Porque no le dio la mano, el Chapo mató al hermano del Señor de los Cielos: Rey Zambada


 
Destacados Lunes, 19 Noviembre, 2018 02:33 PM

Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias el Chapo, mató en un cine de Culiacán, Sinaloa, en el 2004, a Rodolfo Carrillo Fuentes, porque el hermano del Señor de los Cielos y del Viceroy no le dio la mano, aseguró este lunes Jesús Zambada García, alias el Rey, testigo clave del Gobierno de Estados Unidos y sub líder del Cártel de Sinaloa desde 1987, hasta su arresto en 2008.

Dicho asesinato causó una guerra entre los cárteles de Sinaloa y Juárez, afirmó el Rey, de 57 años de edad, durante el tercer día del juicio que se lleva a cabo en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York en contra del capo sinaloense, quien enfrenta 11 cargos relacionados al narcotráfico.

“Cuando [Carrillo Fuentes] se fue, ‘El Chapo’ le dio la mano y le dijo: ‘Hasta luego, amigo’, y Rodolfo lo dejó allí de pie con la mano extendida”, dijo Zambada García, hermano del Mayo, al jurado. Esto provocó que Guzmán Loera matara al capo y a su esposa Giovanna Quevedo, quienes iban acompañados de sus dos hijos pequeños, los cuales sobrevivieron.

“El Chapo estaba enojado” y dijo “que lo iba a matar” porque “no aguantaba más a Rodolfo”, contó el Rey, según el relato de la reunión que le hizo su hermano Ismael Zambada García, el Mayo, cofundador del Cártel de Sinaloa y coacusado del Chapo. Los Carrillo Fuentes vengaron la muerte matando a uno de los hermanos del Chapo, Arturo Guzmán Loera, el Pollo, quien fue asesinado de siete balazos dentro del penal de máxima seguridad de La Palma, en 2005.

Además, el Rey reveló un plan del Cártel de Sinaloa para asesinar en 2005 a José Luis Santiago Vasconcelos, en 2005, exsubprocurador de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo) y después subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la Procuraduría General de la República (PGR), quien “lo único que hacía era que no cooperaba con nadie” del narcotráfico.

El hermano del Mayo describió a Santiago Vasconcelos como “un alto mando de la PGR, policía al que todo el mundo tenía respeto y miedo porque no agarraba dinero […] de parte del narcotráfico […] Se me pidió formar parte de plan que ayudara a localizarlo y proporcionando seguridad a los pistoleros”.

El Rey contó que cumplió con su cometido y buscó “la manera de localizar” al alto funcionario federal, hasta que finalmente dio con su paradero, y una vez que supieron dónde estaba, preguntó al “Mechudo”, el jefe de “sicarios” de su hermano, el Mayo, cómo iban a asesinarlo.

“No me pareció correcto lo que iban a hacer”, dijo, por lo que afirmó al jurado en la Corte que “se salió de la operación”. Además, Juan José Esparragoza Morena, alias el Azul, le dijo al Mayo que el asesinato “Iba a ser un problema grave”, por lo que su hermano, tras escuchar las opiniones, le pidió que se olvidara del tema.

Tiempo después, el Rey recibió una llamada de Ignacio “Nacho” Coronel Villareal, otro de los líderes del Cártel, para que le ayudara con unos pistoleros que le habían detenido en Ciudad de México, plaza que controlaba Zambada García.

“Hablé con el jefe operativo de la policía”, explicó el Rey, pero no pudo hacer nada a pesar de que lo tenía en la nómina del Cártel. “Este es un asunto delicado […] esta gente iba a matar a Vasconcelos […] y uno de ellos ya está hablando”, le dijo el oficial.

El Rey también señaló a El Chapo” de ordenar el asesinato de Julio Beltrán Leyva por haber desobedecido una orden de no hacer un envío de cocaína a Acapulco. Aunque el capo era protegido por la policía de Durango, un pistolero que participó en la operación contó a Zambada García “que lo habían acribillado a balazos, que le habían cortado la cabeza y que le había quedado colgando por un pedacito”.

Durante las tres primeras tres horas que duró su testimonio de este lunes, el Rey contó sobre el supuesto pago de 250 mil dólares en sobornos a un teniente coronel, quien avisó que, en 2003, había un operativo inminente para detener al Chapo.

Guzmán Loera, protegido por 30 a 40 pistoleros, usaba pistolas, rifles tipo AK-47 o “cuerno de chivo” y hasta bazucas, y no dudaba en matar cuando lo consideraba necesario para proteger los negocios del cartel o ampliar su poder, según lo aseguró el Rey en su testimonio.

Los testimonios del Rey han sido objetados más de una docena de objeciones de parte de la defensa. Asimismo, durante la audiencia, Guzmán Loera voltea constantemente a ver a su esposa Emma Coronel Aispuro, quien viste de negro.

Se espera que en la sesión vespertina de este lunes culminé el interrogatorio de la Fiscalía al Rey, para que, posteriormente, la defensa de Guzmán Loera pueda cuestionar a este primero testigo.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio