Chef


 
lunes, 29 septiembre, 2014 03:00 PM

Jon Favreau tiene el papel central en lo que bien puede ser la primera comedia inteligente que el cine norteamericano produce en este 2014. La historia le permite retomar sus raíces en el cine independiente con el rol de Carl Casper, un chef que busca abrirse paso en el competitivo medio restaurantero de Los Ángeles y, al unísono, cuidado de sus hijos, siendo que está divorciado. Hasta aquí todo bien, el problema es que en una de esas, Casper se involucra en una guerra de insultos en las redes sociales, hábitat salvaje que desconoce. Lo peor de todo es que nunca sigue los consejos de Percy (Emjay Anthony), su hijo adolescente que le advierte de los peligros del internet. El caso es que esta ola de comentarios negativos que va a parar a YouTube le cuesta a Casper una carrera que había progresado con buenas reseñas, y que se derrumbó en el momento en que decidió reciclar un viejo menú justo para la visita de Ramsey Michel (Oliver Platt), un reconocido bloguero cuya especialidad son los restaurantes. Con un jefe como Dustin Hoffman, pueden imaginarse que la tolerancia no es un concepto puesto en práctica. Entonces Carl no ve otra salida más que irse a Miami, a sugerencia de Inez (Sophia Vergara), su ex mujer, ahora con una posición económica envidiable. Ahí, el chef consigue dinero para hacerse de un camión tipo lonchera. Para eso, contrata a Percy para que le ayude con la limpieza y empieza a preparar tortas cubanas con el apoyo de Martin (John Leguizamo), uno de sus asistentes latinos. El resultado es un encuentro padre-hijo que funciona estupendamente bien, porque a Anthony no le merma el formar parte de un elenco de veteranos donde también aparece por ahí Robert Downey Jr., aunque en un papel diminuto. El trabajo de este joven actor, junto con la experiencia de Favreau, dan por resultado una película muy divertida, amena, que por supuesto despierta el apetito y que tiene todos los ingredientes para disfrutarse en grande. Sin fórmulas desgastadas, con un reparto multi-estelar, bien escrita y narrada, la cinta satisface, sin ambicionar convertirse en el parteaguas del cine contemporáneo. Lo importante es que logra justo lo que se propuso. *** y media.   Punto final.- ¿Ya vieron los avances de “Ouija”?

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio