Noviembre


 
Cartaz Lunes, 3 Diciembre, 2018 12:00 PM

Una tarde de noviembre

me senté junto al balcón

y me acordé de tus besos

cual dulce roce del sol.

 

Me mirabas a los ojos

como quien mira una flor

mientras mi boca besaste

y hasta el alma enmudeció.

 

Un tañido de violines

escuché que me gustó

y por siempre se ha quedado

dentro de mi corazón.

 

Me acariciabas el pelo

antes de decirme adiós

y yo ni me daba cuenta

embelesada de amor.

 

Bajo el cielo una parvada

de golondrinas voló

al hacer bellas piruetas

que hasta la luna envidió.

 

Ya más nunca regresaste

mi boca se te olvidó

y no te importó que al irte

me causabas cruel dolor.

 

Desde entonces en noviembre

me siento en aquel balcón

a pensar en las caricias

que tu boca me brindó.

 

Una lágrima del alma

de mis ojos hoy brotó

al recordar la dulzura

con que tu beso mintió.

 

Lourdes P. Cabral

San Diego, California

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio