Pleito laboral entre el Ballet Ehecatl y el ICBC


 
Cultura lunes, 15 septiembre, 2014 07:00 PM

A principios de 2013, los integrantes del Ballet Ehecatl ensayaban de lunes a jueves, de 7:00 a 9:30 de la noche, pero no tenían presentaciones, ya ni las tradicionales como la del Día del Ejército, o en los Festejos Patrios; eventos que se sumaban a las cerca de 70 funciones que daban anualmente en todo el estado. Desde entonces, los 32 integrantes del Ballet demandaron al Instituto de Cultura de Baja California (ICBC) por el reconocimiento de antigüedad y prestaciones laborales. Ahora, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje emitió un fallo a su favor, obligando a la instancia gubernamental a un pago acumulado de aproximadamente 17 millones de pesos que hasta el momento se ha negado a cumplir, lo que ha implicado un largo pleito legal que incluye amparos y embargos incumplidos, entre terrenos y cuentas bancarias. La demanda también contempla la obligada seguridad social, pues si bien les descuentan cuota de ISSSTECALI, en la práctica no tienen derecho ni a servicios médicos. Incluso mencionan el caso de una integrante del Ballet que hace dos meses sufrió un intento de robo, la balearon y solo entonces la registraron ante esa instancia médica. El ballet de danza folclórica conocido como Ehecatl tiene cerca de 36 años de historia, en 1989, con el decreto de creación del Instituto de Cultura de Baja California, se oficializó como Ballet Folclórico del Estado junto con la Banda de Música del Estado y la Compañía de Teatro. Originalmente sus integrantes eran maestros que compartían la participación artística con su labor docente, pero en 2006, el ICBC firmó con el Sindicato de Burócratas -el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado, Municipios e Instituciones Descentralizadas- un documento en el que se establecen las prestaciones laborales para los empleados del Instituto, además del anexo con las 16 categorías en el tabulador salarial. De acuerdo a la versión de los bailarines demandantes, ellos reciben un sueldo de 900 pesos mensuales con aguinaldo y vacaciones. El 16 de febrero de 2009, cuando Ángel Norzagaray fungía como titular del ICBC, los 32 integrantes del Ballet Ehecatl interpusieron una demanda contra el Instituto ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, asentada en la Junta Especial Número 4. Exigieron reconocimiento de antigüedad, así como de la categoría de trabajador de base, la aplicación del Contrato Colectivo de Trabajo, el pago conforme al nivel salarial y el pago de prestaciones como canasta básica; estímulo económico por quinquenio, previsión social múltiple, pago de aguinaldo conforme a la Ley, bono de fomento educativo y de eficiencia. Al sindicato reclamaron la inscripción como miembros sindicalizados y el otorgamiento de los derechos sindicales. También se pedía el pago retroactivo de todas estas prestaciones desde 2006 hasta la fecha de resolución. El ICBC respondió a la demanda, negando que hubiera una relación laboral con los miembros del ballet folklórico, pero en las primeras inspecciones laborales, se acreditó que a los bailarines se les pagaban vacaciones, aguinaldo, que se les exigía un horario y se les pagaba una contraprestación. La primera decisión de la JLCA fue en contra de los  artistas, por lo que éstos recurrieron a un amparo ante instancias federales, el cual se resolvió en un Juzgado de Los Mochis, Sinaloa -por el rezago en los Colegiados de Mexicali- y de ahí volvió a la Junta Local para que modificara su sentencia. Cuando la instancia local resolvió de nuevo en contra de la petición de los bailarines, una vez más se recurrió a un amparo, esta vez correspondiendo a un Tribunal Colegiado, el cual lo regresó a la Junta local, ya sin jurisdicción para obligar a la Junta a dictar el laudo a favor de los demandantes. Esto fue desde septiembre de 2013, casi un mes antes del cambio de gobierno. Los bailarines se quejan de presiones y ponen de ejemplo el que durante todo este año no han tenido ninguna presentación, están prácticamente vetados. Aparte mencionan tres casos de despidos por faltas, ya que los bailarines no pudieron acreditar la incapacidad, debido a que no reciben atención en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Gobierno y Municipios de Baja California  (ISSSTECALI). “Bejarano no nos ha atendido para nada”, se quejan en alusión del director del Instituto, Manuel Bejarano Giacoman. Aparte, por el incumplimiento a la resolución judicial se han interpuesto varios embargos enfocados a cuentas bancarias del ICBC, pero el banco no hizo caso al procedimiento y dejó libre la cuenta al organismo. Ahora el pleito se ha dirigido a dos terrenos ubicados por el Bulevar Río Nuevo, propiedad de la descentralizada de cultura, pero hay controversia en cuanto a la posibilidad de que los dos lotes sean susceptibles de embargo. “Se hizo una simulación de actos, que en este caso podría llegar al delito de una simulación de acreedores”, refiere uno de los asesores laborales. Problema heredado “El laudo se tiene que cumplir”, expone por su parte el actual titular del ICBC en la entidad, Manuel Bejarano Giacoman, aunque explica que financieramente no han tenido el dinero para hacerlo. También menciona que el anterior encargado del área jurídica del ICBC tuvo omisiones en el proceso. Entrevistado en su oficina, Bejarano refiere de entrada que se trata de un problema heredado de la anterior administración, y comenta de paso que la mitad de los bailarines demandantes tienen plaza -o doble plaza- en el Sistema Educativo, algunos con sueldos que suman -incluido lo del Ballet- más de 50 mil pesos, y otros son jubilados. El funcionario  hace un recuento de  lo que ha sido el proceso legal, coincidiendo en sustancia con lo expuesto por los bailarines, y añadiendo que el ICBC interpuso dos demandas de amparo contra la decisión del tribunal laboral, la última con resolución en contra del Instituto, con fecha 24 de octubre de 2013; es decir, una semana antes de que arribara la actual administración estatal. A raíz de esta última resolución, al ICBC no le quedó más respuesta que cubrir la demanda resuelta a favor de los bailarines, pero ahora el problema ha sido de recursos. Comenta que el ICBC se recibió con un déficit de 12 millones de pesos por parte de la anterior administración, más la falta de aportación de los fondos concurrentes con la Federación por 8 millones de pesos y el laudo de los 18 millones. Adicionalmente, menciona que de todos los recursos federales recibidos desde 2009 a 2013, falta encontrar las respectivas comprobaciones de recursos por 48 millones. Bejarano Giacoman explica que en este año, de los 32 millones a ejercer no han recibido nada, es decir, el presupuesto ya está aprobado, pero no ha sido liberado. En suma, el titular del ICBC acepta que existe ese pendiente heredado, pero no han tenido recursos para cubrirlo, aparte, esas nuevas basificaciones tendrán que incluirse en el presupuesto 2015. Por último, sobre la falta de negociación con el grupo, Bejarano mencionó que el abogado  “está protegiendo sus intereses”. Por lo pronto el Ballet Ehecatl sigue ensayando.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio