Peligra pesca ribereña


 
Noticias del día sábado, 6 septiembre, 2014 05:35 PM

La pesca ribereña en San Felipe, tal y como se le conoce, podría desaparecer, en caso de ser instaurada por el Gobierno Federal una medida de emergencia propuesta por el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA), que solicita crear urgentemente una zona de exclusión de la pesca con redes agalleras a partir de septiembre de 2014. Un área de más de 8 mil kilómetros cuadrados para proteger a esta especie de marsopa endémica del Alto Golfo de California, que abarcaría toda la desembocadura del Delta del Río Colorado, pasaría frente a las costas de San Felipe, unos 65 kilómetros mar adentro, y se extendería hacia el sur a más de 120 kilómetros, a medio camino de Bahía de los Ángeles y perpendicular al extremo sur de la Bahía de San Quintín. La propuesta ha generado el rechazo de los pescadores de San Felipe, quienes de acuerdo a autoridades de pesca en Baja California, amenazan con cierres carreteros y manifestaciones. Es una medida difícil de aplicar, explicarían a ZETA el diputado federal del Partido Revolucionario Institucional, (PRI), Ricardo Medina Fierro, y el secretario de Pesca de Baja California, Matías Arjona Rydalch. Desde su perspectiva, se eliminaría de tajo el sustento económico de cientos de familias de San Felipe, y prácticamente acabaría con el poblado. Sin embargo, el planteamiento del CIRVA establece que de no restringirse de inmediato este arte de pesca, que genera la captura incidental de la vaquita, dicha especie se extinguirá en 2018. De acuerdo a estudios presentados durante la última reunión del CIRVA, celebrada en Ensenada en julio de 2014, los investigadores presentes, tanto de México como de Estados Unidos, advirtieron que la disminución de la vaquita ha sido catastrófica, y actualmente solo queda un aproximado de 97 ejemplares, de los cuales, estiman que menos de 25 son hembras sexualmente maduras, mientras su tasa poblacional ha disminuido en un 18.5 por ciento anual. La situación, afirman, es crítica, y la especie está a punto de desaparecer. Semanas después de la reunión del CIRVA, a mediados agosto, un grupo de diputados federales, pertenecientes a las comisiones de Pesca, y Puertos y Marina Mercante, sostuvieron reuniones de trabajo en Ensenada. El tema de la vaquita fue uno de los principales que abordaron, a la par de modificaciones a normas federales que regulan la pesca en costas mexicanas, y una larga lista de problemáticas del sector pesquero y acuícola en Baja California, destacando los problemas de la pesca ribereña. En una de las reuniones de la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados con el sector pesquero de Baja California, el diputado Medina Fierro solicitó que esta Comisión enviara un exhorto a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y al Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) para practicar un estudio donde demostraran la factibilidad de la propuesta de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), solicitando la ampliación del polígono de la Reserva de la Biosfera del Alto Golfo. El motivo central de la ampliación del polígono, explicó Medina en entrevista con ZETA, “es el apoyo a la vaquita marina, el cual es un mito, todo mundo ha dicho, ya no sabemos quién tiene la razón, por eso tenemos que tener una reunión ejecutiva, científica, donde nos demuestren a los legisladores que existe la vaquita y que no sea un mito. Porque los mismos de Pesca y que están relacionados al tema desconocen, y dicen que no es cierto”. A pesar de las dimensiones del polígono propuesto por el CIRVA, ni los diputados federales, locales, ni el Ejecutivo estatal, conocen a detalle sus estudios. El polígono, que abarca costas de los municipios de Mexicali y Ensenada, tampoco ha sido tema en sus respectivos Cabildos, aun cuando la petición del CIRVA fue que se aplicara a partir del mes de septiembre de este año, pese a que ya se han registrado algunas manifestaciones de pescadores en Mexicali por esta situación. Según el secretario de Pesca en Baja California, Matías Arjona, el tema de la vaquita fue abordado en uno de los foros que sostuvieron los diputados federales en su visita a Ensenada, “esto lo trajo la federación de pescadores ribereños de San Felipe, Sánchez Rodríguez, y en su intervención pues obviamente él está tocando el tema de la Norma 002. Ese es el cambio de arte de pesca para la captura de camarón, y está tocando el tema del incremento en el polígono de la vaquita marina”, apuntó. La situación de los ribereños en San Felipe, consideró el funcionario estatal,  es preocupante: “Yo sí exhorto a las autoridades de CONANP en este caso, a que estudien muy bien su proyecto y su decisión, porque creo que no han dimensionado el caos social, el impacto social, que este incremento de este polígono va a causar al Estado de Baja California, principalmente a los pescadores ribereños del Alto Golfo. Si realmente se da esto, la pesca en San Felipe se va a terminar”. Arjona refiere que incrementar de golpe en más de cinco veces las dimensiones del polígono actual, a la par de modificar el arte de pesca, afecta directamente a los pescadores de Baja California. Reconoció que no tienen muy claros los censos, así como los datos científicos y fundamentos para considerar la restricción en ese nuevo polígono. “Hoy por hoy, no tengo un documento oficial aquí actualizado que me diga cuánto hay en 2014, no lo tengo, esa es la realidad. Entonces, ¿cómo por proteger una especie, que estamos de acuerdo en proteger todas las especies en peligro de extinción? Todos, me imagino que tú también estás de acuerdo, pero también hay que evaluar, no por proteger una especie que no sabemos, muy actualizado cómo anda, le vas a dar a toda una comunidad”. — Esa postura de no permitirlo, ¿es generalizada de todos los ribereños de San Felipe?, cuestionó ZETA. “Obviamente todos estamos, tenemos que estar en contra, porque ahí sí, ya se está afectando muy, muy seriamente los intereses, ya acabarías con un pueblo. Sí estaría crítico y, como te digo, no están, de ninguna forma, dimensionando el daño social y económico que implica el poner, el llevar a cabo esa medida ecológica, sin un fundamento científico real y actualizado”, resumió Arjona. Las manifestaciones de los ribereños que se han registrado recientemente en Mexicali, se han enfocado precisamente en la NORMA Oficial Mexicana NOM-002-SAG/PESC-2013, que ordena el aprovechamiento de las especies de camarón en aguas de jurisdicción federal en nuestro país, donde se modificaría su sistema actual por otro, cuya efectividad aún sigue siendo revisada por el INAPESCA. La modificación del arte de pesca del camarón, principal producto que obtienen los pescadores ribereños de San Felipe, ha sido también una propuesta de la CONANP. “Lo quieren modificar a un chango de arrastre, que el INAPESCA lo está estudiando y analizando el arte, y con el simple hecho de ser un arte de pesca de arrastre, pues todo arte de pesca de arrastre depreda. ¿En qué medida?, no sabemos, ¿cuántas especies?, no sabemos”, planteó el secretario de Pesca, quien respalda a los ribereños de San Felipe en su rechazo al nuevo sistema propuesto por la CONANP. Desde el lunes 25 de agosto, ZETA se comunicó vía telefónica a las oficinas de la Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, de la CONANP, para conocer alguna versión de esta dependencia en torno al nuevo polígono que proponen; sin embargo, los funcionarios responsables iban “de salida”, y durante la semana no respondieron la llamada. El diputado Medina cuestionó también la iniciativa de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas: “Ya hay que quitarnos ese mito y ver si realmente (la creación del polígono) es por la vaquita, ¿o qué hay atrás de todo esto, de trasfondo en la zona del Mar de Cortés? Es cierto que hay tratados internacionales relacionados al tema ecológico, donde grupos ambientalistas se aferran a algo, pero yo creo que si esto es científico, como ellos dicen, pues ahora sí que aquí hay dos cosas que se tienen que medir muy bien, balancear muy bien. O nos vamos a proteger especies marinas, o vamos a acabar con la raza humana en el sentido de esa zona”, advirtió. — ¿Se esperarían manifestaciones de los pescadores de San Felipe? “Ya tuvieron tres plantones, nosotros intervinimos antes de Semana Santa, el diputado Benjamín por el Distrito 01 de Mexicali, lo acompañé yo como sector pesquero de la Comisión y manejamos una tregua con ellos, de la temporada de Semana Santa, porque iban a tomar la carretera por segunda ocasión”. — ¿O sea que ya saben lo que viene? “Ya saben, están muy preocupados como lo dijo el señor Fontain, que es el líder federal en San Felipe de este tipo de pesca, en el cual se ha manifestado preocupado. Ellos están pidiendo un asiento en la CONANP para que sus voces sean escuchadas, y decirte que hay un problema interno de grupo, donde hay una persona dentro, pero ellos dicen que no tienen mayoría. Entonces hay una situación que se tiene que definir”. El diputado aseguró que ya solicitaron, vía oficio a la CONANP y directamente al INAPESCA y la PROFEPA, integrar a la mayoría de los involucrados en el tema y realizar consultas públicas para que todas las voces sean escuchadas, y posteriormente, implementar las medidas. La pesca con chinchorro, utilizada frente a las costas de Baja California por embarcaciones locales y de los estados de Sonora, Sinaloa y Baja California Sur, ha sido también denunciada por el CIRVA de contribuir a la desaparición de la vaquita. Es, además, un arte de pesca utilizado por pescadores ilegales de totoaba, que operan en el Alto Golfo. De acuerdo al CIRVA, la vaquita pronto se extinguirá, a menos que se tomen medidas drásticas inmediatas. En su reporte de 2014, el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita detalla: “La especie fue descrita en 1958 y tiene el área de distribución más pequeña de todas las ballenas, delfines o marsopas. Las vaquitas viven en un área usada intensivamente por pescadores de tres pequeñas comunidades localizadas en las costas del Alto Golfo de California. Las vaquitas mueren después de enredarse en redes agalleras, también conocidas como chinchorros, utilizadas para pescar escama y camarón. Los chinchorros están diseñados para capturar peces, pero también capturan a otros animales, incluyendo marsopas, delfines y tortugas”. El gobierno de México ha puesto en marcha un plan de conservación para esta especie, el cual incluye un refugio donde toda la pesca comercial (incluyendo los chinchorros) está prohibida; además de un programa para incentivar a los pescadores a cambiar a redes de pesca que no amenacen a las vaquitas. Durante los últimos cinco años, el gobierno invirtió más de 30 millones de dólares en estos esfuerzos que desaceleraron, pero no detuvieron, el declive de la especie. Por su parte, los científicos han advertido desde hace casi veinte años que cualquier medida menor que la eliminación total de las redes chinchorro, podría ser insuficiente para prevenir la extinción de la vaquita. Y agrega que los gobiernos de Estados Unidos y China, deben ayudar a México a eliminar el comercio ilegal de productos de totoaba, ligado directamente a la extinción de la vaquita. “A menos que estos pasos sean tomados de manera inmediata, la vaquita seguirá el camino del delfín del Río Yangtze, y se convertirá en la segunda especie de ballena, delfín o marsopa llevada a la extinción en la historia de la humanidad”, rematan.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio