Usan presupuesto de seguridad para pagar deuda del PIRE

Foto: Ramón T. Blanco Villalón
 
Ezenario Lunes, 8 Octubre, 2018 01:00 PM

Reorientar 11.7 millones de pesos del FORTAMUN, fondo federal asignado a Seguridad Pública Municipal, para pagar los intereses de la deuda del Programa Integral de Repavimentación (PIRE), además de comprar combustible y pagar a burócratas con recursos destinados a la adquisición de vehículos para la Dirección de Tránsito Municipal y de Servicios Públicos de la Delegación La Presa, es como proyecta cerrar “El Patas” el gasto de su administración

La administración de Juan Manuel Gastélum Buenrostro reorientará 11 millones 699 mil 184 pesos de FORTAMUN, fondo federal asignado a la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), para el pago de la deuda del Programa Integral de Repavimentación (PIRE).

Concretamente el dinero se reasignará para efecto de cubrir el ejercicio fiscal 2018 de la partida 92101 etiquetada “para el pago de intereses derivados de la línea de crédito Banobras”.

La deuda fue contraída por un monto de 1 mil 717.9 millones de pesos durante la administración del panista Jorge Ramos Hernández, la cual fue reestructurada en el gobierno del priista Carlos Bustamante Anchondo para ampliar su pago hasta el año 2040, y también en la administración de Jorge Astiazarán, reiniciando el nuevo pago en 2015 por el saldo de 1 mil 772.6 millones de pesos.

De acuerdo a la calendarización del pago para amortización e intereses del citado crédito, la administración de El Patas debió programar un presupuesto de 164 millones 650 mil pesos, cantidad dividida en los 12 meses de 2018.

No obstante, los números no le cuadraron al XXII Ayuntamiento de Tijuana por lo que, de los 17.7 millones de pesos que este año le fue asignado del Fondo IV Ramo 33 FORTAMUN a Seguridad Pública, decidió tomar el 66 por ciento de ese recurso; 11 millones 699 mil pesos, para sufragar parte del gasto de interés de la deuda del PIRE correspondiente de septiembre a diciembre, mensualidades que en conjunto suman 54 millones 345 mil pesos.

En el análisis de ese gasto, la Tesorería Municipal a cargo de Ricardo Chavarría Morales incluyó 3 millones 448 mil pesos en pago de interés proporcional de enero de 2019, para un total de 57.7 millones de pesos, programado a cubrirse de septiembre a diciembre de 2018.

La transferencia fue aprobada el miércoles 3 de octubre por la Comisión de Hacienda para ser turnada al Cabildo de Tijuana, argumentando que “dicho importe se había presupuestado para cubrir el concepto de subsidio al empleo, cuya afectación no es presupuestal, solo contable”.

 

APROVECHAN LAGUNAS EN LA LEY

De acuerdo al artículo 37 de la Ley de Coordinación Fiscal, las aportaciones federales que con cargo al Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (FORTAMUN) reciban los municipios, se destinarán a la satisfacción de sus requerimientos.

La normatividad deja a criterio de cada gobierno determinar cuáles son sus prioridades en el ejercicio de ese fondo de apoyo federal, entre las que se enumeran: la atención de las necesidades directamente vinculadas con la seguridad pública de sus habitantes, mantenimiento de infraestructura, descargas de aguas residuales, pago de derechos y aprovechamientos por concepto de agua, modernización de los sistemas de recaudación locales o el cumplimiento de sus obligaciones financieras.

Además el FORTAMUN sólo debería ser destinado para los proyectos en el ejercicio fiscal en curso. Es decir, los recursos de un año deben ir a obras o proyectos registrados en ese año, no anteriores, advirtió a ZETA Juan Martínez Andrade, Maestro en Administración y Políticas Públicas por el Centro de Investigación y Docencia Económicas, quien es experto en evaluación de Fondos del Ramo 33 y Federalismo Fiscal.

Sin embargo, “en estricto sentido no hay una prohibición tal cual de que no puedan utilizar los recursos para el pago de proyectos de años anteriores, pero tampoco hay un permiso en la Ley. Por lo tanto, el municipio podría intentar ocupar este vacío legal para hacer el pago de deuda. Correspondería a la Auditoría del Estado o a la Superior de la Federación emitir una opinión al respecto”, expuso.

Respecto al destino original que la administración municipal dio a los recursos del FORTAMUN, aclaró que estos no deberían ser utilizados para el pago de nómina, pensiones o aguinaldos de los trabajadores del ayuntamiento.

Recordó que ese fondo se creó en 1998 con el objetivo de reducir el rezago social por lo que debería de invertirse en obras de infraestructura de zonas marginadas.

 

GASTO CORRIENTE, LA PRIORIDAD

Ignorando el sentido del FORTAMUN, el gobierno de Tijuana etiquetó el 66 por ciento de fondo al pago de la nómina de policías. Este último gasto se cubrió con recursos propios del Ayuntamiento, por lo que el recurso proveniente del fondo federal se reorientó al pago de la deuda del PIRE.

El nuevo destino del fondo se dispuso de esa manera “por qué es más fácil su comprobación ante los órganos de fiscalización”, indicó a ZETA el tesorero municipal Ricardo Chavarría Morales.

El funcionario justificó que su reorientación no indica que el municipio registre una mora en el cumplimiento del compromiso crediticio de la mega deuda que el Ayuntamiento de Tijuana tiene contraída a largo plazo con Banobras, o que se esté pagando un mayor interés. “Estamos al corriente, lo que se venció el día de ayer 2 de octubre, se pagó el mismo día. No hemos pagado ni siquiera recargos por pagos vencidos”, dijo.

“Los compromisos están garantizados de tal manera que las calificadoras nos dan una calificación AAA cosa que no tienen la mayoría de los municipios de la República y de muchos Estados”, ponderó.

-¿Por qué se canalizó el recurso a pago de deuda y no a otras necesidades de Seguridad Pública?

“Por qué ese fondo comprende pago de deuda o a sueldos…las demás necesidades se cubren con presupuesto propio”, fue su respuesta.

 

RECURSOS DE PATRULLAS PARA PAGO DE COMBUSTIBLE

Otra de las modificaciones presupuestales que efectuará el gobierno de Juan Manuel Gastélum para poder cubrir su gasto prioritario de 2018, contempla la disminución de 17 millones 450 mil pesos de la Dirección de Policía y Tránsito Municipal, recursos que se tenían destinados principalmente a la adquisición de vehículos y equipo de transporte.

El monto se reorientará a la misma dependencia para cubrir el gasto en combustible.

De los 17.4 millones de pesos, 9.3 millones de pesos estaban destinados para compra de patrullas; 700 mil para uniformes; 1.9 millones para equipo de cómputo y tecnologías de la información, entre otros gastos. La reprogramación permitirá aumentar en 17 millones 690 mil pesos el gasto de combustible.

La justificación oficial es que “la Secretaría -de Seguridad Pública Municipal- cuenta con un presupuesto para el ejercicio 2018 de 122.1 millones de pesos, conformado por 10 mil pesos de recursos propios y 122 millones de pesos de recursos de FORTAMUN.

El gasto promedio mensual para ese rubro es de 13 millones 794 mil 371 pesos, por lo que a la fecha se han comprometido 110 millones 354 mil 972 pesos. Motivo por el cual se solicita la ampliación presupuestal con la finalidad de seguir cubriendo el pago por consumo de combustible del parque vehicular de esta secretaría y continuar así con la operatividad de la misma”.

 

RECURSOS DE DELEGACIÓN PARA CUMPLIR COMPROMISOS CONTRACTUALES

“Para dar cumplimiento a las obligaciones contractuales adquiridas con el Sindicato de Burócratas, sección Tijuana”, el gobierno de “El Patas” decidió quitarle a la Delegación La Presa 2 millones 570 mil pesos que tenía asignado en su presupuesto para adquisición de vehículos.

De la cantidad restada, 2 millones 280 mil pesos estaba etiquetada para la compra de unidades del área de Obras y Servicios Públicos de esa demarcación municipal.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio