Tijuana humana, solidaria y fraterna

Foto: Internet/Huyen de la violencia, el terror, la miseria y el desempleo
 
Opinionez Lunes, 26 Noviembre, 2018 12:00 PM

A los centroamericanos que huyen del terror y buscan trabajar

 

La ciudad ha crecido al límite de tres millones de habitantes y ante las grandes carencias generales se torna explosiva y violenta al extremo por la desigualdad, pobreza, violencia, corrupción e impunidad en sus tres niveles de gobierno, con el silencio cómplice del empresariado autista y petrificado.

Es tiempo de despertar socialmente y presionar ante el caos agravado. Tijuana es una bomba de tiempo, un clima de violencia descontrolada que bordea los límites del abismo. Las barricadas con alambres de púas en el paso a EUA son terrible señal.

La llegada de miles de centroamericanos a Tijuana y otras fronteras ha sacudido a la población con la siembra de miedos falsos y las respuestas solidarias a hermanos, familias, niños que viajan solos, que huyen de la violencia, el terror, la miseria, el desempleo, los despojos y asesinatos de que son víctimas en países sin ley, Estado o sentido social fraterno.

Las razones del éxodo latinoamericano que apenas se inicia y es una crisis internacional se repite en Grecia, Italia, España; en toda Europa hay flujo permanente de migrantes. Que no sorprenda la realidad de caos que se vive en estos pueblos del hemisferio sur, pero finalmente invadidos, controlados por la política colonial de los poderes fácticos de las transnacionales, explotan su trabajo, sus recursos naturales en grados de expoliación inhumana.

Somos el camino de la droga, de la migración desde hace siglos y acentuado en las últimas décadas. Las huellas y oleadas de asiáticos están presentes en Baja California, Sinaloa, Sonora y todo el país.

Fueron miles de trabajadores chinos que se reclutaron para los trabajos más duros en los desiertos de Sonora y Norteamérica congelada, y ante la adversidad, construir los caminos, túneles, puentes y las vías de los ferrocarriles.

El mérito por su enorme capacidad de trabajo de los migrantes, porque fueron los pioneros, las incansables máquinas humanas que hicieron posible las bases del desarrollo de las comunicaciones y otras obras de infraestructura en zonas áridas y de difícil asentamiento.

Y no se les ha reconocido esa faena histórica de pioneros, al contrario, se les ha marginado como a los albañiles que construyen palacios y viven en barracas.

Sucede un fenómeno geográfico en México como paso casi obligado para ingresar a los Estados Unidos por donde pasan migrantes de todo el mundo. El negocio de los traficantes de indocumentados por las oportunidades del mercado, de fiesta total por la ola hondureña.

Cuántos centroamericanos con recursos suficientes están pasando tranquilamente por la garita con el sistema de corrupción que existe en aduanas; por túneles que operan a lo largo de la frontera o por montes de Tecate.

La violencia contra cualquier ser humano es algo que prende los focos rojos. Faltaría que el “Patas” y “Kiko” revivan como trágico remedo del nazi Sheriff Joseph M. Arpaio.

Si tuviéramos un grupo de gobernantes con sentido común, desde hace décadas estarían preparados con un plan de emergencia por la experiencia histórica de esta frontera de millones de migrantes de todo el mundo en busca de sobrevivir.

En un momento de lucidez se reúne a la inteligencia en instituciones pensantes para definir las necesidades y reclamar recursos a la Federación para atender al constante río migratorio.

Se requiere un discurso que explique que esta ciudad está sobre-fatigada por el crecimiento desordenado y caótico, que como muchas fronteras no tiene los recursos materiales, éticos, económicos, la estructura de organización ni la capacidad por un gobierno decadente y mediocre. No es posible ni viable recibir mayor población en la magnitud que llega ordinariamente, mucho menos decenas de miles en semanas.

La ciudad se colapsa en transporte, seguridad, educación y salud, pero también en su presupuesto y en una clase política inepta y voraz y que aspira a perpetuarse en cualquier rendija de poder.

Por eso preocupa que se perpetúe la corrupción, el conflicto de intereses de aquellos refugiados del hundimiento el 1 de julio. Donde el PRI y el PAN en pleno naufragio buscan salvarse en la comodidad de Morena, donde campea el oportunismo. La otra migración, esta política, confunde a las bases de AMLO y a la ciudadanía independiente que votó por un cambio.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio