron básicamente dos: destituir a Luis Alberto Villarreal como coordinador de los diputados federales panistas y a Jorge Villalobos como vicecoordinador, así como suspender todas las reuniones de grupos parlamentarios de Acción Nacional en centros turísticos, ordenando que a partir de ahora se celebren solo en la Ciudad de México. No obstante, en los hechos el diputado Villarreal sigue contando con recursos del erario público y con un poder efectivo dentro de las decisiones de su partido. Por un lado tenemos que continúa siendo presidente del Comité Estratégico de Elecciones del Comité Ejecutivo Nacional del PAN. Por otro, no se le pidió dimitir de su curul y además uno de sus incondicionales fue nombrado como vicecoordinador de la bancada panista en San Lázaro: el coahuilense Marcelo de Jesús Torres Cofiño. Que Torres esté en una posición clave no solo asegura el flujo de información política de alto impacto a Villarreal, sino que también puede considerarse como un mecanismo para cancelar toda rendición de cuentas efectiva. Pareciera que se ha puesto no a un vicecoordinador, sino a un “guardaespaldas” que garantice la impunidad en caso de que sea auditada la gestión del depuesto líder de la bancada panista. Además, hay reportes de prensa que aseguran que, en su cargo de presidente del Comité Estratégico de Elecciones, Villarreal ha acompañado ya a Madero en reuniones con precandidatos a gobernador de Michoacán y Colima. Por donde se le vea, sigue teniendo poder y peso en el destino de Acción Nacional. Mal harán los panistas en permitir este burdo teatro, que pretende dar a la opinión pública la apariencia de que se ha hecho justicia, pues nuestra sociedad tiene la madurez cívica para detectar estas triquiñuelas. Si en verdad esperan lograr algo en las elecciones intermedias de 2015, tendrían que conducir acciones no escenográficas sino reales, que verdaderamente limpien el rostro de Acción Nacional y le devuelvan un poco del honor que ha perdido.   Manuel Espino fue Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional y diputado federal en la LVIII Legislatura. Correo: [email protected] www.twitter.com/ManuelEspino

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio