Abuso de poder de ministeriales

Fotos: Antonio de Jesús Cervantes G..- Las lesiones que el menor sufrió por parte del agente ministerial demuestran el uso de la fuerza para evitar que pudiera documentar la detención arbitraria y las violaciones a los derechos humanos
 
Ezenario BCS Martes, 4 Diciembre, 2018 01:00 PM

Estando dentro de su propiedad, Deysi Isabel de la Cruz Romo fue extraída a la fuerza y arrastrada, y su hijo adolescente resultó lesionado por la fuerza bruta que utilizaron los oficiales al ejecutar una orden de aprehensión por un delito no grave

Deysi Isabel de la Cruz Romo llegaba a su casa como normalmente lo hacía después de una sesión laboral, sin embargo, se percató que ya la perseguían dos hombres bordo de un automóvil sin placas, sin logos institucionales, su primera reacción fue meterse a la cochera y llamar a su hijo adolescente para que la apoyara en la emergencia.

Los hechos ocurren el sábado 24 de noviembre alrededor del mediodía en la colonia Paraíso del Sol, un horario de gran movilización de personas en la zona.

Se trataba de los mismos Policías Ministeriales que ya la habían detenido en una ocasión anterior, pero la víctima contaba con un Amparo Federal, y es que desde años atrás, Deysi Isabel ha sido acusada por una empresa de Guadalajara, Jalisco dedicada al tratamiento de pies, supuestamente por robo, ya es la segunda vez, la primera ocurrió cuando Deysi terminó de prestar sus servicios a la empresa y decidió trabajar por su cuenta.

“En ese momento, la acusan por unos pagarés, más de 200 mil pesos, pero ella fue obligada a firmarlos porque estaba abandonando la labor con ellos, no querían que dejara el empleo pues, ese caso se gana, porque se demostró que la privaron de la libertad para obligarla a firmar y viene este otro caso, que no es un delito grave, ya la habían detenido los oficiales a sabiendas de que contaba con el Amparo, pero bueno todo se trata de presión y acoso, ahora abuso Policial”, dijo uno de los testigos.

La afectada, estando dentro de su propiedad, fue extraída a la fuerza y arrastrada, su hijo adolescente lesionado por la fuerza bruta que utilizaron los oficiales, los cuales no estaban plenamente identificados con logotipos o gafete de trabajo, la unidad era particular.

Agentes de la Policía Ministerial que ejercieron abuso de poder en Deysi Isabel; esta foto da muestra de la primera detención y fue tomada por la propia afectada momentos antes de ser detenida. Su hijo menor logró identificar al agente que de nueva cuenta usó la fuerza desmedida

“Elementos de la Policía Ministerial del Estado, allanan un domicilio sin orden de cateo, detienen por la fuerza de manera violenta a una madre soltera, a una persona de condición humilde, a golpes la sacan de su casa, sin zapatos, la arrastran, la suben a un carro particular, hay evidencias de vídeo y fotografías que toman algunos vecinos, donde se ve cómo la mujer, va circulando esta unidad y la mujer va con los pies de fuera y la puerta abierta el vehículo, o sea todos los protocolos de detención, son salvajemente violados por estos señores”, refiere el abogado de la víctima de abuso policial.

Los oficiales llegaron con engaños al domicilio de la víctima, los agentes se presentaron como elementos de la Policía Ministerial encargados de notificar a los ciudadanos, dicha conversación quedó grabada, pues justamente mantenía una conversación con su abogado para confirmar.

Víctima: Sí dígame, espere Licenciado que aquí están las personas que me detuvieron el otro día.

Abogado: Ajá.

Víctima: Sí, dígame.

Policía Ministerial: Venimos a platicar con usted

Víctima: ¿Sobre qué asunto?

Policía Ministerial: Es el mismo asunto, vengo a notificarla nada más.

Víctima: Que me viene a notificar algo.

Abogado: ¿Está usted en su casa?

Víctima: Estoy en mi casa, estoy en la parte de afuera (cochera) estoy en mi auto. Acabo de llegar.

Abogado: ¿Pero está dentro de su casa?

Víctima: estoy en mi terreno.

Abogado: No se baje del carro, baje la ventanilla, que le notifiquen lo que le tengan que notificar, sabe qué, dígale que la notifique y me lee la notificación.

Policía Ministerial: Nada más es para darle un documento, señora.

Víctima: Lo voy a poner en altavoz

Abogado: Ok. Entiendo que la están notificando, recibe la notificación, le firma de recibido, tómele una foto y mándemela.

Víctima: Quiere que me baje del carro.

Abogado: No, no se baje, ya le hicieron eso no se baje, no necesitan que se baje del carro para que la notifiquen, ya le hicieron eso una vez, que la notifiquen donde está usted.

Víctima: Notifíqueme, aquí donde estoy.

Policía Ministerial: Le pido que baje del vehículo señora.

Víctima: Me dice que no.

Abogado: Entonces dígale que nosotros vamos el lunes a notificar directamente a la Procuraduría.

Víctima: Nosotros vamos a notificar allá directamente.

Policía Ministerial: Si está bien, vámonos.

 

Al cortar la llamada, uno de los dos Policías Ministeriales, se abalanzó sobre la mujer y la sacó del carro a jalones, por lo que la víctima comenzó a gritar y salió su hijo adolescente.

“Le da el teléfono mi mamá en ese momento a mi hermano, le dice sabes que graba. A cómo pudo se lo dio el teléfono a mi hermano, mi hermano intentó grabar y en ese momento se le va encima la otra persona que iba con el policía, eran dos ministeriales que fueron por ella, lo golpeó, lo tiró al pavimento, lo ahorcó diciéndole con groserías que le diera el teléfono.

Policías Ministeriales arrastraron y golpearon a Deysi Isabel, se la llevaron a la fuerza y además, se la llevaron con los pies colgando

“¿Qué le dijo el Policía? “Dame el pinche teléfono, te estoy diciendo que me des el pinche teléfono cabrón” esas son palabras que textualmente utilizó el policía y quedó asentado en una demanda que levantamos inmediatamente el día sábado; mi hermano es un niño de 13 años, como va ponerse a competir con una persona que está entrenada para detener delincuentes”, expresó a ZETA el hijo mayor de la víctima.

El abogado explicó que después de llevarse a la fuerza a la señora Deysi, quedan en la casa un menor de edad en situación de abandono y un adulto mayor 84 años y aparte con discapacidad.

“Se violan protocolos de protección a las personas mayores, protocolos de actuación en defensa de los menores. Debió haberse llevado una trabajadora social que atendiera al menor, cuidados mínimos para la señora discapacitada. No les importó, llegaron violentaron los derechos humanos de la familia, la integridad física de la señora, la detuvieron y se la llevaron y no la pusieron a disposición del juez, hasta que el Visitador Derechos Humanos se presentó a los separos de la policía judicial”, lanzó el abogado.

 

PRISIONERA DEL SISTEMA E INCOMUNICADA

“Se trata de un delito no grave, entonces nos parece muy curioso que, para algo que tiene trascendencia como es el caso de un violador, tengan muchos pretextos para no trabajar, en el caso de un delito no grave entonces ahí sí, todo el uso de la fuerza, todo el poder, hay mucho de simulación en todo esto, hay mucho de abuso de poder, es indispensable meter órganos de control que supervisen el trabajo de la Policía Ministerial. No podemos seguir dándole un arma y una instrucción, y un ejercicio de poder a sujetos sin preparación, sin capacidad, sin sentido humano”, expresó el abogado de la víctima.

Relatan familiares de Deysi Isabel que fue “levantada” por Ministeriales a las 12:30 aproximadamente, en la fotografía tomada en el momento en que fue trasladada, se ve la “unidad policial”.

La fotografía es muy clara, denota el vehículo sin logos de la PGJE, automóvil cuatro puertas tipo Lancer, Mitsubishi color negro, la puerta trasera del lado derecho está abierta y en circulación, de la víctima sólo se le ven los pies colgando, descalzos.

El “arresto” fue frente a una escuela, a la vista de decenas de vecinos que se acercaron al lugar al escuchar los gritos de auxilio de la víctima, pese a que se hizo de una manera “ilegal”, con engaños y con el uso de la fuerza, la mujer fue llevada e incomunicada.

“Esa detención de un delito no grave se hizo en sábado, en el año 2000 el Procurador emite una circular, un acuerdo del Procurador, que prohibía que se hicieran detenciones de delitos no graves en los fines de semana, esa circular es vigente, pero parece que no les importa y no la respetan.

Es decir, cuando se trata de un delito grave todas las horas son hábiles para ejercitar el mandamiento aprehensor, pero en delitos no graves, para evitar este tipo de abusos donde las personas quedan incomunicadas dos o tres días, se prohibió que se ejecutara orden de aprehensión delitos no graves en fines de semana. “Todos los procedimientos los violaron estos señores, es grave”, reveló un experto en Justicia Penal consultado por ZETA.

La versión de los familiares es que su madre estuvo incomunicada y todos negaban información de su paradero, desde las 12:30 en que fue “levantada” por Policías Ministeriales, nadie supo de ella, incluso negaban la información.

Fue a las 16 horas y 54 minutos que el Visitador de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos pudo acceder al Centro de Reinserción Social (Cereso) de La Paz, allí pudo constatar que se encontraba Deysi Isabel de la Cruz Romo interna en el penal, además contaba con lesiones visibles.

En el acta circunstanciada a la que pudo acceder ZETA, denota lesiones de tipo contusa eritematosa de manera irregular en el dorso del pie izquierdo con limitación de movimiento y deambulación, además marcas en antebrazo derecho, muñecas, muslo izquierdo y pie izquierdo.

Lesión contusa – Esta lesión es causada por compresión o tracción con un objeto que no tiene la capacidad de cortar pero que causa solución de continuidad en la piel.

Eritematosa.- es un término médico dermatológico para un enrojecimiento de la piel condicionado por una inflamación debida a un exceso de riego sanguíneo mediante vasodilatación.

ZETA platicó con uno de los familiares que ingresó a ver a Deysi Isabel, relata que estaba muy mal emocionalmente, pues al ser una familia humilde y que personas con tanto poder les estén haciendo la vida de cuadritos.

“Cuando yo miré a mi mamá después de varias horas de estarla buscando, porque me la negaron, no me decían información correcta, nadie sabía, todos desconocían dónde está mi mamá, cuando yo la logré ver, fue porque ya estaba recluida en el Cereso. Mi mamá todavía estaba descalza, estaba muy, muy mal emocionalmente, con justa razón, diciéndome que traía todo moreteado todo el brazo, que traía lastimado uno de sus tobillos”, refirió el familiar.

Al menor de 13 años que había tratado de documentar el arresto de su madre también fue violentado por uno de los oficiales, mientras uno arrastraba a la víctima, el otro Policía Ministerial se encargaba del “peligroso” adolescente con el celular en mano.

“Se lastimó uno de sus pies, le quedaron marcas en el cuello, para la hora que yo le tomé las fotografías, ya estaba, ya habían pasado varias horas de ese incidente, ya no se nota tanto la sangre, como le había quedado lastimado su pie, y su cuello, pues ya estaba perdiendo lo que es la coloración de las marcas, pero aun así se alcanza apreciar eso”, agrega el familiar.

El agente de la Policía Ministerial consiguió su propósito, evitar que el menor pudiera grabar y documentar la detención con el uso de la fuerza desmedida. De resistirse Deysi Isabel del arresto, esto pudo haber terminado muy mal, pues el oficial que sometió al menor no cedió hasta que fue parado por su pareja.

“Esa persona hubiera seguido atacando a mi hermano hasta lograr quitarle el teléfono, pero la persona que estaba arrastrando para meter a mi mamá al vehículo, le gritó: ya pareja. Así fue como me lo mencionó mi hermano. Luego, suelta a mi hermano, después de taclearlo, tirarlo al piso, lo ahorcó con los brazos, no fue con las manos, fue con los brazos, le dejó marcas en el cuello, después de que intentó pararse mi hermano, lo siguió ahorcando, lo soltó. Después se fue y se pone en el asiento del chofer y arranca el vehículo, va con la puerta abierta, mi mamá con los pies todavía de fuera del vehículo, una persona que no se opuso, no había una orden, todo muy por fuera de la ley”, señaló el hijo de la detenida.

 

POLICÍAS ACOSADORES Y ABUSIVOS

La víctima confesó que el 6 de noviembre fue detenida por elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), los mismos elementos que la detuvieron el pasado sábado, explica que se negó a bajar de su carro, pues no la querían notificar, sino detenerla con engaños.

“La víctima confiesa que arremetieron en su contra y son los mismos elementos de esta segunda ocasión que la detuvieron. Manifiesta que puede identificarlos plenamente a los agentes, sólo que no sabe sus nombres; además manifiesta que es posible que su hijo menor haya captado en imágenes a los agresores”, esta fue parte de la versión que hizo a las autoridades al momento que la Comisión Estatal de Derechos Humanos tomó cartas en el asunto.

El hijo adolescente, la madre de la tercera edad y decenas de vecinos dieron cuenta de los hechos; una injusticia y el abuso cometido por servidores públicos de la PGJE, que en los últimos detalles brindados, ya estaban plenamente identificados dos de los oficiales involucrados.

“Mi mamá llega a la casa, se mete a la cochera en su vehículo, estando dentro vehículo, ella le pita para que salga rápido a mi hermano para mostrarle que esas personas, ya que ya había tenido un encuentro anteriormente, porque aparentemente son Ministeriales y por el mismo problema que tiene, que está muy mal el proceso, pero al final de cuentas, le tocó que volvieran a llegar, supuestamente a notificarle. Le dicen “señora nos la vamos a tener que llevar”, diciendo eso, la saca del vehículo, la arrastra fuera de la propiedad, la saca de la casa, sin orden de allanamiento, sin mostrar una orden de aprehensión, usando la fuerza, una mujer que no se estaba oponiendo, no se estaba resistiendo, a jalones la arrastró hacia el vehículo”, fue el único recuerdo que le quedó a su hijo, después de ese incidente tuvieron que pasar más de cuatro horas de incomunicación de la detenida.

Tuvo que llegar derechos humanos y dar cuenta que la mujer estaba recluida en el penal de La Paz y que además de todo contaba con lesiones visibles.

En un proceso repleto de abusos de poder, los familiares, sobre todo los hijos de la víctima, hicieron un profundo llamado a las autoridades estatales. Dicho llamado no fue para que liberen a su madre, pues confían en que es inocente, sino en que se castigue a todo aquel servidor público que esté metido y que esté retorciendo la ley a beneficio de alguien.

“Lo único que queremos es que las autoridades como un Procurador, como un Magistrado, no entorpezcan el proceso, que no se metan en cosas que no se deben de meter, y que si alguien lo hace, tomen las cartas en el asunto, con respeto a la ley y con todo el peso que lo merece. Así como están atropellando los derechos de mi mamá, que también ejerzan todo el peso de la ley con toda esa gente que está abusando del poder”, finalizó.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio