Segundo informe de gobierno


 
lunes, 15 septiembre, 2014 03:00 PM

La misma actitud, sonsonete y figura personificada por los presidentes en turno durante la época del presidencialismo priista, para embelesar a la población, la asume Peña Nieto en sus discursos, en esta ocasión en su segundo informe de gobierno, que de acuerdo con el artículo 69 constitucional, deberá presentarse por escrito, manifestar el estado general que guarda la nación; hechos pues que deberían ser la esencia del informe presidencial en vez de mensajes publicitarios abundantes en promesas, autoelogio, y carentes de autocrítica. El informe se enfoca al anuncio de un futuro promisorio, a la magnitud de obras en las que resalta la construcción del gigantesco aeropuerto internacional, un proyecto transnacional, emblema de México, como lo aseveró el presidente Peña, cuyo silencio en el tema de la corrupción hace temer que esas grandiosas obras, sean sufragadas por la voracidad de empresarios multimillonarios, como el grupo Atlacomulco, negocios que se mueven en el abismo de la desigualdad social y económica, nada tiene que ver con las necesidades de los marginados a los herederos de nada, que en el informe fueron ignorados. En el informe únicamente hizo referencia a la pobreza de los mexicanos, que señala es la misma de hace tres décadas, motivo por el cual el gobierno ha tomado la decisión de  convertir el programa social “Oportunidades” en el de “Prospera”; no entendemos por qué ese cambio de palabras que confunden, cuando todo llega a lo mismo, “es la misma gata pero revolcada”, dádivas a cambio de votos por parte de ciudadanos pobres y de políticos  enriquecidos. Presume a la vez Peña Nieto de las reformas transformadoras que están moviendo a México, ignoramos si se mueven  al igual que la burrita que no sabía caminar, da un paso pa' delante y dos pasos para atrás, pero de lo que sí se está seguro es del deterioro del medio ambiente, afectaciones irreversibles como el peor desastre ambiental minero del país, en  el derrame de contaminantes de los ríos Sonora y Bacanuchi; de la transferencia de las riquezas al extranjero, del desmantelamiento y saqueo de los recursos naturales; ¿Qué puede importarles a la élite política y a la empresarial, si les interesa más lo económico que la salud ambiental de los mexicanos?. Si bien una obra de la magnitud del aeropuerto de México que presume Peña Nieto, es el mayor proyecto de infraestructura de los últimos años de nuestro país y del mundo, fue el punto central en el segundo informe de gobierno, no se puede jactar ni tan siquiera del más mínimo crecimiento de la economía familiar, que deja a las amas de casa, sin centavos para comprar lo necesario para el gasto alimenticio, que ni el programa social Progresa puede resolver, mientras la abismal desigualdad social no permita que la riqueza de los pocos continúe explotando la pobreza de los muchos. Como se explota a la clase laboral remunerada con uno o hasta cuatro salarios mínimos, de ninguna manera suficiente para cubrir alimentación y satisfactores necesarios para una vida digna; a pesar de que la justicia salarial es uno de los deberes sociales prioritarios, es ignorada en las reformas de ley y en la ley laboral. Mientras los líderes sindicales  continúen viviendo de las cuotas sindicales, de la corrupción e impunidad. La clase laboral seguirá siendo víctima de una mayor deshumanizada explotación. En este Tecate bonito a pesar de su clima extremoso tanto en el invierno como en este verano en el que las tormentas de calor insoportable contrastan con el espectáculo de un cielo de estrellas, ante una luna tan hermosa como las lunas de octubre, magia de la naturaleza que la mano del hombre está destruyendo inmisericordemente. Saludos cordiales.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio