El enojo de nuestro Leviatán

Foto: Internet/Francisco Vega de Lamadrid, gobernador de BC
 
Opinionez Lunes, 12 Noviembre, 2018 12:00 PM

Vaya polémica la que se ha armado con el anuncio de la cancelación de la obra del aeropuerto en Texcoco. Quienes en los hechos se han convertido en los dueños del país y su presupuesto, no terminan por entender cómo es que les ha pasado lo que les ha pasado, si en esta ocasión la obra traería beneficios también a la ciudadanía. No dan crédito al atrevimiento de Andrés Manuel, si él debiese saber que lo dejamos pasar, se deben decir entre ellos.

Su respuesta ha sido torpe, ineficiente, producto de la soberbia que da el poder inconmensurable que han gozado. Con los instrumentos con los que todavía cuentan, han intentado construir campañas de miedo hasta el punto de amenazar con el golpismo económico, pero también han echado a andar sus oficinas de inteligencia. Por primera vez en muchos años están verdaderamente asustados, se sabe que están en busca de especialistas en comunicación, de asesores que les indiquen cómo enfrentar a López Obrador, sus intelectuales de cabecera intentan escribir o comentar teorías de cuál será la criptonita de AMLO, y se atreven a algunas hipótesis. Aquí intentaré analizar algunas de ellas.

 La impaciencia de los ciudadanos no tolerará que en el corto plazo no se castigue y acabe con la corrupción, pues lo escandalosa de ésta fue el verdadero motivo por el que el electorado votó por él, no la separación entre el poder económico y el político o determinado programa de izquierda. No estoy seguro de que la impaciencia del electorado se presente si encuentra decencia en el ejercicio de la presidencia.

Pongo el ejemplo de B.C.; cuando el PAN ganó la gubernatura, tampoco ganó el programa de derecha o lo que eso signifique, ganó el hartazgo y el repudio a una clase política anquilosada, prueba de ello es que un año antes, ese electorado había votado masivamente, en rebeldía, por el ejemplar más significativo del nacionalismo revolucionario.

Al PAN, los bajacalifornianos le han aguantado de todo, hasta que llegó un gobernante notablemente ladrón y cínico.

Al final la gente quiere ver otras caras, quiere que se humille a la clase política y económica objeto de su desprecio, no sé si quiera más verlos en la cárcel o en la pira en la que sin duda los colocará AMLO. La corrupción que sufre el ciudadano a diario es la de los inspectores, los burócratas de ventanilla y los policías, a esa el tabasqueño la va a reducir a su mínima expresión

Andrés Manuel ganó por su capacidad de comunicación, pero ésta se esfumará con el ejercicio del poder como le ha pasado a todos. La capacidad comunicacional de AMLO es una fuente casi inagotable de gobernabilidad que le ha permitido salir de las situaciones más complicadas: a un tronco como Peña, una Casa Blanca lo dejó caminando encuerado por la calle; a AMLO, el video de quien había sido su ex secretario particular, guardando dinero en una maleta, terminó por fortalecerlo cuando intentaron benévolamente destruirlo siendo Jefe de Gobierno del Distrito Federal. A EPN el asesinato de 43 estudiantes lo aniquiló políticamente; a AMLO el linchamiento televisado de unos policías, no le quitó una pluma. AMLO se ha construido a sí mismo como un símbolo de decencia y fidelidad al pueblo, símbolo al que cuida celosamente.

Creo que hay López Obrador para rato, nos mantendrá al filo de la butaca los seis años y cambiará drásticamente la relación gobierno-ciudadano. De la lejanía imperial a la cercanía coloquial, del gobierno de las élites al gobierno de todos.

 

Jesús Alejandro Ruiz Uribe es Doctor en Derecho Constitucional, ex diputado local, rector del Centro Universitario de Tijuana en el estado de Sonora y coordinador estatal de Ciudadanos Construyendo el Cambio, A.C. Correo: chuchoruizuribe@gmail.com

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio