En Ensenada guerra de narcomenudistas deja 221 ejecutados

Fotos: cortesía
 
Edición Impresa Lunes, 12 Noviembre, 2018 01:00 PM

Ésta es la segunda entrega periodística de una serie de reportajes sobre el estado de la inseguridad en los cinco municipios de Baja California. Ahora se analiza la información oficial de las corporaciones locales  correspondientes al incremento de inseguridad y violencia en Ensenada. En el Estado gobernado por Francisco Vega de Lamadrid, se ha roto récord de ejecuciones, mientras que en el puerto en menos de tres años, la cifra de muertos aumentó de 42 a 221

Para los dirigentes empresariales, el mensaje es claro: la delincuencia le ha perdido el respeto a la autoridad. Los criminales actúan impunemente, saben que se pueden desplazar sin ningún problema con estructuras de protección similares a las policiacas.

“11…7…31… ¡Me dieron! Apoyo urgente, 41 en breve”, suplicó vía radio uno de los dos elementos del Grupo de Inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) momentos después de recibir disparos de arma de fuego por parte de narcomenudistas establecidos en el Ejido México, Delegación Punta Colonet, a 120 kilómetros al sur de Ensenada.

2018 se convirtió en el año más violento en Ensenada, con 221 víctimas en los primeros diez meses, y en la primera semana de noviembre, en hechos distintos, se registraron dos ataques armados contra policías estatales y contra municipales.

La noche del lunes 5 de noviembre, ráfagas de más de cien disparos sembraron pánico entre los pobladores que fueron testigos de un enfrentamiento entre sicarios y elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP).

Uno de los agentes heridos de bala es alto mando del Grupo Coordinación. Se trata de Cruz Ramírez Saúl Ignacio y Rosiles Hidalgo Omar Jonathan, ambos adscritos a la corporación en Mexicali.

El atentado se registró a las cinco de la tarde frente a la única gasolinera de la comunidad, a un costado de la Carretera Federal Transpeninsular.

Los agentes intentaron intervenir a dos sujetos, uno de ellos es líder un grupo relacionado con el Cártel de Sinaloa, con una orden de aprehensión.

Pero el objetivo tenía un amplio cerco de seguridad que superó en número a los policías estatales que integraban el operativo.

La situación se salió de control cuando, al llegar a la vivienda fueron recibidos con disparos.  Una vez que se vieron en peligro, los oficiales abortaron el operativo y se retiraron, llevándose a los lesionados.

Personal voluntario de la delegación de San Vicente atendió la emergencia en dos unidades, llevándolos al hospital naval de la Secretaría de Marina Armada de México en Ensenada; posteriormente ingresaron al  y después ingresaron  al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Gobierno y Municipios del Estado de Baja California (Issstecali).

La célula delictiva se dedica al “descenso de avionetas con droga en el sur de Ensenada”, indicaron elementos del Grupo de Coordinación.

Los atacantes abandonaron un vehículo tipo Ford Explorer de color gris con un arma larga .223; no hubo detenidos.

 

POLICÍAS SUFREN DAÑOS IRREVERSIBLES

Respecto a la salud de los elementos de la PEP, ambos se reportan estables, sin embargo, y durante la tarde del miércoles 7 de noviembre, los movieron vía aérea al Issstecali en Mexicali, donde recibirán una mejor atención médica.

De acuerdo con el reporte médico, uno de los lesionados sufrió la pérdida de la mano derecha por impacto de bala de un arma 7.62 tipo “cuerno de chivo”; el oficial perdió movilidad y prácticamente la cuarta parte de la estructura ósea de la mano.

Otro agente tuvo una lesión en bazo y dos impactos en rodilla derecha, pero está fuera de peligro.

La Secretaría de Seguridad informó que los oficiales y las familias estarán protegidos con una “cobertura que se extenderá por seis meses sin labores, con un  sueldo normal. Y pudiera ampliarse por más tiempo, en dado caso”.

 

SIGUEN CIFRAS HISTÓRICAS, PERO DE MUERTES

La pugna por el mercado de las drogas en Ensenada, ha dejado en los primeros diez meses de 2018, 221 muertos; 22 han sido mujeres y cuatro, menores de edad.

Organismos como el Consejo Coordinador Empresarial de Ensenada (CCEE) han coincidido en que se trata de un fenómeno que hasta hace tres años no se presentaba en el puerto.

Del total agresiones armadas, un 45 por ciento u 88 del total de muertes violentas se han registrado en la zona sur del municipio, en las delegaciones del sur en San Quintín, Camalú, Vicente Guerrero y Punta Colonet, zonas que se caracterizan por el trasiego y producción de droga, con alta incidencia en consumo de sustancias ilícitas.

Es la cuarta ocasión que agentes estatales o municipales sufren agresiones armadas. Hasta el momento la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) no tiene personas detenidas, ni ha mostrado avances en investigaciones.

Sobre el último suceso, se ha abierto una carpeta de investigación por el delito de homicidio en grado de tentativa contra el o los presuntos responsables.

 

BURLAN DELINCUENTES AL GOBIERNO

La delincuencia le perdió el respeto a la autoridad, delinquen impunemente, saben cómo se pueden desplazar sin ningún problema y hay grupos antagónicos trabajando con estructuras policiacas, advierte el presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Baja California (CCSPBC), Juan Manuel Hernández Niebla.

Habló respecto a los homicidios en ciertas áreas o zonas específicas, donde  regularmente hay mayor consumo de drogas.

“Esa zona (sur de Ensenada o San Quintín) debe tener un problema serio de consumo”, opinó de la violencia que existe en ese polo del municipio.

Se supone, dijo, que los operativos se establecen en coordinación con la Secretaría de Marina y Ejército Mexicano, con el propósito de desmotivar que se cometan delitos de alto impacto.

En cuanto a si existe una verdadera coordinación policiaca en las calles, respondió que cada quince días los mandos de los tres órdenes de gobierno se reúnen para establecer estrategias y resultados, sin embargo, no hay garantía de que transmitan la información a los bajos mandos.

Sobre los narcomensajes colocados en distintos puntos de Ensenada, aseguró se trata de una transferencia de lo que sucede en Tijuana: “Los grupos más fuertes mandan el mensaje, sienten ellos que se emancipan en la capacidad de desplazamiento, es guerra de narcomenudistas lo que habla de un problema fuerte de adicciones”.

El empresario reiteró que con la elaboración de los Informes Policiales Homologados (IPH) por parte de la Policía Municipal, se mide la efectividad del Ministerio Público.

Ellos deben transformar los IPH en una carpeta de investigación para presentar al juez y lograr judicializar los casos.

“Tenemos que cuidar al sistema de justicia, porque a veces peca de garantista, el proceso no sólo es la Policía Municipal, también la procuraduría y el sistema judicial”, reclamó.

 

OCTUBRE Y ABRIL, LOS MÁS VIOLENTOS

En los últimos tres años, las muertes violentas han superado la estadística y, de 42 homicidios registrados en 2015, la cifra en el presente año superará los 220 homicidios.

De acuerdo con números de la SSPE, abril y octubre han sido los más violentos en Ensenada, con 30 acribillados por mes. Cifra alta en comparación con los mismos meses de 2016, cuando apenas se presentaron cinco muertes violentas por mes.

Los sectores de mayor incidencia delictiva son la zona norte, que abarca fraccionamientos de interés social con mayor consumo de drogas. Los ataques armados han tenido lugar en zonas como Los Encinos, Las Lomitas, Montemar, Villas del Prado y Colonia 89.

Por otro lado, en el sureste de la ciudad está Pórticos del Mar, Las Villas, Villas del Prado y Chapultepec.

Tras el ataque a los policías estatales en Punta Colonet, la localización de cadáveres maniatados continuó. La mañana del miércoles 7 de noviembre, en la colonia Ampliación Santa Fe de la delegación Vicente Guerrero, apareció a un hombre con lesiones en un brazo y en la espalda, quien les manifestó que las heridas se las habían ocasionado tres días antes.

La mañana del martes 6, en la delegación Camalú, sobre un camino vecinal que conduce a la presa, estaba un hombre con una lesión visible en la cabeza y un día después, en el área conocida como La Coyotera, aproximadamente a tres kilómetros del Puente Nueva York, se dio el hallazgo de una mujer con varios impactos de bala; ambos cuerpos estaban maniatados.

Otro hecho inusual en Ensenada fue que durante los meses de octubre y noviembre, han aparecido cuatro mantas con narcomensajes, dos de éstos, clavados en cadáveres de personas en Pórticos del Mar y Colonia 89; y las otras dos, en los puentes del Ciprés -frente al Centro de Gobierno- y Puente Kiliwas en la zona norte. Todos dirigidos a “La Rana” y firmados por “La Barredora”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio