A Reyna Soledad


 
Cartaz Lunes, 5 Noviembre, 2018 12:00 PM

Un vaquero está muy triste

llorando su soledad,

la dueña de sus quincenas

se ha marchado al más allá.

 

Hizo un viaje sin maletas

a donde ya no hay regreso.

La calaca la asfixió,

apretándole el pescuezo.

 

Cuando la estaban velando

se escuchaba el lloradero,

sobre el ataúd estaba

su rebozo y un sombrero.

 

La hacienda se ve muy triste

Reyna Soledad se ha ido.

La parca se la llevó

para el valle del olvido.

 

Su cuerpo descansa ya

dentro de una tumba fría.

Recordaremos por siempre

su talento y su alegría.

 

Descansa en paz, Reyna Soledad

 

Calaverita de Martha Díaz.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio