A Richard no le gustó México


 
sábado, 21 septiembre, 2013 02:22 AM

“Y en el número 73 de mi lista de rating de países que he visitado está México”, me mostró  Richard, un turista hindú que había viajado a más de 75 distintos países. No tuvo pena en decírmelo, aun cuando sabía que yo era mexicano. “Debo decirte amigo que México no ha sido de mis países favoritos para viajar”, añadió después de mostrarme su lista escrita a lápiz en una desgastada hoja de rayas. Mi primera reacción al defender a mi país fue preguntarle qué criterios seguía para catalogar a los países que había visitado. Para mí era como catalogar vinos, aunque bien sabemos el mejor vino es el que está en la mesa. Yo no me atrevería a hacer eso. Es cierto, uno llega a tener sus favoritos, pero de eso a clasificarlos en orden de gusto me parecía algo pretencioso. En fin, decidí hacer a un lado mi orgullo y escuchar lo que tenía que decir al respecto. “¿Por qué tienes a México en el lugar 73? Sinceramente me sorprende porque a muchos de los turistas que he conocido que han ido a México, les ha encantado”, le dije a Richard. Mientras me contestaba obtuve una dolorosa revelación sobre el país que me vio nacer. Richard es hindú, nunca supe si ese era su nombre o era el nombre que había elegido para que los extranjeros pudieran identificarlo de manera más fácil. De estatura baja, tez extremadamente morena y nariz alargada, por lo que empecé a ligar el hecho de que si viera a Richard caminar por las calles de Oaxaca o Yucatán, él pudiera fácilmente perderse entre la multitud y confundirse entre las razas autóctonas. Entre las quejas que tenía del país era el mal servicio de los meseros, de las desconsideraciones de las personas en los hoteles al no ponerle atención cuando la solicitaba, lo mismo en los restaurantes e inclusive en los museos. También se quejó de que dentro de las iglesias no veía a la gente rezar con convicción y eso lo había decepcionado bastante. Después de escucharlo entendí por qué figurábamos tan bajo en su lista, pero lo que más me dolió darme cuenta es que a Richard probablemente lo habían confundido con un miembro de alguna raza autóctona. No sé si lo hubiesen tratado de manera distinta si él hubiese sido un europeo alto de ojos claros. Como si eso hiciera diferencia alguna. No puedo asegurarlo, pero esa sensación me dio y al hacer memoria no podía pensar de alguna otra persona que no fuera europea, canadiense o norteamericana de la cual haya escuchado opiniones positivas sobre México. Me disculpé con Richard y le dije que si volvía a ir que viniera conmigo. En México viven 117 millones de personas. Según datos de la CIA nuestra población tiene una mezcla étnica que está compuesta por un 60% de mestizos, 30% de amerindios o predominantemente amerindios, 9% de blancos y 1% de otros grupos étnicos. Porcentajes más porcentajes menos, la realidad es que somos un país de mestizos en donde predominan los tonos de piel morenas por nuestro legado étnico. Unos días antes de conocer a Richard navegando por la red me topé con un video en Youtube de un programa llamado Espiral, transmitido por el Canal Once del Politécnico. Al inicio del programa el conductor Ricardo Rafael abre el programa con un dato que debería de darnos pena. Según la Encuesta Nacional de Discriminación realizado por la CONAPED (Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación), más de la tercera parte de los mexicanos opina que para que los indígenas sean menos pobres lo que tendrían que hacer es parecer menos indígenas. A esto se suma otro dato que quizá pudo o no influir en la experiencia de Richard en México. Mientras los invitados discutían en el panel pude leer otro dato que aparecía en pantalla: 4 de cada 10 mexicanos considera que el color de la piel influye en el trato que reciben las personas. Fuente: ENADIS, 2010. No puedo asegurarlo pero parte de mí sentía que la única razón por la cual Richard se la había pasado tan mal era precisamente por eso, por el racismo que se vive dentro de nuestro país. Un mal que me parece apenas estamos empezando a aceptar. Definitivamente no somos todos, pero creo que todos podemos hacer algo para cambiarlo. Nunca sabemos a quién podemos herir con nuestros comentarios, mucho menos a qué país o grupo étnico pudiéramos estar hiriendo, definitivamente no somos los únicos morenos en el mundo. Creo que los tijuanenses podemos empezar con el buen ejemplo, por ahí se dice que somos la puerta de México al mundo. El Licenciado Roberto S. Gallegos Ricci es mercadólogo por el ITESO. Actualmente darle la vuelta al mundo en bicicleta dirección Este, promueve su proyecto “Tasting Travels” con la tesis que establece el viaje como un medio para fortalecer la empatía social. Correo: [email protected]  www.tastingtravels.com

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio