Autos modernos, mortales y frágiles


 
Cartaz Lunes, 12 Noviembre, 2018 12:00 PM

Como mantequilla, como huevo, como castillo de arena, como piñatas como palillos de madera. Así son los automóviles de hoy, que son tan frágiles como lo antes enlistado. Así son los transportes modernos, rápidos, económicos, cómodos, pero es tener a la muerte más cerca.

Circular en automóvil es como ir sobre una barra de mantequilla con ruedas, un huevo con llantas, un auto de palillos, un auto hecho de arena mojada, pero seca. A la hora de un accidente, ya sabemos que pasa: Allí del porqué tanto muerto. Los autos modernos no protegen, ni con el cinturón, ni con bolsas de aire, están diseñados para cero accidentes.

Sin embargo, acá en México hay muchos muertos en las carreteras. Las causas: la velocidad, poco aguante de la carrocería de los autos modernos, inexperiencia al conducir, malas carretas y confianza del conductor.

A las armadoras ya no les es costeable invertir tanto fierro, metal o acero para hacer unos automóviles duros, seguros y más aguantadores y menos desechables.

Recuerdo, allá por 1969, 1972, 1980 y 1990 eran autos sólidos, contundentes, le dabas golpe y nada se abollaba, un recargo de cuerpo y la lámina ni se sentía. Recordemos los autos del 50, hasta digamos los 1990 máximo. Duros en todo aspecto: seguros, resistentes. Además buen diseñados, bonitos, elegantes, únicos e irrepetibles. Autos para el conocedor y asiduo seguidor de los carros.

No se perdía el deleite y magia de manejar un lanchón: un Cadillac 1968, un Dodge Charger, un Buick Leasabre del 62, un Montecarlo del 1972, eran joyas de los automóviles.

Se añoran, hay pocos, pero valen mucho para quien los tiene en su poder. Yo nunca vi un auto de esos en mi época, chocado, quemado, volteado, destrozado y con saldo fatal. Antes se manejaba bien, a gusto, no había prisas, esos autos respondían en carretera, parecen lanchas, casi volaban ya que no se sentía movimiento.

Respondían con motores de 5.0, 5.8, 350, 390 etc… ¡Guau! Maravillas ingenierías.

Hoy lo hay, pero son como cajones de muertos rodantes, como mantequilla, huevo con ruedas, de palillos, de arena y muchos muertos. Accidentes publicados en ZETA, en sus páginas… de tanto accidente mortal, velocidad, protección nula igual a muerte.

 

Atentamente,

Leopoldo Durán

Tijuana B.C

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio