La negociación

Foto: Archivo
 
Dichoz y Hechoz Lunes, 19 Noviembre, 2018 12:00 PM

En la oficina privada del senador Jaime Bonilla se reunieron una suerte de individuos para negociar en lo oscurito lo que se ha de votar en el Congreso del Estado. En el lado de los morenistas, lo que les interesa es que la gubernatura siguiente, que de acuerdo a la Ley está para un periodo de dos años con la intención de empatar la elección estatal a la federal intermedia -y no a la elección presidencial-. Mientras los gobiernistas lo que quieren es que en el Congreso les sea aprobado otro endeudamiento, y un aplazamiento para la obra de un segundo piso en Tijuana (reportaje en página 16-A de esta edición) con el aval de los de Movimiento Regeneración Nacional. Lo increíble fueron los personajes que acudieron a la reunión para negociar. Estaban, obvio el senador Bonilla; el todavía secretario de Desarrollo Económico del Estado, Carlo Bonfante; y los dos diputados de Morena en el Congreso local, Catalino Zavala y Víctor Morán, cuando se integró a la plática quien llevó la voz cantante: el abogado Guillermo “Titi” Ruiz, quien arribó acompañado del empresario Álvaro Giménez Gil, precisamente director de la empresa que planea construir el segundo piso. Confirmó uno de los asistentes que el abogado quitó de la mesa de negociaciones otros temas, incluso unos en la influencia del Poder Judicial, para decir que lo que él estaba negociando era la reforma a la Ley para hacer de la próxima gubernatura una de cinco en lugar de una de dos, y que en la mesa de negociación del gobernador, estaba la aprobación, incluida la voluntad legislativa de Morena, del endeudamiento y el aplazamiento de tiempos para el segundo piso. Por ello, se hizo acompañar del que parece ser su cliente y representado, el señor Giménez, con quien por cierto, al término de la reunión se retiró. Aunque en esa negociación no definieron la materia que cederán unos y otros, sí quedó claro que Bonfante, el abogado Ruíz y el empresario Giménez, juegan en la misma cancha. Y también que Bonilla está escuchando a los actuales diputados de su partido. Es evidente que en las siguientes sesiones del Congreso del Estado, los bajacalifornianos sabrán qué fue lo que acordaron en esa reunión. Si los diputados de Morena se alían a los panistas, y si la gubernatura se cambia a cinco años.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio