Don José Ángel Pescador Osuna


 
viernes, 12 julio, 2013 04:24 PM

Al escucharlo la semana pasada en su disertación sobre educación en el Centro Universitario de Tijuana, comprendí los alcances de mi enorme admiración por su formación, su trabajo, su disposición y su ejemplar trayectoria como uno de los hombres de Estado más sólidos e íntegros que he tenido la oportunidad de conocer, de tratar, como el Maestro Don José Ángel Pescador Osuna. En el año de 1999 con grande ilusión esperaba su llegada para dar el discurso inaugural en la fundación del Consejo Municipal de Atención al Migrante, cuando su jefe de asesores en la Secretaría, al que quiero como un hermano, me informó que no sería posible su visita, puesto que había sido convocado a una reunión de ultimo momento en Los Pinos. Con la presencia de las más altas autoridades locales y cientos de asistentes, junto al bordo en la explanada del faro en Playas de Tijuana, nació la Institución que ha dado cobijo a miles de compatriotas, pero ante la ausencia involuntaria de Don José Ángel, no me pude substraer a la oportunidad de alzar la voz y realizar una respetuosa crítica ante el centralismo, lo que me permitió ser citado –y recibido– una semana más tarde en la Subsecretaría de Población y Servicios Migratorios para cimentar las bases de una genuina amistad; entrañable, rica, aleccionadora, con quien desde el primer momento considero, se convirtió en un guía excepcional, casi un mentor en materia migratoria y educativa. Fue la primera ocasión que visité la Secretaría de Gobernación, cómo olvidarlo, personalmente me atendió el Maestro Pescador y desde el principio sentí esa conexión que solo se da entre un verdadero educador y su educando, que se desenvuelve en su propio terreno y desea generosamente compartir sus amplios conocimientos sobre la materia en discusión. “¿Qué buscas, Carlos? ¿Qué quieres realmente?”, “¡Una reforma constitucional, Señor Subsecretario!”, le solté de frente y sin parpadear, alzando un poco la voz. “Pero eso es prácticamente imposible”, me contestó e iniciamos un largo debate de las posibilidades y del largo, sinuoso camino que esto representaría y el trabajo desgastante e inútil que ello implicaría. Desde entonces tuve el alto honor de acompañarle en varias giras de trabajo y de atención de las necesidades de grupos de migrantes que convergían en nuestra tierra y que con su experiencia profundamente respetada y reconocida a nivel internacional, pudo llevar a buen puerto los grandes flujos humanos no solo de mexicanos y latinoamericanos, sino también de chinos, incluso iraquíes, estableciendo una escuela de protección de Derechos Humanos por la calidad infinita de su elegante trato personal y directo. El 18 de marzo del año de 1945 en Mazatlán, Sinaloa nace Don José Ángel, y junto con su esposa, Doña Efigenia “Geña”  Hernández Salayz, estableció una ilustre Familia, hermoso municipio del que sería electo Alcalde en el 87, previo a su paso como Diputado Federal en la LIII legislatura. Existen tres espacios donde seguramente la estatura del Maestro alcanzó su más alto nivel, primero como Titular en la Secretaría de Educación, enseguida la ya comentada materia de Asuntos Migratorios, y cuando aún es recordado como el mejor Cónsul General que nuestra representación haya tenido en Los Ángeles, California, distinción ameritada y de una dimensión superior que se suman a una larga estela de áreas educativas en las que dejó huellas profundas. Profesor egresado de la Escuela Normalista de Mazatlán, Licenciado en Economía por el ITAM, es Maestro en Educación y Economía por la Universidad de Stanford, institución de la que es Candidato al Doctorado, además ha sido Rector de la Universidad Pedagógica Nacional, Vicerrector de la Universidad Iberoamericana y actualmente es Presidente del Colegio de Sinaloa. Diplomático, Catedrático, Escritor, Político, Don José Ángel Pescador Osuna es ante todo un servidor público excepcional que va por la vida dando clase de erudición y genialidad, que se enmarca por su sencillez y especial entrega, es ante todo un gran mexicano que se enorgullece de serlo y de representarlo, es un hombre que prontamente deberá estar muy cerca de nosotros, los bajacalifornianos que seremos los beneficiarios de la continuación de su brillante carrera. Te esperamos, apreciado y fino amigo. Hasta siempre, buen fin.   Carlos Mora Álvarez, es orgullosamente tijuanense. Ha sido servidor público y dirigente empresarial. Actualmente preside el corporativo MORYNA. Comentarios y sugerencias: [email protected]

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio