Don Carlos Manuel Sada Solana


 
lunes, 1 septiembre, 2014 03:00 PM

El Consulado General de México en Los Ángeles, California es sin la menor duda el más grande y activo de todas las representaciones consulares que nuestro País tiene en los Estados Unidos de Norteamérica. Ahí conocí a principios de año, por cuestiones laborales, a su actual titular el Señor Embajador Don Carlos Manuel Sada Solana.  Desde las primeras juntas oficiales, pude observar una total disposición y una puntual aplicación para desarrollar acciones conjuntas para la atención de los migrantes en nuestra frontera, Don Carlos ha manifestado constantemente un amplio deseo de buscar y encontrar las mejores políticas públicas para beneficio de los connacionales repatriados a nuestra entidad, así como su amable invitación para integrar a nuestro organismo con las instituciones que sesionan mensualmente en las oficinas que él encabeza y que cuentan con la participación de 22 estados de la República Mexicana, incluido ya, el estado de Baja California.  Los esfuerzos de su incansable labor fueron gratamente recompensados esta semana, con la visita del Presidente de todos los mexicanos el Licenciado Enrique Peña Nieto a territorio estadounidense, particularmente a Sacramento y Los Ángeles; fue en esta ciudad donde dio inicio la gira presidencial en el antiguo y céntrico Hotel Biltmore, hasta la elegante sede llegamos en medio de una selecta representación de las comunidades mexicanas, reunidos en un simbólico acto para desarrollar temas prioritariamente sobre migración. Acompañaban al Presidente varios Secretarios de Estado y 11 Gobernadores, sensiblemente convidados los principales generadores y receptores de migrantes, entre ellos, por supuesto, el titular del Ejecutivo estatal el Licenciado Francisco Vega de Lamadrid, además del Gobernador californiano y el alcalde anfitrión, así como el Canciller José Antonio Meade y el Embajador Anthony Wayne, pero quien se llevó la tarde fue precisamente Don Carlos.  La inesperada, sincera, larga y sonora aclamación de la que fue objeto, resulto tan natural como merecida, tanto que cosechó un comentario muy sentido de parte del Presidente, que se deshizo en elogios por demás meritorios por los resultados tan amplios como tangibles de su gran trabajo, que a todos los que tenemos la fortuna de tratarle nos consta como testigos beneficiarios de ello.  Con una larga trayectoria en el servicio exterior, ha sido responsable de los consulados de Toronto del 89 al 93, San Antonio del 95 al 2000, Chicago del 2000 al 2007 y Nueva York del 2011 al 2013, además de Ministro de Asuntos del Congreso en la Embajada de Washington del 2007 al 2011, donde obtuvo el rango de Embajador, además de Alcalde de su natal Oaxaca a mediados de los noventa, cargo que ganó bajo las siglas del Partido Revolucionario Institucional.  Funcionario público excepcional, hace de su labor, una muestra real del espíritu de servicio hacia los demás, como debe de ser en todo político que se precie de serlo, su trato personal es exquisito, su discurso, respetuoso y medido, su tono y porte van acordes con su ejemplar ejercicio, es verdaderamente un maestro de la relaciones y el buen trato, con la amabilidad como su mejor carta de presentación, dispuesto incondicionalmente al diálogo abierto y franco.   Ingeniero Industrial de profesión, graduado en la Universidad Iberoamericana del Distrito Federal, realizó sus estudios de postgrado en los Organismos Educativos Europeos de Newcastle en Gran Bretaña, en el Instituto de Administración Pública de La Haya y en la Universidad Delft en Holanda. Seguro estoy que su paso por todas estas instituciones le dio la estatura de su magnífico desarrollo para simbolizar nuestra esencia en el extranjero.  Don Carlos Manuel Sada Solana fue realmente sorprendido por el tributo que le brindamos frente a las máximas autoridades de nuestro País en tierras foráneas, la emoción con que actuó como receptor solo engrandece la enorme e infinita realidad de su extraordinario desempeño, que se destaca en el marco del deber plenamente cumplido. Hasta siempre, buen fin.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio