Asesinatos, por convivencia y “narco” en Mexicali: PGJE

Foto: Archivo.- Peritos de la procuraduria de justicia levantando indicios en una escena
 
Edición Impresa Lunes, 19 Noviembre, 2018 01:00 PM

Ésta es la tercera entrega periodística de una serie de reportajes sobre el estado de la inseguridad en los cinco municipios de Baja California. Ahora se analiza la información oficial de la Capital del Estado, donde el 35% de los 136 homicidios que se han registrado en 2018 son resultado de pugnas entre narcomenudistas. Sin embargo, las autoridades reconocen la presencia del Cártel de Sinaloa en el centro de la violencia en esta ciudad

 

De 2015 a 2017 -según la SSPE-, la cifra de homicidios creció alrededor de un 40 por ciento en Mexicali, único municipio donde las pugnas entre narcomenudistas y traficantes no han elevado la incidencia en asesinatos, pues sólo representan el 35%, acorde con lo referido por el subprocurador Fernando Ramírez Amador. Sin embargo, no quiere decir que no se padezca esta situación

Alrededor del 35 por ciento de los asesinatos que ocurren en Mexicali tienen como origen las pugnas entre narcomenudistas, ya sea por deudas o “bajes” de droga en cantidades no muy grandes, según establece la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) en sus investigaciones; el resto se deben a temas de convivencia social.

El escenario es muy distinto al del resto de la entidad, donde 7 de cada 10 crímenes de esa naturaleza se originan por rencillas entre integrantes de cárteles de la droga. Como ejemplo se contabilizan los primeros 12 días del mes de noviembre, donde la PGJE registraba 78 asesinatos en Tijuana, 15 en Ensenada, 10 en Tecate, 8 en Rosarito y 4 en Mexicali.

Esto no quiere decir que no haya crímenes ligados al narcotráfico. De hecho, un homicidio ocurrido el viernes 9 de noviembre está relacionado con otros de gran impacto como el ocurrido en Merendero Manuets, el de Bernardo Antonio Linares “El Tony” y José Feliciano Montes de Oca “El Chano”.

Revisando los 136 asesinatos reportados durante 2018 en Mexicali, se pudo establecer que las zonas donde más crímenes se cometen son al Sur y Oriente de Mexicali. El común denominador son fraccionamientos con viviendas de interés social ubicados en la periferia de la mancha urbana.

La procuradora de Justicia, Perla del Socorro Ibarra, comentó que no existe un motivo definido por el cual se incrementen este tipo de crímenes, pero aseguró, en Mexicali la mayoría de las veces existe una relación con el consumo de alcohol y drogas.

Por su parte, el subprocurador Fernando Ramírez Amador, presumió que la Capital del Estado ha reforzado el área de Homicidios Dolosos durante este año, generando importantes resultados como la resolución en promedio del 65% de los casos recibidos.

 

SIGUEN LAS PUGNAS ENTRE SINALOA

El asesinato de José Leónides Montes de Oca Salgado, ocurrido el 9 de noviembre, pasó inadvertido al ocurrir por la noche; cinco proyectiles de un arma calibre .9 milímetros perforaron la zona abdominal y terminaron con su vida a las afueras de una vivienda marcada con el número 1009 de Avenida Aldea del Rey, Fraccionamiento Villas de Alarcón, al Poniente de la ciudad.

Peritos de la procuraduria de justicia levantando una escena

Su cuerpo ensangrentado quedó tendido en la cinta asfáltica y no soportó el tiempo suficiente para recibir la atención de socorristas de la Cruz Roja; fue declarado muerto en el lugar. Los responsables huyeron a bordo de un vehículo Durango color rojo, modelo 2002, según precisaron testigos.

Este fue el asesinato número 135 registrado en Mexicali que contabiliza una cifra ligeramente inferior a la del año pasado, considerado uno de los más violentos desde 2006, cuando inició el registro de la incidencia delictiva.

José Leónides, de 57 años de edad, cuenta con antecedentes de tráfico de personas -según la PGJE-. Era hermano de José Feliciano Montes de Oca Salgado, conocido como “El Chano”, principal operador del tráfico de personas y droga en los alrededores del cerro El Centinela y las conocidas “Bombas”, al Poniente del municipio.

Investigadores allegados al caso, sostienen que este asesinato podría estar relacionado con la actividad ilícita inicialmente operada por “El Chano”, pues tanto su hermano como su hijo “El Chanito”, mantienen intervención en operaciones ilícitas en la misma zona.

Este hilo criminal se habría originado tras el asesinato del “Chano”  la noche del 24 de septiembre de 2016  en su vivienda; un ataque sorpresa con un arma corta terminó con su vida.

El principal sospechoso del crimen fue Sergio Quintero Quevedo, de 35 años, conocido como “El Manitas”, originario de Sinaloa pero radicado en Tijuana, el cual pretendía apoderarse del control del tráfico de drogas en la zona Poniente -donde operaba “El Chano”-, abriendo una nueva ruta de tráfico de drogas.

Como respuesta, la noche del jueves 11 de mayo de 2017, “El Manitas” fue acribillado cuando convivía con algunas personas a las afueras de Merendero Manuets, donde perdieron la vida otras dos personas que se creía, no tenían relación con el crimen.

“Fue un ataque directo”, comentó días después el entonces subprocurador José María González, haciendo referencia a que el único objetivo era matar a Quintero Quevedo, sicarios del conocido como “El Ruso”, considerado objetivo prioritario para el Grupo Coordinación en Mexicali y ligado al Cártel de Sinaloa.

El Grupo Coordinación estableció vínculos entre la balacera del Manuets y el asesinato de Bernardo Antonio Linares Corral “El Tony”, operador de Cenobio Flores Pacho, conocido como “El Checo” o “El Seis”, quien mantenía una pugna con “El Ruso” por esa misma zona.

Al “Tony” lo acribillaron el 20 de marzo de 2018 a las afueras de la taquería Ocotlán en Bulevar Anáhuac de la colonia Jardines del Lago, donde cinco meses atrás fue ultimado su escolta Nicolás Francisco Ibarra Pino, un ex agente de la Policía Estatal Preventiva (PEP), también con armas de grueso calibre.

Dos días después del atentado contra “El Tony” fue abatido Jesús Martínez Ruiz, conocido como “El Wero Pangas”, cuando circulaba acompañado de una mujer sobre la carretera que une a Ciudad Morelos con el Ejido Paredones en el Valle de Mexicali. Un fusil de asalto, de los denominados “cuerno de chivo” le privó de la vida.

Todos estos asesinatos están relacionados, pero en ninguno de los casos se ha logrado dar con los responsables. La situación se complica porque se cree que en su mayoría se contrató a matones provenientes del exterior de la entidad para perpetrar los crímenes.

 

NO HAY ASESINATOS POR DELINCUENCIA ORGANIZADA: RAMÍREZ AMADOR

El subprocurador Fernando Ramírez Amador, reconoce que poco más de una tercera parte de los homicidios en Mexicali son ocasionados por pugnas entre narcomenudistas, pero descartó se trate de criminales de alto nivel, sino de bandas que pretenden controlar algunas calles, colonias, o bien, por deudas y “bajes” de enervante.

Es por ello que, comentó, la Procuraduría General de la República (PGR) no ha ejercido su facultad de atraer algún asesinato ocurrido en Mexicali, por lo que se han encargado de todos los crímenes, teniendo una efectividad del 65%  en su resolución.

Foto: Archivo.- El vehículo donde viajaba Bernardo Antonio Linares, “El Tony”

Aunque por la secrecía de la investigación, Ramírez Amador dijo no poder proporcionar mayores detalles, investigadores señalan que ha habido casos donde la familia de la víctima recibe alguna amenaza y han tenido que intervenir.

Uno de ellos el de un hombre abatido en junio, que se encontraba comiendo hot dogs en un negocio ubicado en el cruce de las calles Fuente de Diana y Fuente de Alegría de la colonia Voluntad. Dos hombres armados le dispararon de diferentes mesas en reiteradas ocasiones cuando  apenas se había sentado.

Policías ministeriales tuvieron que reforzar la seguridad durante el velorio, debido a que por medio de una llamada les indicaron que matarían a toda la familia. También familiares de Bernardo Antonio Corrales Linares “El Tony” recibieron coronas de flores en sus casas, a manera de amenaza.

Cinco asesinatos más suscitados durante el lunes 24 y martes 25 de julio están relacionados con un “baje” de varios kilos de cocaína y “cristal” en la Zona Sur del Valle de Mexicali. Dos de ellos fueron hallados sin vida a un costado de un vehículo, sobre la calle Zinc de la colonia Cerro Prieto 2.

La Policía Ministerial los identificó como Agustín Castellanos Lara “El Caracol” y Alan Axel López Romero, de 46 y 22 años, respectivamente, quienes fueron acribillados por algunas personas con las que pretendían reunirse.

Al día siguiente fue ultimado Luis Alberto Ruiz Morales, apodado “El Ruso” -se descartó que se trate del lugarteniente del Cártel de Sinaloa-, residente del Ejido Tula y cuyo cadáver fue ubicado al interior de un vehículo Toyota Corolla 1993 de color gris, estacionado sobre la Avenida Montes de Toledo del fraccionamiento Villas del Rey.

Horas después se localizaron dos cuerpos calcinados sobre la calle 20 de Noviembre del Ejido Sonora, al interior de un automóvil robado la noche previa. En la cajuela yacían los restos de Aldo Curiel Gómez “El Pacquiao” y Adrián López Higuera “El Dólar”.

 

HOMICIDIOS, AL ORIENTE Y SUR DE LA CIUDAD

Una revisión de todos los homicidios registrados de enero a septiembre, disponibles en la página de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE), ayudó a delimitar las zonas prioritarias en materia de homicidios.

De los 110 crímenes identificados en el mapa, poco más del 60% tuvieron lugar en las zonas mencionadas, en las cuales prevalecen temas de convivencia social.

El fraccionamiento Ángeles de Puebla, ubicado al Oriente de la ciudad y considerado uno de los sitios más violentos de Mexicali, es la comunidad con más homicidios (cinco). Sin embargo, en comunidades aledañas como Fuentes de Puebla, Valle de Puebla, Pedregal Turquesa y Ejido Puebla, la cifra subiría a diez, lo que representaría poco menos del 10% de los homicidios cometidos de enero a septiembre, última fecha disponible en la página oficial.

En la zona central aparece el fraccionamiento Pórticos del Valle con cuatro asesinatos, considerándose la segunda demarcación más violenta del municipio y con alta incidencia delictiva.

La procuradora Perla Ibarra considera que en los crímenes de convivencia social -que son la mayoría- no hay un factor definido específico por el cual se cometan. Sin embargo, asegura que el consumo de drogas y alcohol juega un rol importante en la mayoría de ellos.

A esto, Ramírez Amador agregó que contabilizan 13 asesinatos de mujeres, de los cuales cinco fueron tipificados como feminicidios, donde el factor principal es una mala relación emocional con su pareja, responsable en la mayoría de los casos.

Por ello, el funcionario pidió a las mujeres cuidarse y que ante la primera conducta agresiva de un hombre, asuman mecanismos de ayuda como terapias o intervenciones, pues una atención de manera temprana puede evitar un homicidio.

Sólo en uno de los casos donde una mujer fue asesinada, el consorte no fue el responsable. Se trata de un doble asesinato perpetrado en el fraccionamiento Ángeles de Puebla, donde fue localizado el cuerpo de una mujer al interior de su vivienda; las heridas evidenciaban un ataque con machete.

A 200 metros de la casa se encontraba sin vida su pareja sentimental, la cual también había sido atacada de la misma forma. El móvil establecido por la autoridad fue una venganza ante la negativa de continuar con la venta de droga al menudeo en la demarcación.

El distribuidor se molestó porque la pareja -quien recién había regresado a Mexicali, proveniente de Estados Unidos- ya no quería participar en el negocio, por lo que decidió privarlos de la vida.

Para concluir, el subprocurador expuso que hay otros cinco crímenes más relacionados con robos, otros tantos de pleitos entre pandillas y dos más cometidos entre indigentes, aún en proceso de investigación; además de reiterar que en 2018, la cifra de homicidios es inferior a la del año pasado y estiman cerrará con una ligera mejora en comparación. Esto se debe  al reforzamiento del área de Homicidios Violentos desde abril, cuando la investigación de estos expedientes fue entregada a la Subprocuraduría de Zona, logrando incrementar la efectividad de 55 a 65%.

 

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio