Preparatoria No. 2 UABC. Inolvidables recuerdos


 
Cartaz Lunes, 15 Octubre, 2018 12:00 PM

Fue durante un recorrido de trabajo en la Col. Juárez de Tijuana, donde me concedí quince o veinte minutos para visitar y tomar algunas fotos de la antigua edificación que albergaba la escuela preparatoria y las licenciaturas de contabilidad, economía y administración de empresas, incorporadas a la Universidad Autónoma de Baja California. Al haber sido estudiante de la Prepa y pertenecer a la generación 1969-1971, mi mente viajó a pretéritos tiempos y me dejé conducir por ella para rememorar vivencias, anécdotas, además de varias experiencias vividas tanto de alumnos y maestros. Aquí se cursaba la Prepa en dos años, no semestres y llevábamos 10 o 12 materias anuales. Me es muy grato recordar a varios compañeros de clase y maestros, nuestras ocurrencias, bromas y travesuras de juventud, los apodos y la carrilla (buying) que nos dábamos. Las famosas novatadas del trasquile de cabello a inicios del curso, para poder asistir al “Gran baile de los pelones” la facilidad con que conseguíamos raite al inicio de la rampa para asistir a clases, porque era Tijuana muchísimo más segura que hoy.

La verdad si teníamos fama de ser de mucho relajo; cada vez que se nos ocurría hacíamos una colecta para comprar un barril de cerveza con botanas y convivir en viernes después de clases, y como ya éramos mayores de edad, no había problema. Eso sí, cada día 23 de mayo día del estudiante universitario, lo festejábamos en grande; casi todos los negocios principalmente mercados y licorerías cerraban sus puertas para evitar saqueos, aunque ya en días previos, solicitábamos su aportación. Nos prestaban, o tomábamos a la “brava”, el transporte para ir a la playa y ya en la tarde ingresar muchos a los cines causando desorden por lo cual asistía la policía para aplacarnos.

Muchos destrozos, estamos seguros, eran causados por los “colados” no por estudiantes. Uno de los sucesos más importantes que a muchos estudiantes nos tocó vivir, fue lo que considerábamos una “justa invasión” por varios días a los campos de golf del club campestre para que en ese lugar se construyera la UABC. Los terrenos estaban en un pleito legal con una empresa llamada Inmuebles Californianos y en peligro de ser perdidos. A los estudiantes, el gobierno nos ofrecía terreno para la universidad en el entonces Ejido Chilpancingo, que en ese tiempo por ser una zona despoblada, carente de servicios públicos, y sólo había fábricas de ladrillos. No aceptamos en un principio. Reconocemos que tuvieron mucha visión porque actualmente en la pujante y muy comercial zona de la Mesa de Otay, se encuentra actualmente la Universidad UABC, una de las más importantes y reconocidas del país. También en esa breve visita, mi estimado lector, recordé a todos los maestros que tuvimos; por mencionar algunos: Tuve el honor de ser alumno del profesor Rubén Vizcaíno Valencia, aprender de sus interesantes y amenas clases de filosofía, ética, estética y lógica. Reconocido también por sus importantes aportes a la cultura de la región, además de su lucha por una identidad para Tijuana y su rechazo a la existencia de casinos y en Pro de realizar una universidad autónoma en nuestra ciudad. Merecidamente el teatro universitario lleva su nombre junto con la estatua en su honor.

El profesor Trujillo, clases de biología y cosmografía, Prof. Rosado química, Prof. Mafong, matemáticas, Prof. Watts historia universal, Prof. Santana de sociología son algunos de ellos. Recordé al director del plantel Lic. Guillermo Caballero Sosa (QEPD) en su clase historia de México y el Prof. Zeferino Sánchez Hidalgo (QEPD) etimologías grecolatinas. A todos los que no nombré también los recuerdo con mucho aprecio. Ahora quiero compartir contigo lo siguiente: A pesar de que éramos de mucho relajo y carrilludos, fuimos muy solidarios entre nosotros, bastante comprometidos en apoyar en todo lo posible las causas sociales, las más importantes por conseguir el bien común. Intolerantes con las injusticias o abusos en contra de la población, muy audaces decididos para lograr justicia y apoyo en beneficio de las personas marginadas y de muchas carencias. No sé por qué este importante compromiso de ayuda y comunicación hoy ya no existe entre estudiantes y la población. Fuimos muy deportistas en basquetbol, el fútbol todavía no era popular en Tijuana. Los grupos de 50 alumnos en promedio y era permitido fumar a maestros y alumnos en clase. Mi apreciable lector: No cabe duda que recordar es volver a vivir. Esta breve visita que realicé a mi antigua escuela, toda esta remembranza para mí es inolvidable, me dejó profunda huella en mi mente y corazón. Quise compartirlos contigo porque ya ves que soy como el agua de un río, que continuamente debe fluir, porque si no, se llega a pudrir. Gracias por tu tiempo en leer mi carta.

P.D. Me informaron que las instalaciones ya se encuentran desocupadas y que van a ser demolidas debido a que presenta muchas cuarteaduras en sus paredes.

 

Atentamente,

Eduardo A. Velarde Vázquez. 

Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio