Un vil acto de gobierno la campaña de Marko Cortés (“El Patas” ninguneado)

Reto: encuentra al alcalde.
 
Zoom Político Lunes, 29 Octubre, 2018 01:00 PM

La nómina, los vehículos, asistentes y escoltas de los gobiernos panistas se pusieron a disposición de Marko Cortés, el candidato “oficial” a la dirigencia nacional del PAN en su gira por BC. “El Patas” recibió varios desaires por parte del abanderado, tanto que no pudo ocultar su cólera ante las cámaras y se imposibilitó a articular palabra alguna, prefirió huir rodeado de sus guardaespaldas abandonando a su esposa en el evento

Lo que debió de ser un acto de campaña de la política interna del Partido Acción Nacional para elegir a su nuevo líder nacional fue –por decir lo menos– un acto financiado, convocado y organizado desde las administraciones públicas que tienen en Baja California el partido blanquiazul bajo su poder.

Asistentes y secretarias se encargaron de organizar un evento el domingo 21 de octubre, día en que Marko Cortés pisó Tijuana para promocionarse rumbo a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PAN.

El acto celebrado en las oficinas del PAN en Tijuana estuvo fichado por el alcalde, Juan Manuel Gastélum, alias “El Patas”. A decir de algunos funcionarios que pidieron el anonimato, fue por órdenes del alcalde que tuvieron que presentarse tanto directores como secretarios y delegados municipales el domingo al acto proselitista.

En el evento de apoyo a Marko Cortés en Tijuana estuvieron todos los regidores. Prácticamente hubiera podido celebrarse, con ausencia de algunos, una sesión de cabildo ese día.

En el presídium, por ejemplo, maquillada como si fuera a fiesta de noche, y con un vestido que rayó en lo folclórico la regidora Karina del Real.

En las primeras filas los otros regidores panistas: Arnulfo “Fufo” Guerrero, Luis Pérez Saucedo, Myrna González y su esposo el ex diputado Teodoro Barraza, además el regidor Rogelio Palomera.

Del gobierno federal, la representante del gobernador en los temas de partido, la oficial mayor, Loreto Quintero Quintero, encargada de mover los dineros públicos y las voluntades de los padrones.

Más de una veintena de funcionarios municipales de primer nivel, convocados por quien ocupa el palacio municipal de Tijuana.

De entrada cada uno de sus principales aliados y afectos de su gobierno. La síndico Procuradora Ana Marcela Guzmán, fue sentada más cerca del alcalde que su propia esposa e hijo; a un lado el secretario del Ayuntamiento, Leopoldo Guerrero, a unos asientos, el secretario Particular del Alcalde, Zabel Solís.

Foto: Cortesía.- Le negó reunión privada.

En la misma fila, en la primera, claro; el alcalde sentó, aunque en una esquina, al mismísimo secretario de Seguridad Pública Municipal, Marco Antonio Sotomayor, a la secretaria de Educación Pública Municipal, Lourdes Akerlundh, el secretario de Desarrollo Económico, Bernabé Esquer Peraza y al secretario de Desarrollo Social Municipal, Mario Osuna.

La señora María Dolores Rivera, esposa del alcalde, no tuvo lugar junto a él, ni en la primera fila. A ella, junto al hijo los movieron a unas sillas perdidas entre el gentío entre la 4 o 5 fila.

Más de 25 escoltas en el lugar solamente para salvaguardar a Gastélum, su familia,  a la síndico y al Secretario de Seguridad Pública. La gente armada y varios carros oficiales fueron parte del escenario político del candidato del PAN.

La lectura es inequívoca: Juan Manuel Gastélum quiso lucirse con quien será el “gran favorito” por no decirle el oficial candidato próximo a dirigir el partido a nivel nacional y quien será el encargado de repartir las candidaturas o, en su caso, reelecciones, en el proceso electoral 2019, en donde “El Patas” pretende seguir durante 3 años más como jefe del ayuntamiento.

Y si cabía duda del intento para lucir como el “gran operador” electoral ante Cortés, el alcalde también se hizo de la presencia en el evento de su tesorero municipal, Ricardo Chavarría, de su oficial mayor, Ángeles Olague, del Consejero Jurídico, Leonardo Martínez del director de tecnologías, Héctor Gutiérrez, el de reglamentos, Vicente Jiménez, de su secretario privado, Iván Vera.

Directora de Relaciones Públicas municipal.

La Directora de Relaciones Públicas del ayuntamiento, Sofía Palafox, se le vio a cargo del evento; de recibir y ordenar los lugares de los “convocados”.

En el presídium representando a los jóvenes, el Director del Instituto Municipal para la Juventud, Miguel Loza, quien cuenta con dos denuncias en su contra por acoso sexual y desvío de recursos públicos.

Larga la memoria de la nómina municipal al servicio del PAN: ahí, en el pase de lista también la delegada Municipal de Playas de Tijuana, Susuki Villegas, la de Otay, Juana Sandoval, el delegado de La Mesa, Enrique Acosta, el de La Presa, Leury Lemus, el de Sánchez Taboada, Juan Carmona, entre un sinnúmero de funcionarios y empleados de medio pelo.

Tras el desaire, la cólera

Juan Manuel Gastélum se ostentó como anfitrión. A la llegada de Marko Cortés, candidato que impulsa el grupo de Ricardo Anaya y el bloque de gobernadores a nivel nacional, “El Patas” intentó caminar a su lado todo el tiempo. Pero el ex diputado federal, caminaba saludando y retratándose con sus seguidores, en la mayoría de las veces, el alcalde pasó a ser ignorado.

No obstante, Juan Manuel Gastélum, empeñado, lo persiguió por todo el salón de las oficinas del PAN mientras el candidato se diera su baño de pueblo, fotografiado y videograbado por su equipo. En muchas de las veces, “El Patas” quedó marginado sin la atención del abanderado ni de los presentes.

Marko Cortés se sentó en medio de Gina Cruz y Claudia Ramos en el templete; y a pesar de que el protocolo, evidentemente, estaba a cargo del Ayuntamiento, no agradeció públicamente al alcalde ni a sus colaboradores. En cambio reconoció a la diputada Iraís Vázquez a la senadora Gina Cruz y al diputado local Carlos Torres.

El otro mensaje contundente es que se lleva en su planilla únicamente a Gina Cruz de Baja California, es decir, una figura la cual no es del equipo de “El Patas” ni del gobernador, Francisco Vega de Lamadrid.

De hecho, uno de los presentes cuenta que cuando Marko Cortés llegó al edificio del PAN, Gastélum ya lo esperaba para pedirle una reunión privada en una oficina del Comité Municipal junto a la regidora  Mirna González, su esposo y Arnulfo Guerrero. Pero Cortés se negó pues en el pasillo había más regidores y otros panistas.

A decir, de dos de los presentes, el candidato se negó a la reunión privada y optó por decir, palabras más, palabras menos: “mejor salimos a una foto con todos”.

En otro momento, cuando concluyó el discurso del candidato y terminaron de cantar el himno del partido, el equipo del abanderado pidió se acomodaran para una foto en donde pudiera verse el “poder de convocatoria”. Cortés abrazó a Gina, al lado de Ricardo Magaña, Claudia Ramos, los regidores, Iraís, Carlos Torres, los simpatizantes, Arnulfo hasta el frente, hasta el secretario particular del alcalde logró mejor lugar; “El Patas”, en cambio, atrás, ignorado, tuvo que pararse de puntitas para salir a cuadro.

Gastélum no pudo ocultar su enojo al final del evento, mal encarado y actuando con animadversión no pudo detenerse a dar unas palabras a la prensa. Más de 20 ocasiones le insistió ZETA para que expresara el motivo de su presencia en el evento, que hablara si sus prioridades eran el partido o la tarea pública y que respondiera sobre que ese mismo día el número de homicidios en la ciudad que gobierna rebasaron las 2 mil víctimas. Pero nunca se detuvo.

En su huida, salió del salón sin su esposa y sin su hijo. Solo resguardado por al menos 5 escoltas y varios asistentes.

El discurso de Cortés

Marko Cortés fue poco profundo y no perdió el tiempo. Solamente agradeció “al panismo de Baja California… amor con amor se paga”, dijo. Luego los agradecimientos con nombres y apellidos: “quiero agradecer a mi amiga Gina Cruz por haber asistido… van a tener con quién poderse dirigir (Gina es parte de su planilla para el CEN), voy a ser dirigente de carne y hueso, cercano a ustedes y ya lo dijo muy claramente, Carlos Torres, a quien agradezco sus palabras, tengo la total convicción de que la prioridad nacional del PAN el próximo año se llama Baja California, aquí vamos a estar”.

Luego una promesa: “a partir de enero, ya tendremos unas oficinas más del PAN de aquí, oficinas del Comité Ejecutivo Nacional porque sí voy a despachar. Nos venimos a Baja California todos los del CEN y voy hacer una convocatoria a todo el partidismo nacional para que los mejores operadores políticos del PAN se vengan porque vamos a ganar”.

Pero también lanzó señales para los que esperaban su “designación”. Aseguró que se debe “hablar con la verdad, si queremos ganar”.

“Me vengo a comprometer –prosiguió–, aquí en Baja California vamos a tener elección democrática de los candidatos. Los candidatos van a tener que pasar por la aprobación de los militantes. Los militantes van a decidir quiénes son sus candidatos”.

Y luego, por alguna razón que no explicó, remató: “el enemigo del PAN no está aquí adentro”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio