“Rosa”, sólo una advertencia

Fotos: Cristian Torres.- Se derrumbaron más de 12 metros de carretera
 
Edición Impresa Lunes, 8 Octubre, 2018 01:00 PM

Lo que se anticipaba un huracán fue perdiendo fuerza hasta convertirse en tormenta tropical. Llegó a San Felipe con ráfagas de 55 kilómetros por hora, aun así, dejó a más de 700 personas en zonas de riesgo y media docena de pequeñas comunidades incomunicadas

Para el gobernador del Estado, Francisco Vega de Lamadrid, todo era coordinación y felicitaciones, ya que todos se encontraban debidamente preparados y por lo tanto, no había ninguna pérdida por lamentar.

Pero en San Felipe, decenas de viviendas resultaron con algún tipo de daño, incluso colonos entrevistados en zonas de riesgo en plena ciudad, desconocieron del desalojo que se presentó en algunas comunidades, incluso la advertencia de las autoridades para abandonar la zona.

De igual manera, la carretera San Felipe-Puertecitos presentaba once cortes hasta el Kilómetro 41.5, lugar al que la autoridad apenas había podido llegar y desconocía la magnitud de los daños.

Hasta la tarde del miércoles 3 de octubre, Francisco Rueda Gómez, titular de la Secretaría General de Gobierno, desconocía el número de casas y comercios afectados por las lluvias, a razón de que seguían evaluando.

 

ZONA DE PELIGRO

Según un informe del Instituto Municipal de Investigación y Planeación Urbana de Mexicali, el Arroyo Santa Catalina tiene una superficie de cauce de 51 hectáreas y ocupa el 7.5 por ciento de la mancha urbana de la ciudad.

Se estima que allí habitan alrededor de 734 personas en 296 viviendas ubicadas en 101 manzanas, de las cuales 23 hectáreas se encuentran pobladas.

Para el Capitán de la Unidad Municipal de Protección Civil de Mexicali, René Rosado, el municipio no es ruta de huracanes, aunque todos provienen del Océano Pacifico.

Poca afectación en la zona urbana

Rosado afirmó que se pronosticó a “Rosa” con 12 días de anticipación, logrando predecir que ingresaría a la península a la altura de San Quintín. “El pronóstico se cumplió, pero cuando toca tierra pierde fuerza como huracán, entra a tierra impactando las costas del Pacífico al sur del poblado de San Quintín y se convierte en una tormenta tropical, por ese canal ingresa al Puerto de San Felipe”, detalló.

Datos preliminares indican que a las 4:20 am del martes 2 de octubre, se alcanzaron 25 horas ininterrumpidas de lluvias de 138 milímetros de precipitación. “Por darles una idea, en Mexicali se registraron seis milímetros de lluvia, lo que provocó el desorden en la ciudad, tengan una idea de lo que nos tocó recibir, 138 milímetros de precipitación”, indicó Rosado, para complementar que San Felipe recibe anualmente entre 80 y 90 milímetros.

La mayor afectación se dio en los campos turísticos y Puertecitos, donde hubo cortes de caminos y puentes, por lo que los daños materiales serán fuertes.

Por su parte, Fernando Hage, coordinador de Protección Civil del Estado, expuso que se tuvieron daños “leves” en la infraestructura, ya que lo más fuerte fue el rompimiento de la carretera San Felipe-Puertecitos en el Kilómetro 40, cortando el paso.

De igual manera, informó sobre dos caídas de puentes pasando Puertecitos, lo que calificó como los daños más serios en esta zona. En cuanto a comercios afectados, fue en la zona del malecón donde desemboca el Arroyo Santa Catalina, el punto en el que se presentaron las mayores inundaciones.

“Había 15 personas que se negaban a evacuar, pero logramos convencerlas alrededor de las nueve de la noche y todo salió muy bien en ese sentido, no tenemos reportes de ningún herido o lesionado. Se evacuaron 75 personas al albergue municipal y ahí estuvieron atendidos toda la noche, y a las nueve de la mañana ya habían regresado a sus hogares”, comentó el funcionario estatal.

Hage reconoció que se inundaron varios hoteles en la zona del malecón, además de negocios y comercios; de acuerdo a los planes municipales y Desarrollo Económico, se determinará de qué manera se les puede ayudar a los comerciantes.

Pescador pide lo dejen volver al mar para poder salir de la zona de alto riesgo

Fernando Hage opinó que el huracán “Rosa” fue muy benevolente, ya que al tocar tierra en el Pacífico, se convirtió en tormenta tropical, además, hubo vientos altos, los cuales fueron desahogando el fenómeno.

Al llegar a la sierra perdió aún más fuerza, debilitándose por completo, aparte de que las corrientes de aire llevaron las lluvias hacia Sonora y Arizona, donde hubo mayores afectaciones que en San Felipe.

“Se degradó a depresión tropical y aun así las lluvias y los vientos no afectaron a San Felipe y tampoco a Mexicali, fue una lluvia muy paulatina, hubo algunas fallas de electricidad sobre todo el domingo en la noche, que hubo tormenta electica, pero fueron restablecidas en menos de media hora”, indicó el funcionario de Protección Civil.

 

OPERATIVO FALLIDO

“Se acabó el agua y de repente llegó el agua sucia”, señaló Noé Meza Verdugo, quien es pescador furtivo. Vive en una pequeña casa construida con retazos de madera en medio del Arroyo Santa Catalina. No es el único, ya que en el cauce habitan alrededor de mil personas, por lo menos, esa es la estimación gubernamental.

Durante la tormenta, nadie los evacuó y no llegó autoridad alguna a informarle del riesgo en que se encontraban. Su compañero, que vive en la parte posterior del “apartamento”, se tuvo que ir con otros familiares porque el agua inundó su hogar.

Meza se encuentra en la zona por necesidad y si pudiera, se reubicaría, pero la falta de recursos lo tiene en la zona de invasión, ya que era pescador hasta que la veda lo dejó sin trabajo y sin indemnización, pese a que le correspondía.

La fuerza del agua derrribó construcciones en mal estado

En un recorrido realizado por ZETA, se pudo constatar que en la zona del cauce se encuentran diversas viviendas en paupérrimas condiciones. Al entrevistar a los ocupantes, coincidieron que nunca fueron alertados y hasta ese entonces no había llegado ayuda por parte de la autoridad, ni se enteraron de su existencia.

“Todo se mojó”, afirmó uno de los afectados por la lluvia, perdió el techo de su vivienda construida con algunos desechos de tarimas de madera, su pareja dijo que el agua alcanzó hasta los 50 centímetros de altura y así se dieron cuenta del daño a la vivienda; entonces decidieron refugiarse con algunos parientes, pero en ningún momento las autoridades les ofrecieron alguna clase de apoyo.

De igual manera en la Avenida Mazatlán hubo varios afectados, entre ellos el señor Martín Legaspe, a quien el agua se le metió hasta dentro de su casa, así como a su vecino, a quien el agua le tumbó una barda de ladrillos.

“Nadie vino, ninguna autoridad llegó a platicar con nosotros”, expresó, hasta el día siguiente apareció una patrulla tomando fotos, pero fue lo único que supo de la autoridad.

“Nos fue muy mal con las lluvias, aquí como ven, nos dejó todo el camino (destruido), mi casa se inundó toda, se metió el agua, toda la cama, ropa, televisión… todo. Ya no tenía ni tiempo de sacarlo”, lamentó Jesús, residente de la colonia Los Arcos, donde  el agua llegó hasta 20 centímetros de altura.

En su caso, reconoció que pasaron militares advirtiéndoles que tuvieran precaución y, en caso de mayor peligro, fueran a la unidad deportiva, pero decidieron quedarse en su vivienda.

Tormenta disminuida provocó socavones

A Octavio Burgo también se le metió el agua a la casa ubicada en Los Gavilanes, pero el nivel llegó “apenas” a los cuatro centímetros. Aunque sufrió pérdidas menores, las calles registraron el mayor daño. Hasta el momento no habían recibido información o alguna clase de ayuda por parte del gobierno.

 

AFECTACIONES

El alcalde de Mexicali, Gustavo Sánchez, indicó que la lluvia torrencial que se vivió por más de 25 horas, generó una venida de agua de las montañas que entró con fuerza en el cauce del Arroyo Santa Catalina.

“La ciudad ha quedado en condiciones complicadas de conexión, de comunicación, tenemos muchas calles devastadas, tenemos un trabajo de reconstrucción fuerte de avenidas y calles; el malecón, que como ustedes saben es parte del atractivo turismo, prácticamente todo el día (primero de octubre) estuvo anegado, trabajaron intensamente Servicios Públicos y la CESPM (Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali) desfogando el agua con bombas de agua, tuvimos que reventar un dique para tener mayor posibilidad de salida de agua” expresó el alcalde.

Sánchez Vázquez informó que se está trabajando en la evaluación de las afectaciones de las calles, debido a que muchas vialidades se convierten en cauce del arroyo.

En un recorrido por la carretera San Felipe-Puertecitos, realizado el martes 2 de octubre, se habían presentado once cortes hasta el Kilómetro 41.5, lugar hasta donde las autoridades habían podido evaluar daños y realizar caminos externos para el pase vehicular.

A esa altura el agua logró arrastrar la carretera hasta el punto de desaparecer alrededor de 12 metros, debido a ello, varios campos turísticos y diversas poblaciones hasta San Luis Gonzaga al sur de la entidad, seguían incomunicados.

De igual manera, dentro del perímetro de la ciudad, diversas avenidas, sobre todo la Mazatlán, fueron completamente destruidas por el cauce del agua.

Se instaló Consejo de Protección Civil

Previo a la emergencia, tanto el diputado Jorge Núñez, del Partido de Baja California, como Luis Moreno, de Transformemos, habían alertado sobre la falta de infraestructura que existía en el puerto y la baja inversión del gobierno estatal.

Se cuestionó al gobernador Francisco Vega de Lamadrid sobre el tema, negando respuesta al respecto en rueda de prensa.

Por su parte, el titular de Comunicación Social del Gobierno del Estado, se comprometió a entregar la información solicitada y redundantemente se solicitó al secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano el monto de inversión en San Felipe. Hasta el cierre de esta edición, ninguna autoridad había podido cuantificar la cifra.

Por medio de un boletín informativo, Gobierno del Estado informó el miércoles 3 de octubre sobre la apertura de centros de acopio para apoyar a los damnificados, sin embargo, hasta ese momento desconocían el número de personas afectadas, como lo reconoció Francisco Rueda en una atención a medios.

Por su parte, el director general de Protección Civil a nivel federal, Ricardo de la Cruz Musalem, dio a conocer que debido al cambio climático, cada vez se presentarán este tipo de tormentas al norte del país, por lo que estas eventualidades podrían repetirse en el puerto.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio