Economía de BC mejorará en 2019

Fotos: Tomadas de Internet
 
Edición Impresa Lunes, 31 Diciembre, 2018 01:00 PM

Debido a la implementación de la Zona Económica Estratégica, el PIB a nivel estatal repuntará 1%, pese a que el dólar se mantendría en 19 pesos a lo largo del año. Especialistas consultados anticipan menor crecimiento e inflación, pero un tipo de cambio más alto en el país

Por primera vez en por lo menos cuatro años, el pronóstico de la economía de Baja California para 2019 es mejor que la expectativa que se tiene a nivel nacional, señalaron especialistas consultados por ZETA, al coincidir que la implementación de la Zona Económica Estratégica (ZEE) prevista para el 1 de enero de 2019 será un detonador de crecimiento para el Estado.

José Luis Contreras Valenzuela, miembro del Colegio Nacional de Economistas, estimó que la economía de la entidad crecerá alrededor del 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, 1% por encima de lo registrado en 2018.

Perspectiva es similar a la compartida por Rubén Roa, integrante del Consejo de Desarrollo de Tijuana (CDT), quien apuntó que el crecimiento de la entidad federativa oscilará entre 3.5 y 3.6% del PIB.

Ambas cifras pronosticadas por los especialistas son superiores a las del crecimiento económico que se registró en 2018, de máximo 2.6%. “Estamos hablando de un punto del PIB, es decir, de alrededor de 585 mil millones de pesos”.

Roberto Valero Berrospe, presidente del Centro de Estudios Económicos de Baja California, destacó que la disminución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) al 8% y la del Impuesto Sobre la Renta (ISR) al 20% reactivarán la actividad económica a tal grado que podría dejar de considerarse como una economía “parasitaria”, con un crecimiento inercial en algunos indicadores que aprovecha la depreciación del peso a falta de una estrategia de desarrollo del gobierno estatal.

En opinión del especialista, la economía se ha mantenido estancada al estar basada en el incremento de las exportaciones de la manufactura, cuyo crecimiento ha sido a tasas de dos dígitos, así como al aumento de flujo de dinero vía remesas, las cuales aumentaron 41% de 2013 a 2018.

De modo que la estrategia impulsada para crear la ZEE por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, representará un impacto inverso a lo que ocurrió en 2013, cuando el IVA aumentó del 11 al 16% y la entidad entró en recesión económica, cerraron más de 8 mil empresas y se perdieron muchos empleos.

En cuanto a la inflación, a la par de Contreras Valenzuela y Valero Berrospe, Roberto Fuentes Contreras, investigador de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), expresó su confianza en que este indicador disminuirá, puesto que a la reducción de los impuestos se sumará la homologación de los precios de los combustibles con los de California, lo que les daría más estabilidad.

No obstante, entre los expertos no hubo consenso sobre la proporción en que se reducirá el incremento de los precios de productos y servicios en BC. Para Fuentes Contreras, “se tendrían que ver índices inflacionarios de 1.5%, por debajo de la media nacional”, que se prevé en 3.89%.

Por el contrario,  Rubén Roa señaló que este indicador económico se ubicará en 7.2% el próximo año. “La depreciación del peso con respecto al dólar va a generar una pequeña espiral inflacionaria en el corto plazo”, afirmó.

En cuanto a la cotización del billete verde, la mayoría de los especialistas consideró que se venderá en 19.40 pesos en casas de cambio de la entidad, con lapsos de mayor depreciación del peso.

Pese al crecimiento económico previsto, Rubén Roa estimó más desempleo para el próximo año, ya que la tasa de desempleo se ubicará de 3.6% de la Población Económicamente Activa (PEA) en lugar de como está cerrando 2018, con 3.1%

Si bien, el 19 de diciembre de 2018 empresarios y la administración de Francisco Vega de Lamadrid anunciaron la suspensión del incremento de impuestos y derechos, no descartaron que el aumento pudiera darse durante 2019, por lo que Valero Berrospe y Contreras Valenzuela advirtieron que el aumento en los gravámenes mermaría los efectos positivos que traerá la ZEE.

 

RESTO DEL PAÍS CON MENOS CRECIMIENTO Y COMBUSTIBLES MÁS CAROS

La expectativa económica de México para 2019 es “menos favorable” que el desempeño observado durante el año que está por concluir, toda vez que se prevé un crecimiento económico de 1.9% del PIB, derivado de la volatilidad internacional e incertidumbre generada por el cambio de la administración federal.

Roberto Fuentes Contreras explicó que entre los principales factores que influirán para un menor crecimiento está el alza de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés), que hará que la gente tenga menos incentivos para invertir y consumir, y más motivación para ahorrar.

Aunado a la incertidumbre ocasionada por el cambio de gobierno respecto hacia dónde se orientarán las nuevas políticas públicas, cuáles son los alcances, objetivos y problemas que enfrentarán, y que no es distinta a la vivida en transiciones anteriores.

“Conforme se vaya conociendo más información del nuevo gobierno, particularmente el presupuesto, la incertidumbre disminuirá y las empresas podrán planear a mediano plazo”, señaló el académico de la UABC.

Por su parte, Valero Berrospe dijo que si bien el pronóstico del crecimiento económico está por debajo de lo que necesita el país, “es importante que se mantenga en terreno positivo”.

En cuanto a la inflación, especuló que se ubicará alrededor del 5% a tasa anual como consecuencia del costo de los combustibles, determinado en buena medida por el precio del petróleo, que podría alcanzar los 70 dólares por barril al primer semestre de 2019.

El repunte en el precio del crudo podría contribuir a que el país tuviera más ingresos, sin embargo, también se encarecerían las gasolinas, advirtió el especialista.

“Si se cumple esa expectativa, no nos extrañe ver el precio del litro de la gasolina Premium en 25 pesos, y el de Magna o Regular entre 23 y 24 pesos. Sobre todo tomando en cuenta que en este momento los precios están totalmente sujetos a la oferta y a la demanda, pues no hay estímulo fiscal del gobierno”.

En opinión de Valero, mientras exista esta situación, “se ve muy difícil que se pueda avanzar hacia el objetivo base del Banco de México”, por lo que el gobierno tiene que considerar que el costo de los combustibles presiona al alza la inflación. En ese sentido, no descartó que la Federación pueda dar dicho apoyo fiscal nuevamente, con el fin de amortiguar el impacto que podría presentarse más adelante.

Fuentes Contreras recordó que México ha encontrado nuevos yacimientos, lo que podría incrementar la oferta. Aunado a que, de concretarse la política anunciada por Andrés Manuel López Obrador para que en tres años se tenga mayor independencia energética, el país sería menos sensible al costo del petróleo.

No obstante, el precio del energético podría determinar la evolución energética, ya que si el precio del barril sube lo suficiente, para México sería más rentable vender el crudo e importar gasolina. Caso contrario, si éste baja, convendría refinar las gasolinas.

Respecto a la inflación, los pronósticos de Fuentes Contreras y José Luis Contreras Valenzuela, integrante del Colegio Nacional de Economistas, fueron un poco más conservadores, al ubicar ese indicador entre 3.92% y 4.2% para 2019, lo que estaría más acorde al objetivo base del Banco de México (Banxico), de 3.0% (+/- un punto porcentual). Tal expectativa es inferior a la inflación que se espera para este año, de 4.58%.

Otro factor económico que presiona al alza la inflación es el tipo de cambio. Los economistas consultados concordaron que el dólar interbancario se ubicará alrededor de 20.40 pesos. “No creo que tenga una variación sustantiva, pero sí momentos en que tienda a subir y otros lapsos en que recupere terreno el peso”, acotó Contreras Valenzuela.

 

EXPORTACIONES PODRÍAN DISMINUIR

Una repercusión adicional que tendrá el aumento de las tasas de interés de la FED, será la reducción del nivel de consumo estadounidense, que determinará la cantidad de bienes que México exportará a aquella nación, aseguran los especialistas Fuentes Contreras y Valero.

Luego de recordar que el T-MEC todavía no está aprobado y la iniciativa 232 de Estados Unidos podría establecer nuevos aranceles, las exportaciones mexicanas en general podrían disminuir.

Panorama distinto al que vivirán las empresas manufactureras en la frontera norte del país, gracias a la implementación de la ZEE que podría significar un boom de inversiones tanto nacionales como extranjeras, señaló Contreras Valenzuela.

En el sector de Inversión Extranjera Directa, pronosticó que el próximo año llegará a México una cantidad similar a la de 2018. De acuerdo con la Balanza de Pagos, se registraron mil 826 millones de dólares al tercer trimestre de este año.

A decir de Valero, dicha perspectiva podría verse modificada negativamente por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que ha afectado al sector automotriz, rubro que había estado creciendo en México.

“Si esta guerra continúa acentuándose, hay riesgo de que incluso tengamos desinversiones”, advirtió, para agregar que si la Unión Americana desacelera su crecimiento, será poco factible que haya gran cantidad de inversiones.

“Creo que el año que entra la inversión no va a ser muy intensa, pues será un año difícil por ese entorno mundial”.

En cuanto a Inversión Fija Bruta, el académico de la UABC remató que se esperaría que por lo menos se mantuviera en los niveles de 2018, ya que la administración de AMLO ha anunciado diversos proyectos en infraestructura.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio