Impulso cristiano

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 31 Diciembre, 2018 12:00 PM

¿Qué consuelo nos queda en una sociedad humana como ésta,

plagada de errores y de penalidades, sino la lealtad no fingida,

y el mutuo afecto de los buenos y auténticos amigos?

San Agustín, La Ciudad de Dios. Libro XIX, C.8.

 

Ante la pregunta ¿por qué domina aún Occidente? Ian Morris, profesor de la Universidad de Stanford, no duda en considerar que “el cristianismo podría haber dado una ventaja”.

La mayoría de las personas, en algún momento de su vida, han preguntado por qué las reglas de Occidente y más teorías han brindado innumerables ideas y realidades. Quizá, dicen algunos, los occidentales son biológicamente superiores a los demás. O, tal vez, la cultura occidental es un dinamismo único o, posiblemente, el Occidente ha tenido mejores líderes o bien, más aún, la política democrática de occidente.

Morris deja abierta la posibilidad de que Occidente hubiera recibido del cristianismo alguna ventaja que le posiciona en el orden mundial. Así lo relata en el número de marzo de 2012 de Dossier de La Vanguardia, el influyente diario catalán de Barcelona. Que dedica varios ensayos al Declive de Occidente.

Muchos equivocadamente hemos creído que China (Oriente) ha superado el poderío norteamericano estadounidense. Y mientras en Roma el Papa cuenta con la Academia Pontificia de Ciencias, integrada por decenas de premios Nobel de física, química, medicina, y muchas otras áreas, el régimen comunista (millonario) chino, no permitió que su Premio Nobel de la Paz 2011, asistiera a Noruega a recibir su condecoración. Cómo va a ser China superior a Occidente nombrando arbitrariamente y a su gusto obispos “católicos” ajenos a la Santa Sede, sin consentimiento Pontificio.

Norteamérica no es Occidente. Occidente es todo lo que sabe a latín: francés, italiano, inglés, portugués, alemán, español, etcétera.

El padre Pedro Gasparotto, misionero comboniano, que había leído más de diez mil páginas de san Agustín; en Kenya, África, a la sombra de frondosos árboles, durante cuatro horas diarias en seis meses se leyó la Ciudad de Dios, obra de teología de la historia del africano Obispo san Agustín.

Gasparotto que sí leyó la Ciudad de Dios, compartía que precisamente san Agustín, ante el derrumbe del Imperio Romano, relata cómo emerge humildemente de entre las ruinas imperiales: el Cristianismo sembrado con su sangre por los apóstoles Pedro y Pablo.

Ante el planteamiento del profesor Morris sobre por qué aún domina Occidente si ¿Por qué el cristianismo podría haber dado una ventaja?

Habría que tener presente el cristianismo occidental original, fundado por Cristo y los Apóstoles: origen de la Iglesia Católica de Oriente y Occidente. No el cristianismo light norteamericano o inglés, atomizado y desmembrado hasta la ridiculez en muchas sectas que de cristiano tiene muy poco. En especial su desprecio por el hombre pecador. Si algo es esencial al cristianismo es su misericordia y aceptación por el que falla.

Llama la atención el que La Vanguardia a través de su Dossier, haga ver en la reflexión del profesor Morris, la importancia del cristianismo en el empuje y posicionamiento de la cultura occidental. Aunque la cultura cristiana oriental es tan importante y esencial como la de Occidente.

San Agustín que habla de las dos ciudades, como las banderas ignacianas; desea con toda fe, que triunfe la Ciudad de Dios, y prevé el fracaso de la ciudad del mal.

No con poca amnesia e ingratitud, olvidamos rápidamente el sacrificio y entrega que en la historia de la humanidad reciente, ha tenido que ver el cristianismo a través del liderazgo de hombres de Fe y heroísmo.

Como hace ver el profesor de Stanford, Ian Morris, el cristianismo es probable que incline la balanza sobre la cultura occidental en sus propuestas para una vida mejor, no sólo en lo económico, sino en aquello que en la palabra Desarrollo hacía ver el Papa Pablo VI, que más que necesidad los hombres de progreso, necesitan de un Desarrollo integral.

El impulso cristiano, aunque humilde y casi imperceptible, es real en la transformación histórica y actual de la humanidad.

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali.

Correo: saeta87@gmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio