Apuntes de Nueva York

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 17 Diciembre, 2018 12:00 PM

A los jornaleros migrantes indígenas

 

1.Es la urbe más grande de la Unión Americana con las ventajas y bondades de la concentración de la riqueza y sus costos en deshumanización, desigualdad, indiferencia y descomposición social y ambiental. Aquí se acumuló y sigue acumulando el estrés y el poder industrial financiero de Wall Street. Las ganancias internacionales de las colonias del siglo XXI, también el arte, la cultura, la memoria y conciencia del mundo, la inteligencia, la creatividad y el poder incluyendo sus perversidades.

2. La cultura tiene sus escaparates en los museos que en nada le envidian a los mejores de Europa, París Berlín, Londres, etcétera, y en algunos casos los superan.  Se puede ver la naturaleza en los museos que tienen la flora y la fauna científicamente clasificada de manera tal que la población estudiantil tiene una vitrina extraordinaria para ilustrar y asombrar a grandes y pequeños, propios y extraños de la riqueza y belleza de la madre naturaleza. Pasear por sus salas lleva horas y días enteros a quienes con curiosidad les interesa ver los abrumadores detalles y explicaciones escritas o de guías de grupos. Los niños disfrutan este Museo Natural porque transporta la imaginación y fantasía de los bosques, océanos, el ártico y sus miles de especies y variedades. Y el peligro del calentamiento global se explica con rigor científico.

3. La Quinta Avenida donde está también el pulmón de la ciudad, entre otros, el Parque Central. Esta avenida famosa es una zona especial de museos, el Judío, del Barrio, de Nueva York, Guggenheim, de Arte Moderno (MoMA) y del Sexo. El primer museo que se debe de visitar, es el de la ciudad de NY. ¿Por qué? Muestra en qué terreno pisas,  se pulsa  energía humana y sus raíces, con la excelente obra de curadores, se entiende  a grandes rasgos su historia, sus movimientos y luchas sociales, el brío de idea pioneras de la igualdad, los liderazgos de los derechos civiles, el movimiento pacifista, la democracia sindical y libertades, reivindicaciones y derechos de la mujer y gays, la vitalidad cívica de su población y grupos étnicos, la formación de la Colonia, los pueblos  originarios, el fuerte movimiento migratorio de Irlanda, Francia, Inglaterra,  Rusia, Judío, Holanda, España, africano y latinoamericano. Para no mencionar la migración asiática y de todo el planeta.

La memoria de Guerra de Vietnam en estas salas, ocupa un lugar especial y aún es una herida viva y abierta que no termina de cicatrizar que está muy presente en el alma norteamericana. Se sacrificaron, sin motivo justificable, miles de vidas inocentes. Y las secuelas, porque se observan veteranos abandonados a su suerte en las calles y banquetas conocidos en parte como homeless que viven de la caridad.

4. Impresiona la Biblioteca Pública de Nueva York sobre la Quinta Avenida, su fachada imperial, su interior de palacio, sus grandes murales, revelan un interés por hacer de esta biblioteca una exposición de arquitectura, pintura, escultura, historia y de detalles artísticos con temas que tocan el nervio de la grandeza, son espectaculares. Este palacio de la cultura despierta la luz del conocimiento, en sus amplios espacios y accesos. Biblioteca monumental con todos los avances de la modernidad, con personal amable, educado para el servicio, áreas para conferencias, conciertos, congresos, investigación. No tengo referencia, pero por sus dimensiones y presencia compite con las mejores del mundo.

5. Caminar por las calles de esta ciudad muestra que es una mezcla de razas que representa a todos el mundo. Hay el concepto de la pequeña Irlanda, Rusia, Francia, China, República Dominicana, Holanda, etc. Pero lo que me llamó la atención es que en los seis días nunca vi a latinoamericanos pidiendo limosna. Los vi activos y productivos en los trabajos de construcción, restaurantes, hoteles, hostales, en tiendas, pero nunca en la precariedad o durmiendo donde pueden.

6. El Parque Central, por decirlo coloquialmente, es parte Reino Verde de Dios convertido en realidad, son cuatro kilómetros cuadrados de lagos, fuentes, esculturas, monumentos, arroyos, bosques densos, espacios de baile, exposiciones, árboles de colores de contraste con tonalidades otoñales de amarillos, rojos, verdes, etc. Tiene un mantenimiento profesional por las autoridades de sus campos deportivos, sus calles, semáforos, alumbrados, pista de patinaje, seguridad pública, juegos infantiles y bancas donadas por ciudadanos que aman este espacio de vida natural. Al lado de los rascacielos en un bálsamo para quienes pueden disfrutarlo en bicicleta, patinaje, corriendo o simplemente caminando. Los pacientes de hospitales cercanos ahí pasean gozando del oxígeno y sol en sus sillas de ruedas.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio