El Cártel de Sinaloa se fortaleció cuando murió el Señor de los Cielos, asegura el Futbolista, testigo contra el Chapo en NY


 
Internacional Lunes, 10 Diciembre, 2018 04:14 PM

Tirso Martínez Sánchez, de 54 años de edad, quien fungía como distribuidor de drogas en Estados Unidos, declaró este lunes en su calidad de testigo en el juicio que se lleva a cabo contra el narcotraficante sinaloense Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias el Chapo, en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York.

Alias el Futbolista, el Mecánico o el Ingeniero, originario de Guadalajara, Jalisco, es un presunto traficante de drogas y lavador de dinero buscado por las autoridades de justicia estadounidense, cuyo Gobierno ofrecía hasta cinco millones de dólares por información que llevara a su captura.

De 1986 a 1994, vivió en Los Ángeles, California, entrando ilegalmente en territorio estadounidense entre 50 y 100 veces, utilizando documentos falsos en muchas ocasiones. En 1994, se fue de dicha ciudad y regresó a Guadalajara, porque pensó que estaba bajo la vigilancia del Departamento de Policía de la ciudad californiana.

Martínez Sánchez fue detenido en León, Guanajuato, en febrero del 2014, según lo informó en aquel entonces la Comisión Nacional de Seguridad (CNS). Contaba con una orden de aprehensión girada por un juez de Distrito de Estados Unidos, por su presunta responsabilidad en delitos contra la salud.

El Futbolista era empleado de Ignacio Coronel Villarreal, alias Nacho Coronel, pero continuó traficando por su cuenta a la muerte de dicho capo, uno de los jefes máximos del Cártel de Sinaloa, quien falleció el 29 de julio de 2010, en Zapopan, Jalisco, durante un enfrentamiento con el Ejército Mexicano.

Además, Martínez Sánchez trabajó para el Cártel de Juárez cuando este formaba parte de la llamada “Federación”, en la que también participaban el Chapo y los Beltrán Leyva. También se le señaló como importador, transportista y distribuidor de droga.

Estuvo al servicio de los extintos capos, Amado Carrillo Fuentes, el Señor de los Cielos -con quien tenía una relación de compadrazgo-, y de Arturo Beltrán Leyva, alias el Barbas o el Jefe de Jefes. Martínez Sánchez fue extraditado en 2015 a Estados Unidos. Un año más tarde se declaró culpable en la Corte de Nueva York, de haber distribuido toneladas de cocaína en territorio estadounidense y Europa.

El Futbolista al momento de su extradición a EU

También dijo que se le conoce como el Futbolista porque le gusta jugar al fútbol y que era propietario de algunos equipos profesionales en México, en Querétaro, Celaya, Guanajuato y La Piedad Michoacan, todos comprados con el dinero de la venta de drogas.

Dijo que su trabajo era encontrar compañías y almacenes, tanto en México como en Los Ángeles, para esconder las drogas. También fue responsable de construir pistas dentro de estos almacenes. Además de que envió toneladas de cocaína escondida en vagones cisterna y trenes a Los Ángeles, Chicago y Nueva York.

Ante los presentes en la Corte de Nueva York, Martínez Sánchez contó que coordinó entre ocho y diez envíos de drogas a los Estados Unidos, cada uno ellos con cargas de entre mil 200 y mil 800 kilos de cocaína valorados en aproximadamente unos 30 millones de dólares, mismos que fueron distribuidos en Chicago, con lo que el Cártel de Sinaloa habría ganado entre 200 mil y 300 mil dólares por envío.

El Futbolista aseguró este lunes en la Corte neoyorquina, que las operaciones de los cárteles del narcotráfico se consolidaron tras la muerte del Señor de los Cielos. También reconoció que laboraba tanto para el Cártel de Sinaloa como para el Cártel de Ciudad de Juárez, entre la década de 1990 y la del 2000.

Martínez Sánchez explicó que ambos grupos criminales funcionaban en alianza en los primeros años de la década de los 90 del Siglo pasado, con Carrillo Fuentes como líder del Cártel de Juárez, y Guzmán Loera e Ismael Zambada García, el Mayo, como líderes del Cártel de Sinaloa.

Tras la muerte de Carrillo Fuentes en una cirugía fallida, Eduardo González Quirarte, alias el Flaco, uno de los sublíderes del Cártel de Juárez se disparó en 1998, lo que perjudicó sus facultades mentales y se retiró del negocio.

El supuesto cadáver del Señor de los Cielos

Martínez Sánchez narró que el Flaco “Estaba borracho, estaba drogado y un patrullero lo detuvo. No se detuvo, sino que huyó. Llamó a Álvarez Tostado —otro miembro del cartel— y le dijo: ‘Compadre, no voy a dejar que me atrapen, yo me voy a matar”.

Las ventajas de la fusión hizo al Cártel de Sinaloa más fuerte, lo que significaba mayor poder para corromper políticos y policías y, en consecuencia, generar más dinero de sus operaciones de narcotráfico, precisó el Futbolista. También significó que ambos cárteles se compartieron “plazas” o ciudades que tenían bajo su control, así como los puertos mediante los que podrían recibir drogas.

RETIRA FISCALÍA PETICIÓN PARA SANCIONAR A DEFENSA DEL CHAPO

La Fiscalía de Nueva York retiró su moción para sancionar a la abogada Mariel Colón, quien le proporcionó un teléfono celular a Emma Coronel Aispuro, esposa de Guzmán Loera dentro de una de las salas de la Corte neoyorquina, en violación a las normas internas del tribunal.

En una moción fechada el 7 de diciembre, los fiscales neoyorquinos argumentaron que dicha abogada había ya consentido en rechazar su derecho a ingresar teléfonos celulares en las salas de la Corte, con lo que la petición de sanción fue retirada.

La sanción fue pedida por la Fiscalía al juez Brian M. Cogan luego de que alguaciles de seguridad detectaron que Coronel Aispuro tenía un celular dentro de la sala de la Corte, un privilegio que no tiene ninguna persona salvo los abogados.

“El Gobierno no busca más ayuda de la Corte en este momento, y tiene la intención de retirar, sin perjuicio, las solicitudes adicionales de sanciones establecidas en la moción”, señaló la Fiscalía al juez sobre su solicitud de sanciones contra la abogada, realizada el pasado 27 de noviembre.

Según medios estadounidenses, la litigante se encontraba a menudo en compañía de Coronel Aispuro durante el juicio. El Gobierno estadounidense también había asegurado que el teléfono móvil facilitó un contacto no autorizado entre Guzmán Loera y su esposa, con quien no puede tener ninguna clase de interacción.

La abogada en cuestión ya había ingresado una moción con la que aclaraba que nunca fue su intención romper las normas relacionadas con el estatus de seguridad máxima en el que se encuentra el Chapo en Nueva York.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio