Sexo con amor


 
lunes, 1 septiembre, 2014 03:00 PM

Se dice que el amor lleva al sexo y que muy difícilmente es al contrario, o sea que el sexo lleve al amor, mas sin embargo en encuentros casuales sí ha sido posible pero son de esas cosas que nadie desea reconocer en virtud de cómo empezó la relación. Y como en todo, saber esperar es la clave para disfrutar de un encuentro amoroso, porque cuando hay premura para ir a la cama, puede que uno de los dos seguramente se desilusione y le quede un mal recuerdo que en algunas mujeres (sobre todo) les afecta toda la vida ya en su relación de casada o pareja, mas sin embargo a estas alturas es difícil anteponer la espera, y no se diga en los hombres. El amor es una fantasía que nace en el cerebro y que cultiva la imaginación y cualquier acción precipitada que indique ausencia de sentimientos, tanto al hombre como a la mujer los predispone a considerar la relación como algo intrascendente y sin sustento una vez que todo se ha consumado. Pero que alguien se ponga a pensar en ello, no lo creo aunque finalmente cuando la pareja logra permanecer como tal las cosas se acomodan de tal manera que ni en cuenta tomaron en consideración todo lo antes dicho y esto como sea le da estabilidad a la pareja. Para la mujer es muy necesario tener confianza, conocer a la pareja como persona y por supuesto que al hombre también aun cuando éste no le dé la misma importancia, para llevar a cabo su arte de seducción que es la llave que puede revelar toda la sensualidad de que esa mujer es capaz. La motivación y persuasión es el arma principal del hombre aun cuando algunos utilizan la manipulación para lograr sus objetivos cuando en ello anteponen tan solo el sexo. El tiempo hace que una pareja tenga libertad para fantasear y para crear las condiciones ideales para que el encuentro sea más placentero, espontáneo y sincero, es cuando en estos casos ambos necesitan idealizar al otro, y si se da la oportunidad de manifestarse cursi en ambos el inicio es más especial. Imaginar al hombre o a la mujer perfecta, para sentirse más seguros y poder disfrutar de una relación que pueda perdurar en el tiempo y que no se desgaste con la rutina es esencial en casi todo inicio. El sexo en la pareja es una forma de conocimiento y crea un vínculo muy poderoso. Es la oportunidad de participar de la intimidad de otra persona y por breves momentos salir de sí mismo para poder disfrutar plenamente de la entrega. En ninguna otra experiencia se puede estar tan cerca del otro como en la relación sexual, cuando se trata de un acto privado, honesto y cálido, fruto del amor. Es la proximidad máxima con otro ser humano, la incomparable experiencia que nos hace sentir plenamente vivos y lograr estar presentes en el aquí y ahora, aunque sea y suene cursi y no hay que escatimar las palabras porque son parte de los estímulos que activan las zonas del placer. La unión sexual enriquece a ambos integrantes de la pareja, los complementa, les enseña a salir de sí mismos para compartir experiencias placenteras, poder ponerse en el lugar del otro y tratar de entender sus necesidades y de satisfacer sus fantasías. La pasión renace en el cerebro a cualquier edad, vitaliza las relaciones, favorece la comprensión mutua, la tolerancia y el buen querer. Platiquen al respecto, reflexionen cómo ha sido su vida y/o cómo pueden mejorar esa unión sexual que tanto disfrutaron al principio. Querer estar bien en pareja es lograrlo, reavivando la pasión y estando dispuestos a jugar con la imaginación, sin abandonarse a la rutina y siendo capaces de sorprender al otro, aún después de muchos años de estar juntos; siendo generosos para dar, sinceros para actuar, capaces de ver más allá de las apariencias y atentos para percibir las señales del otro, entendiéndose con las miradas, sin necesidad de palabras. Gracias como siempre a mis dos que tres lectores por sus comentarios y consultas al teléfono 6849647 o al e-mail: [email protected]   El autor ejerce su profesión en Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio