3,148 homicidios en 2018: crimen desborda BC

Foto: Cortesía
 
Edición Impresa , y Lunes, 7 Enero, 2019 01:00 PM

De 2015 a la fecha, los homicidios dolosos han crecido más del triple en Baja California. Aunque Tijuana concentra el 80 por ciento de esos delitos, Ensenada presenta una preocupante tendencia a la alza y se ubica como el segundo municipio con más asesinatos. La pugna entre los cárteles Jalisco Nueva Generación, Arellano Félix y De Sinaloa por la venta de droga en las calles, es considerada por las autoridades como principal causa del incremento, entre otros factores

En tres años, Baja California pasó de registrar 909 homicidios dolosos en 2015, a 3 mil 148 víctimas durante 2018. No sólo se trata de la cifra más alta en la historia de la entidad, sino del crecimiento más sostenido del que se tiene registro.

La tendencia a la alza coincide con la llegada del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) a Baja California precisamente en 2015, con lo cual se inició una disputa junto a las células del Cártel Arellano Félix (CAF) para apoderarse de zonas que se encontraban bajo el control del Cártel de Sinaloa (CDS).

Específicamente en el caso de Tijuana, durante 2017 y 2018 las corporaciones comenzaron a notar la disolución de la alianza CJNG-CAF, lo que trajo más asesinatos entre estos grupos, así como el desprendimiento del CJNG. Esta pugna entre cárteles es señalada reiteradamente por las autoridades locales como principal causa de tantas muertes violentas.

Los otros factores a lo que atribuyen una cifra tan alta de homicidios, son el crecimiento del mercado del narcomenudeo en el Estado y que el delito de portación de arma de fuego no amerita prisión preventiva oficiosa, por la que todo detenido con una pistola o rifle puede llevar el proceso penal en libertad.

ZETA realizó una comparativa de la incidencia delictiva en los cinco municipios, su comportamiento en los últimos años, la detención de homicidas y las estrategias que corporaciones en cada municipio llevan para contener y disminuir este delito.

Lo evidente es que el sexenio de Francisco Vega de Lamadrid ya superó los números más altos de los que se tenía cuenta en Baja California.

En su primer mes como gobernador, en noviembre de 2013, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) contabilizó 72 eventos de homicidios dolosos. En contraste, el promedio mensual de víctimas registrado durante 2018 fue de 262 asesinatos, más del triple con el que Vega inició su gobierno.

Con 8 mil 481 homicidios dolosos durante su administración y de no revertirse la tendencia que se presentó en 2018, de 262 asesinatos por mes en promedio, el panista podría concluir su mandato con más de 11 mil homicidios.

 

TIJUANA: EL PLAN PARA CONTENER HOMICIDIOS

Durante 2018, en Tijuana fueron asesinadas de forma violenta 2 mil 508 personas, el 80 por ciento del total de víctimas en el Estado con un promedio de 7 víctimas al día. Con mil 781 homicidios dolosos en 2017, se trató de un aumento del 29%.

A pesar que la Policía Municipal incrementó como nunca su operatividad con la detención de 140 homicidas y el decomiso de 988 armas de fuego -789 cortas y 188 largas- en 2018, en palabras del secretario de Seguridad Pública Municipal, Marco Antonio Sotomayor Amezcua, “estamos llegando a una cifra muy difícil de aceptar, hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance para revertir esta situación, hemos tenido resultados operativos como nunca, pero entendemos que no ha sido suficiente para dar los resultados que todos los tijuanenses están buscando.  Les queremos decir que este año que inicia vamos a redoblar esfuerzos, a llevar estrategias operativas distintas en coordinación con las demás instancias de otros órganos de gobierno para intentar lograr una disminución de los homicidios”.

Ante el alto número de homicidios relacionados con la venta de droga, la estrategia de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) se ha basado en dos directrices: combatir el narcomenudeo en las calles y decomisar armas de fuego.

Si bien, esta estrategia continuará, la dependencia trabajará en en la sectorización de la ciudad. La mayoría de los homicidios se concentra en la Zona

Inicia enero con 20 homicidios en BC

Diecinueve de los veinte crímenes registrados en Baja California en los primeros días de 2019, corresponden a Tijuana, la mayoría perpetrados con arma de fuego. Gran parte de las víctimas no han sido identificadas.

Aquí el recuento del martes 1 al jueves 3 de enero de 2019:

Martes 1. Se contabilizaron ocho asesinatos en distintos puntos de la ciudad. En la colonia Panamericano, un hombre identificado como Jesús Óscar Reyes Acosta, de 36 años de edad, fue privado de la vida por desconocidos. Debajo del puente El Chaparral en la colonia Federal, fue localizado un cráneo humano dentro de una bolsa de plástico. Con lesiones propinadas por arma punzocortante fue hallado muerto un desconocido de 20 años en el Ejido Matamoros. En la cajuela de un vehículo incendiado  se halló el cadáver calcinado de un desconocido en la Tercera Etapa del Río Tijuana. Felipe Bautista Pineda, de 69 años, fue ultimado a balazos en el fraccionamiento Sandoval. Y un cadáver maniatado de pies y manos fue encontrado en la Zona Norte.

Miércoles 2. Un joven de 25 años fue asesinado a tiros en la cabeza en el Ejido Francisco Villa.  En las vías del tren, a la altura del Bulevar 2000, en la colonia La Morita, fue encontrada una persona sin vida de entre 50 y 55 años, con heridas por arma de fuego. Un masculino de 30 años fue  estrangulado en la colonia Del Río Tercera Etapa. Por lo menos diez casquillos calibre 5.56G 0.0 y dos .223 se localizaron en la escena del crimen contra un hombre de entre 70 y 75 años en Lomas del Mar. El cuerpo de un masculino decapitado fue localizado en Camino Verde. Dos hombres -uno de ellos identificado como Juan Álvaro Ramírez Jiménez, de 26 años- fueron atacados a tiros en El Florido Primera Sección; en el lugar se embalaron cuatro  casquillos 9 milímetros. En Torres Altas fue herida de bala una pareja. La mujer murió y fue identificada como Perla Patricia Patlán Asencio, tenía 23 años; mientras que Ramiro Benavides Quintero, de 22, fue trasladado a un nosocomio. En la escena del crimen se localizaron tres casquillos 380. Un joven de entre 20 y 25 años de edad fue asesinado de por lo menos dos tiros en la colonia San Ángel.

Jueves 3. En Mariano Matamoros fue ejecutado de un tiro César Flores Aispuro, de 28 años. Una mujer, hasta ahora sin identificar, fue encontrada muerta en Loma Bonita. Una cabeza humana se localizó en Zona Centro; allí se dejó un narcomensaje con la siguiente consigna: “HAY TA TU JENTE FLOR SIGANLE ASIENDO CASO ALA NENA DEL  AGUACATE Y ASI VAN A KEDAR ATT. LA MERA VERGA”.

Este, específicamente en los distritos policiales de Natura, La Presa, La Presa Este y Los Pinos.

Por este motivo, los 120 nuevos elementos de la Policía, quienes se graduarán de la Academia a finales de enero, serán enviados a esa zona.

En entrevista con ZETA, Sotomayor destacó que la tendencia a la alza en homicidios en Tijuana comenzó a registrarse en verano de 2016, poco después que entrara en vigor el Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP) y con ello la reforma al Código Nacional de Procedimientos Penales que retira la prisión preventiva de forma oficiosa a quienes son detenidos con arma de fuego.

“Los delincuentes se dan cuenta de que pueden portar armas y no hay consecuencias, pero esto también va de la mano de otro fenómeno externo, que tiene que ver con el fortalecimiento del CJNG, inicialmente hacen una alianza con lo que queda operando del CAF y buscan integrarse al mercado de narcomenudeo en Tijuana, lo cual va de la mano con que el narcomenudeo tiene una magnitud que nunca tuvo”, detalló.

“Lo que pasa con estos grupos en 2017 y 2018, es que se convierten antagónicos no sólo con Sinaloa, sino con el CAF y empieza a haber luchas intestinas dentro de algunos grupos delictivos y son las rachas en que desafortunadamente incrementan homicidios”, complementó.

Estas células delictivas eliminan literalmente a sus contrarios: “Si es una competencia que te está afectando y no se quiere sumar a tu grupo delictivo, simplemente vas a eliminarlos. Eso que es lo que naturalmente se da entre grupos delictivos”.

El funcionario habló  de casos documentados en los que se registra un homicidio múltiple y el grupo al que pertenecían las víctimas, comete otro crimen del mismo tipo para mostrar no sólo su poderío, sino su respaldo a sus integrantes, lo cual genera mayor número de víctimas.

“En ese análisis, es muy importante determinar cómo se va moviendo el homicida, por distrito, en qué zonas tenemos la mayor problemática para focalizar los recursos y tratar de inhibir afectando la venta de droga y detenciones en filtros de revisión para incrementar el número de detenciones, decomiso de armas y cumplimiento de órdenes de aprehensión”.

Respecto a los resultados operativos, según los cuales los decomisos de armas aumentaron en 45% y la detención de homicidas en un 67% de 2017 a 2018, “hemos incrementado muchísimo la productividad de la Policía, pero no lo hemos podido ver reflejado eso en la disminución de los homicidios, nos ha ayudado a bajar los otros delitos, pero no homicidios, y eso tiene que ver que los autores materiales traen esas armas. Desafortunadamente salen y siguen en lo suyo”, remató el titular de la SSPM.

Otro tema al que se ha apostado para lograr una reducción es una reforma al Código Nacional de Procedimientos Penales que imponga prisión preventiva para todo detenido que porte arma de fuego.

 

REFORMA PENDIENTE

La propuesta de Ley ya fue aprobada en el Senado de la República, pero falta que se vote en la Cámara de Diputados; de ser aprobada por los legisladores, deberá ratificarse en el Congreso local.

“Si se da la reforma, en tres meses, el primer mes podríamos ver un resultado distinto, aunque esto también conllevaría un enfrentamiento con las fuerzas del orden porque los delincuentes van a saber que se van a quedar aunque sea un año en prisión, no se van a dejar detener tan fácil”, manifestó el secretario.

Tan sólo en Tijuana, el 90% de los homicidios se cometieron un arma de fuego, aseguró Genaro de la Torre Quintanar, presidente del Comité Ciudadano de Seguridad Pública en la ciudad.

Por ello, este organismo ciudadano espera, al igual que la SSPM, que una reforma a esta Ley tenga incidencia en las cifras de homicidios.

“Los números son alarmantes, pero es positivo que la portación de arma sea considerado un delito grave, va a ayudar a la ciudadanía y al policía”, explicó.

“Los delincuentes, sabiendo que no les pasa nada si traen armas de fuego, andan bien a gusto en la calle con esas armas y tienen la facilidad de cometer cualquier homicidio y no los pueden detener”.

El también empresario consideró que el trabajo de la Policía Municipal ha incluido operativos, detenciones y decomisos relevantes, pero debido a la puerta giratoria que representa para muchos detenidos el no permanecer en prisión pese a ser investigados de cometer un delito, es difícil que estos resultados abonen a la reducción de homicidios.

“En el tema preventivo, definitivamente es importante la participación ciudadana en el tema de denuncia de cualquier actividad sospechosa alrededor, que vean armas, que vean droga… la denuncia es importantísima para la Policía”, añadió.

Durante la celebración del Día Internacional del Policía, el secretario de Seguridad Pública aseguró a medios de comunicación que la SSPM trabajará en una contención de homicidios para después lograr una disminución paulatina, “menos homicidios en enero que en diciembre y poder ir disminuyendo así para medir la situación”.

Respecto al trabajo de otras instancias de gobierno, Marco Sotomayor consideró que el Gobierno de México debe trabajar más en la investigación de los cárteles con presencia en la ciudad para poder desarticularlos y no permitir el paso de armas por la frontera de Estados Unidos hacia México, ya que en materia de operativos, aunque la Marina ya no tiene presencia en Tijuana, la Policía Municipal trabaja en conjunto con Ejército y Policía Federal.

Foto: Archivo.- Genaro de la Torre Quintanar / Foto: Agustín Reyes.- Rodrigo Llantada

 

ENSENADA, EL MUNICIPIO MÁS VIOLENTO: 257 HOMICIDIOS

Con 257 víctimas de homicidio a lo largo de 2018 en Ensenada, la cifra no sólo superó en 62 asesinatos a los cometidos en 2017, sino que es el número más alto en la historia del puerto.

Del total de homicidios, poco más de 100 ocurrieron en la zona sur del municipio, el resto se repartió en la zona urbana y las delegaciones ubicadas hacia el norte y noreste.

Noviembre fue el mes más violento con 31 víctimas, seguido de abril (30) y octubre (29). En contraparte, los meses menos violentos fueron marzo, junio y julio, con 12 víctimas cada uno. Diciembre terminó con 18 homicidios, el cuarto mes menos violento del año, empatado con febrero.

Además del récord en homicidios en 2019, se presentaron otras situaciones poco vistas en el municipio, como la colocación de varias narcomantas y mensajes con cadáveres, ambas con alusiones a grupos de narcotraficantes.

Como ocurrió el 10 y 11 de abril, cuando fueron encontrados seis cuerpos semi-enterrados en el fraccionamiento El Roble, así como una narcomanta colgada a unos metros de la casa del alcalde Marco Novelo en El Sauzal.

Durante varias horas, el mensaje pudo ser leído por quienes transitaban la calle: “Ensenada es la plaza ahora me pertenece a chingar a su madre CJNG, CAF y Cártel de Sinaloa, atte Cártel La Rana”.

A las 10:57 pm del martes 10 de octubre, se denunció un asesinato en la calle Privada Pacífico de la colonia Pórticos del Mar, a una cuadra de la Estación de Policía. En el lugar fue encontrado el cuerpo de un hombre de aproximadamente 1.70 metros de estatura, complexión delgada, tez morena. Vestía camisa y pantalón negros, y calzado tipo tenis color café.

Ahí se localizaron diez casquillos percutidos, dos balas deformadas y una cartulina clavada en el estómago del cadáver con la siguiente leyenda: “Así van a quedar todos aquellos k anden con el VENADO, Mercenario, y el (90) y toda la vola de putos de Gobierno ke los apoyen atte: la BARREDORA”.

El 30 de octubre se descubrió otra narcomanta en el puente frente a la Guarnición Militar El Ciprés: “A TODA LA GENTE QUE ANDA TRABAJANDO PARA EL CARTEL DE LA RANA, MERCENARIO Y 90 Y POLICIAS ESTATALES DE NOMBRE ELMO, LEO, BURGON, MUNICIPALES, YA LES CAYO LA BARREDORA, NOSOTROS SOMOS GENTE DE TRABAJO, NO ASESINOS NI RATEROS. ATTE CARTEL DE ENSENADA”.

Una más fue removida del puente ubicado en Circuito Oriente y Kiliwas, frente al Cecyte, el 6 de noviembre; al igual que en otras dos aparecía el sustantivo “La Barredora”.

La Encuesta de Percepción Ciudadana (Enpeci), correspondiente al tercer trimestre de 2018, índice superior en 9.1%, respecto del segundo trimestre, refiere que el 83.3% de los habitantes de la ciudad considera que vivir en Ensenada es inseguro, reveló Javier Barraza Salazar, presidente del Consejo de Desarrollo Económico de Ensenada.

El economista Rubén Roa Dueñas y el empresario Jorge Nava, director y líder del Centro Metropolitano de Información Económica y Empresarial, respectivamente, señalaron que apenas el 20.1% de los habitantes son optimistas y consideran que las cosas serán mejores dentro de 12 meses.

La encuesta se practicó a una muestra de mil 626 personas en la zona metropolitana Tijuana-Tecate-Rosarito-Ensenada, de las cuales 384 fueron entrevistadas en esta última ciudad, y de forma generalizada indica que los atestiguamientos de conductas delictivas aumentaron respecto al trimestre anterior.

Las conductas atestiguadas que presentaron un mayor incremento fueron: robos o asaltos, 80.5%; vandalismo en viviendas o negocios, 75.3%; consumo de alcohol en las calles 64.8%; bandas violentas y pandilleros, 46.9%; disparos frecuentes con armas de fuego, 38.8%.

Los principales lugares donde la población dijo sentirse insegura son: cajeros de los bancos, 74.7%,; transporte público, 69.0%.

El 64.3% ve peligrosas las calles; 58.6%, los mercados; 57.6% las carreteras y 53.4% los centros comerciales.

De acuerdo con los resultados del tercer trimestre de 2018, el hábito que más evitaron las familias, fue permitir que sus hijos salieran de sus viviendas solos, por temor a ser víctimas de algún delito.

El 56.25% ya no permite a sus hijos menores salir; 32.03%, no los dejan visitar a parientes y amigos; 52.34%, no salen a caminar después de las ocho de la noche y 75.78% no lleva consigo objetos de valor como joyas, dinero o tarjetas de crédito.

Foto: Cortesía

Roa Dueñas y Nava Jiménez indicaron que la Enpeci establece que 58.6% de los ensenadenses tiene la percepción de que la mayoría de las personas que conforman el gobierno municipal son corruptas y 72.7% opina que el gobierno municipal actúa pensando principalmente en el beneficio de unos pocos sectores en lugar de la sociedad en general.

Por último, manifestaron que la gente confía un 38.5% menos en la aplicación y procuración de justicia en Baja California con respecto a 2017.

 

 

SIN DINERO PARA FUNCIONAMIENTO DE POLICÍA MUNICIPAL Y UNA PROCURADURÍA INEXISTENTE

Faisal Karim Nassif Díaz, presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública en Ensenada, refirió: “No habíamos tenido esos números, el año pasado fueron creo 195, ha sido indiscutiblemente el peor año en ese sentido en Ensenada. Los otros temas que más afectan a la ciudadanía, el robo a comercio, casa hogar y robo con violencia, han estado muy disparados también”.

Además de la pugna de grupos de narcotraficantes por el territorio, el consejero atribuyó la escalada de violencia a la incompetencia desde la procuraduría del Estado, y  al Ayuntamiento de Ensenada por no otorgar recursos suficientes a la Policía Municipal para hacer su trabajo.

“Es algo que refleja la falta de apoyo de los gobierno a las corporaciones, porque es difícil que se les exijan resultados cuando ni siquiera para la gasolina tienen, se han quedado sin combustible para patrullar hasta por dos semanas. Además de la falta de personal, dado que las últimas dos administraciones no contrataron un solo policía y jubilaron a muchos, en la actual han contratado 30, pero han jubilado la misma cantidad, entonces el rezago es histórico.

Ensenada tiene más de mil colonias y es resguardada por 100 agentes municipales y diez estatales por turno.

— En 2018 los sectores empresarial  y social  alzaron la voz, ¿qué resultados tuvieron?, cuestionó ZETA.

“Lo hemos hecho por la impunidad en que estamos viviendo, sobre todo de parte de una Procuraduría prácticamente inexistente que se escuda en el Nuevo Sistema de Justicia Penal, porque matan y matan gente y nadie la paga.

“También tuvimos muchas reuniones de trabajo de análisis presupuestal de la Policía con representantes del sector empresarial especialista en el manejo de recursos y del gobierno municipal, quedó claro que los 19 millones que se han presupuestado durante los últimos cuatro años para la corporación son irreales y nunca han alcanzado, requiere 50 millones y sólo para gasto operativo fuera de nómina; el Consejo hizo la propuesta oficial, la tesorera lo ignoró y presupuestó de nuevo 19 millones, porque dicen que tienen considerado tener disponibles mil millones de pesos- No hay certeza de dónde obtener más recursos, y decidieron no establecer como prioridad la seguridad y las necesidades de la corporación.

“Y peor todavía, le fue rechazada al alcalde la Ley de Ingresos 2019 y, según la legislación, se tienen que ir con los números de 2018. Entonces, se espera un 2019 igual o peor”.

— Ante tal panorama, ¿qué harán en el presente año?

“Lo que nos queda es redoblar esfuerzos desde el consejo para implementar y fortalecer los grupos de vecinos vigilantes mediante grupos de WhatsApp, seguiremos con este esfuerzo, vamos a relanzar la campaña”.

 

ROSARITO: FORTALECER LA INVESTIGACIÓN DE HOMICIDIOS

En el caso de Playas de Rosarito, 123 personas fueron asesinadas durante 2018, seis víctimas más que en 2017. Aunque la cifra de muertes violentas varió en un 5%, los eventos sólo pasaron de 108 a 109, lo que significa que hubo más homicidios con más de una víctima.

Ángel Manuel Guillén Armenta, subprocurador de Justicia en Rosarito,  explicó que en los dos últimos años, la incidencia de homicidios dolosos presenta alzas en junio.

También en 2018, en once casos de homicidios dolosos, los presuntos responsables fueron presentados ante un juez y están en proceso penal. De manera adicional, durante todo el año, la Policía Municipal obtuvo 23 órdenes de aprehensión.

Guillén Armenta, quien asumió la Subprocuraduría en septiembre, calcula que entre el 80 y 85% de los asesinatos en Rosarito están vinculados a narcomenudeo, lo cual complica su investigación por la falta de testigos o testimoniales de familiares que ayuden a resolver el crimen.

En 2018, Rosarito fue escenario de dos homicidios de alto perfil. El 13 de octubre por la noche, el sacerdote Arturo Orta fue acribillado en la colonia Rancho Vista mientras se encontraba en el volante de su vehículo Grand Marquis; horas antes había salido de su parroquia, localizada en la colonia Obrera de Tijuana.

A los pocos días, el 15 de octubre, el cuerpo de Marbella Ibarra, ex entrenadora del equipo femenil de futbol Xolas de Tijuana, fue encontrado envuelto en cinta adhesiva y una cobija en el Bulevar Puerto Nuevo. La pionera del balompié femenil en México tenía un mes desaparecida.

El subprocurador explicó que en ambos casos, se continúa la integración de las carpetas de investigación con datos, pero aún no se ha detenido a los presuntos responsables.

Otros homicidios en los que el narcomenudeo no es la línea de investigación, han podido resolverse. El 6 de noviembre, la PGJE informó de la detención de Ricardo Hernández por el homicidio de su esposa Edith Carolina Fernández,  encontrada sin vida en el fraccionamiento Palma Real de Tijuana, cerca de los límites con Rosarito, el 12 de octubre. Su cuerpo estaba envuelto en una cobija y había sido estrangulada.

Desde un principio, familiares de la víctima informaron del deceso y solicitaron el apoyo de la ciudadanía para dar con su ex pareja y padre de sus dos hijos, quien había confesado el crimen.

Finalmente, tras hacerse de suficientes datos de prueba, la PGJE obtuvo orden de aprehensión en contra de Hernández por feminicidio; actualmente se encuentra en prisión.

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora

Tras su llegada al cargo, el subprocurador Guillén reestructuró el área de Homicidios al convertirla en una Coordinación Especializada con fiscales y ministeriales con el perfil para investigar este delito.

“Se maneja por separado de otras unidades que estaban en conjunto, se está gestionando el fortalecimiento de personal, tanto fiscales como ministeriales, para llevar el avance de las investigaciones pendientes donde hay mucha información”, detalló.

Con esta estrategia, Guillén Armenta no sólo espera resolver los crímenes que surjan, sino abatir el rezago de  investigaciones de años anteriores.

 

TECATE, EL MUNICIPIO CON MENOS ASESINATOS

En Tecate, el municipio con la incidencia de homicidios dolosos más baja del Estado, se registró un aumento en este delito. De 62 víctimas contabilizadas en 2017, en 2018 hubo 100 víctimas en 79 eventos.

Se lograron judicializar 17 carpetas de investigación (17%), el índice más alto en todo BC.

No obstante, la cifra registró un aumento considerable del 38%, siguiendo con la tendencia que se registró en el resto de los municipios.

Otro de los aspectos más relevantes en el análisis de la incidencia en Tecate, fueron los varios homicidios múltiples que se registraron con once eventos dobles, dos triples y un quíntuple. Del total de víctimas, 94 fueron hombres y seis mujeres.

Al igual que en Tijuana y Rosarito, que conforman la Zona Costa del estado, en Tecate también se atribuye el crecimiento a la disputa entre cárteles por el narcomenudeo y trasiego de droga hacia Estados Unidos.

En algunos casos, incluso se tiene conocimiento de homicidios ocurridos en Tecate que se planearon, o con víctimas privadas de la libertad desde Tijuana.

 

MEXICALI CERRÓ 2018 CON 160 HOMICIDIOS, LA CIFRA MÁS ALTA EN 13 AÑOS

Desde 2006, cuando comenzó el conteo de la incidencia delictiva en Baja California, Mexicali no había tenido un año con tantos asesinatos. En 2018, la PGJE cerró con 160 homicidios dolosos, es decir, siete más que el año pasado y cinco más que en 2012, considerado el año más violento en ese sentido.

Aunque el director de la Policía Municipal, Alonso Ulises Méndez, afirma que hubo reducciones sustanciales en prácticamente todos los indicadores de violencia en el municipio, la realidad es que las muertes violentas,  uno de los puntos más sensibles de la inseguridad, mantuvo la constante ascendente.

Según cifras de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE), en 2017 se registraron  152 homicidios en Mexicali, lo que representó un incremento sustancial en comparación con 2016, cuando la cifra alcanzó 114; 2015 tuvo 107; 2014 contabilizó 134 y 2013 cerró con 150.

Particularmente en los últimos dos años, la PGJE ha identificado un incremento en la incidencia de homicidios relacionada con el narcomenudeo, pero no con la delincuencia organizada, pues consideran que la mayoría de los asesinatos ligados a drogas son entre grupos locales con poca capacidad de operación.

Faisal K. Díaz Nassif, ccsp

La misma dependencia estableció e informó que el 30% de los homicidios derivaron de pugnas entre vendedores urbanos de estupefacientes, cuyas investigaciones se complican porque con frecuencia contratan a asesinos de otras entidades, o bien, no tienen nada que ver con el crimen.

La mayoría son por pugnas entre integrantes del CDS. Si bien son células que le responden al mismo jefe, en realidad mantienen una pugna por el control de diversas zonas.

En específico hay una batalla muy definida entre sicarios de Felipe Eduardo Barajas Lozano “El Omega”, quien controla gran parte de la zona urbana y conurbada de Mexicali, y Vicente Martínez González “El Guilo”. El primero busca agenciarse del control de la zona norte del Valle de Mexicali, específicamente del poblado Los Algodones, Ejido Pachuca, Méerida y Guadalajara, cuyas grandes extensiones son utilizadas para el descenso de avionetas para el posterior tráfico de enervantes.

La batalla ha generado varios homicidios, destaca uno ocurrido en Los Algodones, donde un grupo de sicarios con vestimenta táctica y armas de grueso calibre, acribillaron a Jesús Adrián Núñez Vaughan, de 34 años de edad, cuando caminaba hacia un puesto de tacos; a su alrededor quedaron más de 70 casquillos de R-15.

Otros dos homicidios “sacudieron” el escenario delictivo de Mexicali. El primero de ellos ocurrió en marzo de 2018, acabando con la vida de Bernardo Antonio Corral Linares, conocido como “El Tony”.

Originario de Ciudad Obregón, Sonora, pero radicado en Mexicali, era uno de los operadores principales de Cenobio Flores “El Checo”, uno de los lugartenientes de Sinaloa, del que se desconoce información desde hace años.

“El Tony” fue abatido a las afueras de la taquería Ocotlán, ubicada sobre Calzada Anáhuac en el fraccionamiento Jardines del Lago, por un sicario que descargó su arma AK-47 a corta distancia, cuando Corral abordaba su automóvil.

Una semana después fue abatido otro operador de nombre Jesús Martínez Ruiz, mejor conocido como “El Güero Pangas”, con armas de grueso calibre mientras transitaba en su vehículo en compañía de una mujer; los proyectiles lo alcanzaron pese a su intento de huir a gran velocidad y pereció en un campo ubicado en los alrededores de Ciudad Morelos.

Otros cinco asesinatos ocurrieron entre el 3 y 4 de julio, en diversos puntos del municipio, los cuales se presume están relacionados con un “baje” de “cristal” ocurrido en el Valle de Mexicali.

Los dos primeros asesinatos se suscitaron en la colonia Cerro Prieto, donde ultimaron con armas cortas a Agustín Castellanos Lara y Alan Axel López Romero, de 46 y 22 años, los cuales contaban con una larga lista de antecedentes penales; sus cuerpos fueron hallados la noche del 3 de julio en los costados de un vehículo Toyota que quedó con las luces encendidas.

A la mañana siguiente, la Policía Municipal localizó el cadáver de Luis Alberto Ruiz Morales, de 29 años de edad y apodado “El Ruso” -no el lugarteniente del Cártel de Sinaloa-, al interior de otro automóvil Toyota en Avenida Monzón del fraccionamiento Casa Magna; residía en el Ejido Tula.

Los últimos dos hallazgos ocurrieron en los alrededores del Ejido Sonora: los cuerpos calcinados de Aldo Curiel Gómez “El Pacquiao” y Adrián Higuera López “El Dólar” fueron hallados al interior de un vehículo con reporte de robo.

El resto se dieron a través de convivencia social, de los cuales 13 fueron feminicidios, donde la mayoría de los acusados eran personas cercanas a la víctima de forma íntima, y aunque la cifra está por debajo de los 17 registrados en 2017, en 2018 se documentaron casos con mayor sadismo, como el de la joven Delia Isabel, cuyo cadáver fue desmembrado y abandonado parcialmente en un “picadero”, mientras que su cabeza se encontró en el refrigerador de quien se presume es su victimario, hoy detenido.

Mexicali quedó como el tercer municipio con más homicidios durante 2018, por debajo de Tijuana y Ensenada, y por encima de Rosarito y Tecate.

En ese contexto, el subprocurador Fernando Ramírez Amador presume una efectividad de 63% en la resolución de este tipo de crímenes, el porcentaje más alto en el Estado.  (Con información de Rosario Mosso Castro)

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio