Libera PGR al “Wicho” Garibay antes de presentarlo ante el juez

Foto: Cortesía.- Luis Alfredo Garibay Félix, "El Wicho", saliendo del hospital general, donde fue atendido por una intoxicaión
 
Edición Impresa Lunes, 5 Noviembre, 2018 01:00 PM

Luis Alfredo Garibay Félix alias “El Wicho”, vuelve a evadir la acción de la justicia y nuevamente la Procuraduría General de la República lo deja en libertad. Integrantes del Grupo de Coordinación indican que uno de los descendientes del legado “Garibay”, es uno de los objetivos principales del combate al narcotráfico y narcomenudeo en Mexicali. Autoridades federales y locales no cuentan con orden de aprehensión en su contra

Pese a que el Grupo de Coordinación lo identifica como uno de los objetivos principales para combatir el narcomenudeo y tráfico de drogas en Mexicali, la Procuraduría General de la República (PGR) decidió liberar a Luis Alfredo Garibay Félix alias “El Wicho”, detenido el viernes 26 de octubre en un operativo realizado en el Ejido Chiapas II.

El argumento obtenido extraoficialmente a través de la dependencia federal, es que no había elementos para presentarlo ante el juez, por lo que sólo su cómplice, de nombre Gerardo Rodríguez González, fue enjuiciado y vinculado a proceso por el delito de portación de arma de fuego; se le otorgó la prisión preventiva por no acreditar su residencia en ese municipio.

Cabe recordar que la Policía Estatal Preventiva (PEP) realizó un operativo en la comunidad rural donde reside la familia Garibay, que durante los años 90 y el nuevo milenio, causaron impunemente grandes crímenes, entre homicidios y secuestros, además de adjudicarles el tráfico de grandes cantidades de droga por esta frontera.

Según información obtenida durante la audiencia de vinculación a proceso de Gerardo -quien es inocente hasta que se demuestre lo contrario-, agentes estatales transitaban junto a un canal abastecedor, cuando observaron a unos 50 metros al hoy imputado y al “Wicho” Garibay, caminar hacia una camioneta Chevrolet Suburban.

Los oficiales descendieron para intervenirlos porque uno de los involucrados portaba un rifle calibre AR-15, por lo que detuvieron su marcha para detenerlos, generando un enfrentamiento entre policías y presuntos delincuentes que culminó con la detención de ambos sujetos.

En la carpeta se estableció que los oficiales ingresaron a un predio para detenerlos a raíz de las detonaciones, pero no pudieron acreditar los disparos con evidencia física, ya sean casquillos, activación del arma o incluso alguna foto donde se acreditara que su unidad fue perforada por proyectiles.

“El Wicho” y Gerardo, detenidos con armas y drogas

Según el juez, tampoco pudieron acreditar que el único detenido tuviera la posesión de 108 kilogramos de marihuana ni de una de las armas al interior de la unidad, pues argumentó que dichos objetos podían ser del otro involucrado que no fue presentado ante el juzgador.

Esto quiere decir que de los delitos de posesión de marihuana para comercio y de dos armas de uso exclusivo del Ejército, sólo quedó la portación de uno de los rifles, por lo que su condición jurídica mejoró enormemente a raíz de la no presentación de Garibay Félix ante la autoridad correspondiente.

En la misma declaratoria que obra en el expediente 371/2018, se determinó que ni Gerardo ni Luis Alfredo, fueron detenidos de manera inmediata, pues se escondieron en una parcela y detrás de un inmueble de ladrillos; la búsqueda duró una hora, por lo que no tendrían total certeza de que se tratara de la misma persona.

De hecho, la prolongada exposición a los químicos de las parcelas provocó una intoxicación en “El Wicho”, quien tuvo que ser trasladado al Hospital General para su atención, justo después de ponerlo a disposición de PGR.

Información de Inteligencia de la PEP considera a “El Wicho” uno de los objetivos más importantes del combate a la delincuencia en Mexicali, ubicándolo como integrante de la agrupación delictiva Los Garibay, cuyo líder, Manuel Garibay Espinoza, permanece en libertad luego de evadir varios procesos judiciales a nivel federal como local, entre éstos por el asesinato de un agente de la Policía Ministerial del Estado, de nombre José Federico Alvídrez, en el año 2002.

Luis Alfredo Garibay también está relacionado con el robo de armas ocurrido en una estación de policía en el Ejido Nuevo León, en el Valle de Mexicali, donde varios individuos irrumpieron y sometieron a los agentes, para posteriormente hurtar diversas armas de las que a la fecha se desconoce su paradero.

Es la segunda vez que “El Wicho” evade tan fácilmente la acción de la justicia, pues en 2012, el presunto operador del Cártel de Sinaloa fue capturado en Tijuana, en compañía de su guarura José Luis Mora López “El Chinto”.

“El Wicho” fue liberado en 48 horas, pues ni la procuraduría estatal ni PGR tenían un solo expediente contra él, mientras que su escolta fue procesado y sentenciado a 50 años de prisión por un doble homicidio ocurrido en el Valle de Mexicali. Sin embargo, recobró su libertad a través de apelaciones.

Ante su detención, Ricardo Iván Carpio, subprocurador de Investigaciones Especiales, expuso que se buscó en expedientes información que lo relacionara con algún caso de narcomenudeo, pero fue inútil: Garibay Félix ni siquiera pisó el Centro de Reinserción Social de Mexicali.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio