¿De dónde sacó el valor?


 
lunes, 1 septiembre, 2014 03:00 PM

El presidente Peña se jacta y hace alarde por la aprobación de las reformas estructurales, asevera, mostraron madurez democrática y política, impulsarán el desarrollo, el progreso y generación de empleos; para convencer ha orquestado una campaña institucional y mediática tanto en programas, declaraciones, entrevistas, entre ellas, con periodistas, visto por miles de televidentes en los que la ignorancia y mediocridad forman parte del entusiasmo y en el que se pudo ver el espectáculo propiciado por Lidia Téllez, posando con tierna mirada ante las cámaras para preguntar con zalamería  al presidente Peña: ¿De dónde sacó el valor? Como diciéndole: ¡Cuanto admiro su valor, señor presidente! Al fin una entrevista dada con el objetivo de convencer sobre el buen resultado obtenido por la aprobación de las reformas, en especial la energética, de tan significativa importancia, repudiada por el 70% de los ciudadanos, entre los que se encuentra la clase más crítica e informada del país, las relegaron sin pena ni gloria, al valle de la amargura. Entre discursos de palabras huecas, entretenimientos, espectáculos, telenovelas, chismes y demás distracciones que nos ofrecen los medios televisivos y radiofónicos, la realidad que se vive, la que duele en la pobreza, en el hambre, en la violencia, en la corrupción e impunidad, es ignorada en la denuncia pública y en la clase alta de la política; mientras la protesta amenazada y encarcelada por los que se atreven a levantarla, es oponerse a los designios del Señor Presidente, de nuevo sentado en la omnipotencia del PRI-gobierno, es delito que justifica la represión. Encarcelar pues a los que denuncian, a los que se oponen a un sistema neoliberal, desproporcionadamente desigual, deshumanizado, entre otros ejemplos se encuentra el encarcelamiento de José Manuel Mireles Valverde, médico mexicano, fundador de los grupos de autodefensa en Michoacán, emergió como figura importante dentro de las milicias de autodefensa, su motivación para participar en esos grupos fue al cerciorarse cómo estaban luchando contra Los Caballeros Templarios que asumen el control del tráfico de estupefacientes, especialmente marihuana y drogas sintéticas, el cobro derecho de piso (extorsión) a grandes y pequeños empresarios y agricultores; el cobro de cupos a mineros formales e informales, el secuestro, el tráfico de indocumentados, entre otras actividades delictivas, Mireles ha sido secuestrado por el cártel, que ha asesinado a varios de los miembros de su familia, lo que le hizo tomar las armas en defensa de su comunidad de Tepalcatepec. Resultó lesionado al caer la aeronave en la que viajaba en el municipio de Huacana, falleció una persona y cuatro resultaron lesionadas, se aseguraba que el accidente fue provocado por las autoridades. Encarcelado con setenta autodefensas, en un quinto mensaje a la nación, desde la cárcel, leído por su abogada Talía Vázquez, apoyó la protesta mundial por la libertad de autodefensas programada para el 31 de agosto. Mano dura y hasta cárcel a los que protestan y tratan de defenderse, bonos millonarios, sueldos estratosféricos, prestaciones, canonjías, pachangas y francachela a los legisladores y demás que maman de la ubre del presupuesto. Y ante la escalada de violencia y seguridad, de la cada vez mayor desigualdad social, la represión de los movimientos sociales va en aumento; desnuda de líderes sociales que puedan encabezarla, los pocos que se atreven a levantar la voz, la acallan encarcelando, infundiendo el miedo a un estado cada vez más represivo contra la protesta social. “Protestar es un derecho, reprimir es un delito”. Sin embargo se pretende con el ruido estruendoso de la voz de mando, convencer que México camina viento en popa con la aprobación del chorro de las reformas estructurales: Energética, para beneficiar el capital extranjero; Telecomunicaciones, para beneficio del monopolio Televisa, de sus compinches, y de los monopolios en general; Financiera, más de lo mismo; Laboral, mas desprotección y carencias para los trabajadores; Educativa, protección a los líderes sindicales… En fin. ¿Cuáles avances? Aumento de impuestos, destrucción de derechos laborales, entrega de los energéticos y el monopolio de Televisa y radiodifusión mediatizando, enajenando y embruteciendo. Y entre tanta aberración, la represión de los movimientos sociales y el grito a toda voz VIVA MÉXICO.   Concepción Vizcarra de Arámburo es luchadora social y reside en Tecate, B.C. Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio