Labor ingrata

Foto: Internet/Intentaron entrar masivamente a Estados Unidos de manera ilegal
 
Opinionez Lunes, 17 Diciembre, 2018 12:05 PM

Son un problema que no se sabe cómo ni cuándo terminará. “Caravana migrante”, denominación que comprende un fenómeno migratorio atípico, inédito en volumen, características y tratamiento. Todo empezó mal, con descontrol del gobierno mexicano que no manejó adecuadamente su ingreso al país y luego ha dado un tratamiento extraño, puesto que mientras los migrantes cruzaron todo México con planes específicos, ni autoridades ni organismos internacionales reaccionaron oportunamente. La imagen que dejaron a su paso fue de basura y problemas.

Su llegada a Tijuana fue desastrosa. Su arribo trascendió en forma escandalosa, confrontándose con vecinos de la casa rentada evidentemente por los que organizaron el traslado de un numeroso grupo de migrantes de la comunidad LGTB. No se trató de viajeros desorganizados a la deriva, sino de turistas internacionales con fines lucrativos y muy posiblemente de trata de personas.

Luego llegaron miles, deteniéndose sólo por la cerca metálica como límite internacional, estructura que se adentra en el mar, aunque sus características hasta entonces no fueron suficientes para impedir la osadía de algunos hondureños que desafiantes treparon la elevada cerca, atreviéndose a saltar a territorio norteamericano, retando a las autoridades de ese país, lo que hasta ahora es el común denominador en la presencia de los centroamericanos en esta frontera.

Parece que esa fuera una de sus principales estrategias: provocar en un punto geográfico estratégico, como lo es la frontera mexicoamericana en la ciudad de Tijuana, logrando estruendosas noticias internacionales negativas. A esos desafortunados hechos les siguieron varias semanas de noticias desagradables. Unas por notas aisladas que se hicieron tristemente célebres, como la de una mujer que habiéndose expresado negativamente de los frijoles -el alimento más popular para los mexicanos-, causó una reacción “viral” en redes sociales y más aún porque aparentemente ya se encuentra feliz en los Estados Unidos.

Pero la nota más escandalosa hasta el momento, fue cuando líderes de los migrantes los organizaron para intentar cruzar en forma tumultuosa hacia Estados Unidos, resultando escenas desgarradoras de padres poniendo en grave riesgo en sus hijos al llevarlos irresponsablemente a la zona de conflicto, en medio de bombas lacrimógenas y balas de goma.

Para colmo, los escándalos siguen y ahora los líderes de los migrantes se les ocurrió generar otra nota internacional, realizando otra actividad a todas luces sin sentido aparente, como lo es -según ellos- presionar a Trump para que los atienda de una manera u otra, hechos que no forzarán nada, pero que trastornan el tráfico y los ánimos de los conductores.

Para los tijuanenses todo esto ha sido sumamente complicado. Por una parte, nuestro sentido humanitario, como siempre, nos ha movido a ayudar en todo lo posible, pero por otro lado, con un amargo sabor de boca, porque lejos de mostrarse agradecidos y con buena actitud, muchos de los migrantes están causándole daños económicos y de imagen a nuestra ciudad, por lo que resulta difícil mantener la ecuanimidad.

Dentro de las afectaciones que no se han dimensionado está la fatiga, enfermedades y distracción de sus tareas cotidianas en perjuicio de los servidores públicos municipales y estatales que durante largas noches y días estuvieron a cargo del campamento migrante, actividad que fue mucho más allá de sus obligaciones, dedicando tiempo y recursos que mucha falta le hacen a los Tijuanenses.

La ciudad sigue y seguirá brindando ayuda humanitaria, pero se requiere una mejor actitud de los migrantes, lo que si por ellos mismos no se entiende, será necesario que los organismos que los atienden se los hagan saber.

En el aire está la situación de miles de migrantes cuya ubicación se desconoce y de cientos que se niegan a desalojar calles de la zona norte, bajo sospechas de robo y con certeza de situaciones insalubres.

Todo es cuestión de atender una labor ingrata.

 

Alberto Sandoval es Fundador de Alianza Civil, A.C., Presidente del COMOSC y Secretario del CEFAB.

Correo: albertosandoval@alianzacivil.org Internet: www.alianzacivil.org Facebook: Alberto Sandoval. Twitter: @alsandoval

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio