La soberanía nacional excluida del pueblo


 
lunes, 29 septiembre, 2014 03:00 PM

¿De qué manera el abismo en la distancia que separa a la ciudadanía del gobierno de Peña Nieto podría subsanarse? Al parecer será imposible mientras esa brecha esté tapizada por  la mentira, desfachatez y alabanzas de un discurso oficial triunfalista, que bombardea a la opinión pública con una propaganda mediática, pregona los grandes beneficios de las reformas aprobadas las cuales asegura, abren un camino próspero para la nación, disminuirán los costos de la electricidad y de los energéticos, habrá más empleos y mejor pagados; augurios que no concuerdan con una realidad golpeada por la violencia, el hambre y la miseria de millones de mexicanos hambrientos de pan y de justicia. Esta brecha que separa cada vez más la desigualdad social, la enorme riqueza de la clase empresarial frente a la pobreza de la clase laboral, excluye del pueblo a la soberanía que debe residir esencial, originalmente y para beneficio de él, como lo decreta el Artículo 39 de la Constitución Política de la nación; en cambio corona a la riqueza nacional y extranjera extraída de los monopolios y las privatizaciones, en la cúspide de la Soberanía Nacional. Para colmo de esta situación en la que priva la injusticia y deshumanización social, es un hecho la prohibición del gobierno a la protesta y a la denuncia social, tal es caso admitido por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en el cual señala que más de ocho mil indígenas en prisión y en proceso judicial, han sido encarcelados por cuestiones tan elementales como no contar con un intérprete o traductor al momento de hacer su declaración ministerial        Asimismo lo acaecido en contra de la persona de Mario Luna Romero, vocero de la tribu Yaqui en el movimiento social por la defensa del agua, quien fue encarcelado por la Policía Judicial, motivo por el cual Amnistía Internacional emitió una acción urgente ante el riesgo de que pueda enfrentar un juicio injusto. Defender pues los bienes de la naturaleza: las tierras y el agua indispensable para la vida, es considerado delito a perseguir para los que se atreven a defenderlos abanderando la lucha social y en cambio para quienes pueden comprar a manos llenas con dinero que rebosa en sus arcas, los recursos naturales, no solo es permitido sino hasta legalizado. La ciudadanía no solo se encuentra distante del gobierno, está a la vez indignada, se hizo patente en el acto del tradicional Grito de Independencia, fecha en la que en años pasados se abarrotaba el zócalo con el entusiasmo de la multitud y el repicar de las campanas vitoreando a los héroes que nos dieron patria. Por segunda ocasión el gobierno de Peña Nieto tuvo que acarrear con todo y las tortas a miles de personas, desde varios municipios del estado de México, para rellenar solo a medias el zócalo. Mientras tanto en balcón de palacio la familia imperial mirando hacia arriba las luces de los juegos artificiales, para después seguir con el besamanos del presidente a los flamantes legisladores, que el rechazo y repudio ganado por ellos no ha podido hacerse efectivo, en la reducción de la nómina, ni menos aún en los miles de millones que se asignan y derrochan hasta en juergas dentro del palacio legislativo. Pero para justificar gastos estos flamantes y abusivos legisladores, incumpliendo con la obligación de presentar informe semestral de actividades y gastos a pesar que costaron al menos 59 millones de pesos entre septiembre de 2012 y agosto de 2014, han presentado recibos de consumo realizado en cantinas, restaurantes de lujo en zona turística y hasta spa, tan necesario para relajarse y descansar de tanto levantar la mano para aprobar reformas y cuanto se le ocurra a al señor presidente. En este Tecate bonito hay muchas queja por el cambio de medidores tradicionales por digitales, impuesta por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que ya los empezó a instalar en esta ciudad, digamos que a la brava; se tendrá que pagar el consumo de luz por adelantado, con letra chiquita te avisan que recuerdes que cuentas con un seguro de vida y asistencia. Seguro que “de seguro” te lo van encajar. ¿Cómo van a poder cumplir con el pago del servicio a tiempo cuando no todos los usuarios conocen  la lectura del medidor? Pues averígualo pueblo, que si hay dinero para las cartas de publicidad para el presidente, por qué no también para un manual de instrucción a tan engorrosos menesteres.   Concepción Vizcarra de Arámburo es luchadora social y reside en Tecate, B.C. Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio