Accidente por negligencia en escuela


 
Ezenario BCS Martes, 4 Diciembre, 2018 01:00 PM

María Fernanda es una pequeña de cinco que el pasado 26 de noviembre estuvo a punto de perder el dedo de una de sus manos, esto debido a la nula atención por parte de su maestro.

De acuerdo al testimonio de Claudia Almaraz, mamá de María Fernanda, era alrededor de las tres de la tarde de ese día lunes, cuando iba camino a su casa tras haber sido dada de alta del Hospital por una posible parálisis facial. Al ir en el transporte se percató de que alguien le gritó, se trataba de su madre quien traía cargando a una de sus hijas menores, muy cerca del mismo Hospital del que ella acababa de salir.

“Yo iba en el transporte, cuando escucho que me gritan y era mi madrastra con mi niña cargando. Cuando me acerco a ellas le miré la mano a la niña y le miré mucha sangre, entonces nos fuimos al ISSSTE y ahí me dijo el doctor que podría perder su dedo porque estaba muerto, estaba muy pálido, solo la uña lo estaba sosteniendo. Fue así como de manera urgente la sometieron a una cirugía para ver que procedía, por suerte la niña no lo perdió pues le fue reconstruido tras una cirugía de nueve puntadas”, explicó Claudia, mamá de María Fernanda.

María Fernanda, a su corta edad ha sido detectada con cardiopatía y recientemente fue operada de corazón abierto, por lo que la niña no puede estar expuesta a situaciones de estrés que puedan hacer que su calidad de vida sea perjudicada.

De acuerdo al testimonio de su mamá, al llegar a casa cuestionó a su otra hija que es lo que había pasado, pues María Fernanda tiene una hermana gemela en el mismo salón. Ésta le explicó que estaban jugando dentro del aula cuando María Fernanda salió corriendo y un mesabanco le cayó encima provocando la lesión. Sin embargo, nunca se puso a disposición de un médico, ni tampoco se le notificó a la mamá.

“Tengo mucho coraje e impotencia, porque mi hija pudo haber perdido sus dedos, y en la escuela no le hablaron a la ambulancia en ese entonces. Incluso, cuando llegó mi madrastra por la niña, le dijo al maestro que le hablara a una ambulancia  y el maestro se negó a hablarle y hay maestros de testigos que le dijeron que procedieron a llamar a una ambulancia para que le dieran los primeros auxilios y el maestro no quiso porque dijo que él no estaba apto para hablarle a una ambulancia”, explicó Claudia Almaraz.

Por la situación, fue hasta día siguiente cuando supervisores llegaron hasta la Primaria de nombre “Roberto García Tortoledo” a fin de indagar qué era lo que había sucedido. Sin embargo, pese a que la hora de entrada de la directora era a las 7:30, eran ya las 8:20 y ella no estaba presente, sino hasta más tarde llegó a la escuela donde tuvo la oportunidad de explicar lo que sucedió.

Al respecto el director de Educación Primaria de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Felipe Reyes, señaló que se haría lo correspondiente, pues se trata de una situación grave. “La verdad es que es muy preocupante lo que está pasando, y atenderemos la situación con todo el profesionalismo que se requiere para el caso. Es un caso muy delicado y por lo tanto con ese profesionalismo lo tenemos que abordar” señaló Felipe Reyes de la SEP.

Esta situación trascendió más allá de la niña y su mamá,  pues la sociedad de padres de familia se manifestó en contra de lo sucedido y solicitaron la destitución de la Directora, ya que aseguraron no es la primera vez que suceden irregularidades en la escuela. Y en efecto, ese mismo día la directora Magdalena Acosta Romero fue destituida de su cargo por las acusaciones de los padres de familia. No obstante, la mamá de la menor asegura que mucha responsabilidad tiene el maestro, pues él se negó a brindarle ayuda.

“Yo busco que se haga justicia, nada más, que cualquier cosa que le vaya pasar a mi hija en su dedito que se haga responsable el maestro. Ni siquiera ha tomado la iniciativa de irme a buscar a mí, sabe dónde vivo, y otra cosa que quiero agregar aquí: mis otras dos niñas ya no quieren asistir a la escuela, porque tienen miedo que el profe se les vaya encima  o que tomen represalias. Hoy no asistieron y mi pendiente es porque las niñas tienen becas de Sedesol y las faltas que las vayan a sacar, pero tienen miedo ninguna de las dos niñas quiere asistir ya”, señaló la mamá de la víctima.

Finalmente la menor espera ser recuperada de la cirugía y será en 30 días cuando se percaten de las consecuencias que pueden quedar en su dedo. Por otra, parte la madre de familia realizó las denuncias correspondientes en contra del maestro a quien hace responsable.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio