Denuncian grave caso de violencia


 
Ezenario BCS Martes, 4 Diciembre, 2018 01:00 PM

“No había luz, pues me bajaron el breaker, eran como las tres de la mañana y esa no era la primera vez, así que salí con una lámpara, al percatarme que no había nadie y abrir el portón para subir el break, sentí que me golpearon con algo en la cabeza, me golpearon varias veces y me percaté que era mi ex pareja y padre de mi hijo. Le pedí que no me golpeara porque el niño estaba solo dentro de la casa, pero me tiró al suelo y siguió golpeándome, incluso con la lámpara y también a puñetazos en la cara”, señaló Patricia García, víctima de lesiones

Fue el pasado martes 20 de noviembre, entre las 2:50 y 3:00 am que se tuvo conocimiento de una brutal escena de violencia hacia una mujer en la ciudad de La Paz. Los hechos ocurrieron en la calle Altamirano, entre Jalisco y Oaxaca en la colonia Pueblo Nuevo. El hecho fue  denunciado por la víctima que apenas podía mantenerse en pie, por lo que se inició un proceso en contra de Raúl Vega Quiñonez, por su presunta responsabilidad por el delito de lesiones calificadas y robo con agravante.

El  22 de noviembre, ante un juez de Control en el Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP) de Baja California Sur, ubicado en La Paz, se tuvo la audiencia inicial, donde fueron requeridos la víctima y quien ha sido señalado como su agresor. En esta primera audiencia la víctima dio relato de los hechos ocurridos dos noches antes, donde su ex pareja había llegado a su casa alrededor de las tres de la mañana encapuchado a bajarle el breaker de la misma, y al salir a subirlo, la mujer fue sorprendida a golpes con un palo que el imputado llevaba en mano, causándole severas lesiones e incluso dos fracturas.

En esta primera audiencia el imputado, es decir, a quien se le señala de culpable, decidió guardar silencio y no brindar ninguna declaración. Sin embargo, fue el 27 de noviembre cuando se tuvo la continuación de esta audiencia, fue ahí donde el imputado decidió declarar sobre lo sucedido, reconociendo lo siguiente.

“Acepto que acudí al domicilio el 20 de noviembre y había acudido dos veces antes, pero sólo le baje el break para causar molestia y sí, yo llevaba una capucha deportiva puesta, pero cuando bajé el break salió ella con unas tijeras y me amenazó. Yo llevaba una lámpara, pues como iba quitar la luz necesitaba aluzar, pero yo sólo quería molestar”, fueron las declaraciones del imputado por las lesiones calificadas y robo con agravantes.

Pero este caso, no solamente se ha basado en los testimonios de los involucrados, en la audiencia de continuación, estuvieron presentes los dos policías preventivos quienes fueron los aprehensores del presunto agresor el día de los hechos, quienes relataron que había sucedido esa noche.

“Eran alrededor de las 3:10 de la madrugada y mi compañero y yo andábamos haciendo rondines, entonces, cuando vamos por el cruce de Jalisco y Altamirano nos percatamos de que a nuestra derecha había dos personas forcejeando; una femenino y otro masculino y cuando nos acercamos vimos que una persona se desprendió y salió corriendo hacia nosotros. Era la mujer y nos dijo: ´esa persona me estaba golpeando´, señalando hacia enfrente y con sangre en la cara, entonces seguimos nuestra marcha hacia él y vimos que arrojó dos objetos de su mano. Finalmente como media cuadra adelante pudimos detenerlo, al observar los objetos se trataba de una lámpara marca Trooper y un palo de madera como de 60 centímetros”, señaló el Agente Pedro, adscrito a la Policía Municipal de La Paz.

De acuerdo a la información recabada, el imputado y la víctima han sido compañeros de trabajo en la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en La Paz, y sostuvieron una relación amorosa por diez años aproximadamente. De acuerdo al testimonio de él, ellos tienen un hijo de un año y su relación había ya terminado, pues tenían muchos problemas por celos y enojos de ella cuando él salía de vacaciones y pasaba tiempo con su familia. No obstante, nunca antes se había suscitado una situación de tal dimensión.

La defensa de la víctima busca que el presunto agresor pague por lo que ha hecho, pues sus lesiones han sido tan graves que incluso fue sometida a una cirugía el pasado 28 de noviembre.

Durante la segunda audiencia, tras algunos datos de prueba presentados por el imputado y su defensa, se buscó confirmar que la lámpara de la que se le acusa fue robada. Era de él y él habría llegado con ella el día de los hechos, sin embargo, no se pudo comprobar que así fuera.

El juez de Control advirtió que el imputado sí pretendía causarle daño y para ello utilizaba un arma (el palo de madera), por lo tanto, sí existió la intención de causar daño de salud y lesiones a la víctima.

Finalmente se dictaminó que el imputado fue vinculado a proceso por lesiones calificadas con agravante de premeditación, ventaja y alevosía, así como por probabilidad de robo con agravante, por lo que el caso continuará. No obstante como medidas cautelares el presunto culpable tendrá prisión preventiva mientras dure el proceso, del que se ordenó sea resuelto en un máximo de tres meses.

Cabe mencionar, que fue el pasado 25 de noviembre cuando se conmemoró el día de la “No violencia hacia la mujer”, y que en este caso, el imputado jamás negó haber causado esas heridas en la víctima. Su defensa ni siquiera pretendió desestimar el caso de violación, al contrario, confirmó que la agresión se derivó por lo molesto que eran para él los celos de su ex pareja sentimental.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio