Nereida y su granja; la tregua con delincuentes

Foto: Archivo.-Nereida Fuentes
 
Cuentahiloz Lunes, 12 Noviembre, 2018 01:00 PM

El nombre de Nereida Fuentes y su empresa familiar ha sido tema en reuniones estales de seguridad pública. El papel de la presidenta municipal de Tecate frente a la inseguridad se ha tocado en juntas oficiales donde se ventilan actos del crimen, estrategias u obstáculos; saben, y así lo aseguran, que un hermano de la alcaldesa tuvo un “problema” con un grupo criminal en una de las zonas de Tecate de mayor índice delictivo, la parte rural. Justo donde la priista consolida su empresa, una granja criadora de cerdos.

A decir por los mandos, Fuentes tiene -en el mejor de los casos– un acuerdo no dicho entre su persona y grupos del crimen que operan en la colonia Luis Echeverría Álvarez, mejor conocida como El Hongo, ubicada entre Mexicali y Tecate, colindante con Estados Unidos.

Así la trama: hace tiempo el hermano de la presidenta municipal tuvo un enfrentamiento con los “dueños” de la delincuencia en El Hongo, zona donde impera el tráfico de drogas y de personas hacia Norteamérica, así como la organización de “huachicoleros” dedicados al robo y venta de combustible. En El Hongo se vive el ajuste cuentas, la desaparición, el robo y la violencia es tierra de nadie, o, mejor dicho, de una sola organización criminal, donde miembros del Ejército incluso han sido atacados a tiros durante sus patrullajes.

En las páginas de ZETA se ha dado detalle de nombres, apellidos y fotos de quienes encabezan el grupo criminal, sus lugares de influencia, sus cómplices en el gobierno y los detalles de sus operaciones. Pero no ha pasado mucho. Sí la Procuraduría General de la República, entidad a la que corresponde la tarea, hace como que no ve, qué se puede esperar de la Policía Municipal.

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora.- Francisco Castro Trenti

En todo caso, la Secretaría de la Defensa Nacional y la seguridad de Petróleos Mexicanos, acompañados de la Policía Ministerial del Estado, pudieran presumir detenciones importantes, decomiso de armas y vehículos, patrullajes y la localización de decenas de tomas clandestinas.

Con decir que no hace mucho, a pocos metros de una toma para robar gasolina descubierta de noche por una corporación, se encontró una patrulla municipal con las luces apagadas, prácticamente cuidando el negocio.

En la zona el dinero ilícito es el poder ante la ausencia de gobierno: una sola patrulla y dos agentes por turno para toda la delegación por parte del gobierno que encabezan Nereida Fuentes y Francisco Castro Trenti, su director de Seguridad Pública.

La suerte se cruzó con la política, pues es sabido que la familia de la alcaldesa tiene un rancho a unos 17 kilómetros de la Carretera Libre a Mexicali. Ahí se crían cerdos y se comercializa su carne.

Casualmente, desde que Nereida ha estado en puestos de elección popular otorgados por el Partido Revolucionario Institucional, como la regiduría, la diputación local y actualmente la presidencia municipal -todas al hilo-, su empresa ha mejorado notoriamente. Ya tienen cuatro distribuidoras de carnes, dos en Tijuana y otras dos en Tecate, han hecho acuerdos comerciales con una cadena importante de supermercados e introducido al mercado productos que ellos mismos procesan.

En el Registro Público de la Propiedad y el Comercio no existe inmueble o constitución empresarial a nombre de Nereida ni de su esposo. Ni su casa aparece inscrita. Pero todos los cercanos saben que es su negocio.

Los círculos de la seguridad pública conocen la historia. Dicen que es por temor a alguna repercusión contra su hermano, encargado de la empresa, que la señora tecatense ha dado la instrucción directa de que “no se les moleste”… y los resultados hablan por sí mismos.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio