Víctima de agresión en Malecón de La Paz

Fotos: Antonio de Jesús Cervantes G.
 
Ezenario BCS Martes, 13 Noviembre, 2018 01:00 PM

Como se publicó hace tres meses en ZETA, el malecón de La Paz, es “el corredor del libertinaje”.

Caracterizado por sus bellos atardeceres, el malecón de La Paz es uno de los sitios públicos más concurridos por habitantes de la ciudad, ya sea en plan familiar, de paseo o plan deportivo, pero no solo es visitado por los habitantes, no existe un solo turista que arribe a la ciudad sin que pase a conocer este emblemático lugar.

Pero al mismo tiempo, es la viva representación de que un ciudadano es libre de hacer lo que guste, sin importar a quien pueda perjudicar, pues su derecho al libre tránsito le hace creer que en esa área puede hacerse cualquier cosa. Ha pasado con los mismos elementos de seguridad que han sido detenidos por ingerir bebidas alcohólicas, personas que han circulado semidesnudas y demás.

Los principales problemas en el malecón de La Paz, tienen que ver con el uso de las bicicletas sobre la banqueta, el consumo de bebidas embriagantes, la saturación de comerciantes ambulantes y el paseo de mascotas en la zona. Esta última es la que mayormente ha puesto en discusión a ciudadanos y autoridades, pues aunque el reglamento del malecón indica que no pueden circular mascotas, la gente pasa por alto este artículo.

“Queda prohibida la circulación de todo tipo de mascotas en el malecón de La Paz, haciéndose acreedores a una multa de 20 salarios mínimos los infractores de esta disposición. Únicamente se permitirá la circulación de mascotas adiestradas para conducir y auxiliar a personas con capacidades diferentes”, señala el Artículo 11 del Reglamento del malecón.

De manera reciente Elizabeth Geraldo, quien es una deportista, denunció haber sido atacada por un perro mientras corría en el malecón de La Paz.

“Me siento triste ya que hace un rato acudí al malecón a correr en compañía de amigas, deporte que realizo a diario en nuestro bello malecón y  todo parecía que terminaría bien, pero a inmediaciones del Hotel Perla fui atacada brutalmente por un perro que al pasar corriendo a su lado, brincó y alcanzó a morderme un brazo”, expresó la víctima en redes sociales.

Según el testimonio de Elizabeth, el perro que la atacó era un perro de raza Pastor Belga que, aunque es caracterizado por ser un perro doméstico, suelen ser perros agresivos y sobre todo perros fuertes.

“Yo iba casi culminando mi entrenamiento cuando de pronto, al momento de pasar junto a él fue cuando me agarró por atrás. L a dueña lo único que hizo fue medio retirarse porque no podía dominar el perro,  el perro venía con correa y está bastante fuerte entonces se movió un poquito y yo con el show me mareé y me tuve que sentar porque sangré mucho”, relató la víctima.

Por desgracia, la dueña de esta mascota aprovechó la distracción después del ataque, y se retiró del sitio, pasando por alto lo que había hecho el animal, con tal de librarse de la infracción a la que sería merecedora, y sobre todo, de los gastos médicos que tendría que asumir.

Ciudadanos han rechazado por completo que no sea respetado dicho reglamento, pues no solo pone en riesgo la vida de los adultos, sino también de todos aquellos niños que son llevados a jugar al espacio recreativo, pues aseguran, de ser atacado un niño puede costarle la vida.

“No es por ser malos seres, pero la verdad es que las mascotas sólo son una amenaza latente y además contaminan. También tengo una mascota, pero soy responsable y sé que no pondría en riesgo la vida de niños que también disfrutan de este espacio, tan solo imaginemos lo que una mordida de un animal podría hacerle a un niño… si a un adulto le va mal. Se tiene que hacer valer el reglamento y se tiene que castigar a quienes no cumplan con él”, señaló Alba Solís, visitante del malecón.

Al respecto, ninguna autoridad municipal, ni estatal se ha pronunciado sobre el tema para hacer valer los reglamentos de este malecón, mejor conocido como “el corredor del libertinaje”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio