El Gobernador del Agua


 
lunes, 29 septiembre, 2014 03:00 PM

Guillermo Padrés Elías pasará a la historia de México como el primer gobernador panista del Estado de Sonora; sobrino-nieto del fundador del PRI y primo del actual presidente estatal del PRI, el “Vaquero” Elías Serrano, quien ha perdido todas o casi las contiendas de alcalde, diputado, senador, y la última en 2009 para gobernador sonorense. El “Vaquero” no lo baja de mentiroso. Y a su primo el Gobernador Padrés parece que se le vino el mundo encima. Le queda un año a su gobierno y aunque aún no ponen el ring para la pelea en la que él no participará directamente, ya lo descalificaron, lo noquearon, lo levantaron, y lo siguen noqueando con la indiferencia de los jueces y el réferi. A Padrés le está sucediendo como a Juan Manuel Márquez, todas las peleas las perdió con Paquiao; y como si fuera retador de Mayweather, nunca ganará aunque gane, como el sonorense José Luis Castillo, un insignificante empalmense que le ganó realmente al correlón de Mayweather. Hace tres años, en Hermosillo se anunciaba una catástrofe real. En 2012 ya no habría agua, se agotó el vital líquido. De ninguna parte podría venir la salvación, salvo de la presa yaqui de “El Novillo”, a punto de desbordarse en este lluvioso verano de 2014. Todo le resultó bien a Guillermo Padres Elías, el Gobernador del Agua en Sonora. Presidente de la República panista –no mezquino– Calderón; delegado del Conagua, Florencio Díaz Armenta, exalcalde de San Luis Río Colorado; delegados federales racionales, y una decisión sencilla de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: el agua es primordial para el consumo humano, después debe pensarse en la agricultura y en los animales, bueyes, vacas, borregos, etcétera. La mayor población ciudadana se concentra en las grandes urbes, y Hermosillo lo es. Y no contar con agua es una tragedia. Desde 2010, en que se racionaba el agua en la capital de las coyotas, las personas viajaban de un lado de la ciudad a otro, para ir a asearse o bañarse en casa de amigos o familiares donde sí había agua. En colonias populares y medianas, no había agua en ciertos días de la semana. Se hablaba una tragedia urbana inminente en 2011 y 2012, Hermosillo no tendrá agua más. ¿Qué habría que hacer? Simple. A los agricultores del Valle del Yaqui no les afecta mínimamente el compartir siquiera el 0.5 % del agua que riega los valles sonorenses de la danza del venado. Aunque paradójico, el gran Desierto de Altar es una bodega inmensa de agua subterránea de la cual se aprovechan lo mismo sanluisinos, tijuanenses, que en Tecate. Regalo de Dios, el agua que da vida, abunda en el desierto de Altar. Y Sonora no es solo desierto; por el río Sonora corre agua no del Oviachic, ni del Novillo; por el río Tonichi arriba de esta misión del mismo nombre, bajan heladas aguas de enormes arroyos que confluyen arriba de Tecoripa. No hay que pasar por alto, que hace unos meses para apaciguar las cosas en Sonora, el Gobernador Padrés entregó cheques correspondientes por el uso del agua que agricultores y ganadores con parcelas sobre el Río Sonora, cedieron a la Comisión de Agua de Hermosillo. ¿Ahora les envenenaron el agua? ¿Quién ha creído que el incendio de la guardería ABC fue un accidente? Recuerdo a uno de esos paleros del Partido Laboral Mexicano (PLM) que publicó un librillo titulado: ¡En Sonora se juega la República! …(1980). Unos sonorenses dicen que uno de los mejores candidatos para la Presidencia en 2018 sería el licenciado Ernesto Ruffo Appel, que él sí hubiera ganado no como la Vázquez Mota. Otros aseguran que Guillermo Padrés Elías, el Gobernador del Agua, sería un buen candidato. Mientras la política así es. Al menos en Hermosillo, Guillermo Padrés Elías será inolvidable por acabar con la pesadilla de la falta de agua, que a través del acueducto de más de 400 kilómetros alivia la sed de casi un millón de sonorenses.   Germán Orozco Mora reside en Mexicali Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio