Orgullo de madre


 
En Zerio Lunes, 22 Octubre, 2018 12:00 PM

— Comadre,  no sabes lo orgullosa que estoy de Luis, mi hijo.

“¿Por qué, comadre?”.

— Acaba de cumplir 18 años, no estudia ni trabaja ¡y ya lo consultan para hacer aeropuertos!

Autor: Ex chairo.

 

Departamento de caballeros

— ¿Me da un pantalón, por favor?

“¿Qué talla?”.

— 50×32.

“Señor, aquí vendemos pantalones, ¡no terrenos!”.

Autor: Entrenador de gym.

 

Hada madrina

— ¿Por qué estás llorando?

“Todos se burlan de mí por gordita”.

— Soy tu hada madrina, pídeme un deseo.

“Diez tacos al pastor y dos quesadillas, por favor”.

Autor: Nutrióloga frustrada.

 

Dos amigas conversan…

— Si tuvieras que escoger entre el amor de tu vida o una tarjeta de crédito sin límite, ¿qué elegirías?

“¿Visa, o Mastercard?”.

Autor: Tarjetahabiente.

 

Ricachón

Un ricachón conoció a una joven muy linda, pero con muy poca cultura.  Luego de escasa conversación y muchos tragos, pasaron una noche de máximo placer.

Al siguiente día, el ricachón le dijo a la humilde muchacha:

“Estoy muy agradecido contigo, pídeme lo que sea, que yo te lo doy”.

Ella dijo:

“Dame una flor”.

El ricachón se conmueve y piensa “¡Qué ternura, cuánta humildad!”, entonces insiste:

“¿Sólo eso? ¿Cómo la quieres? Una rosa, un clavel…”.

La humilde chica responde:

“No, ¡quiero una ‘Flor Explore’ 2019!”.

Autor: Dueña de Explorer del año.

 

Bisabuelo problemático

Dos amigos se topan y uno de ellos se queja con el otro:

No sé qué hacer con mi bisabuelo, se come las uñas todo el tiempo.

“El mío era igual, y le quité la maña en un momento”.

Cómo, ¿le amarraste las manos?

“No, ¡le escondí los dientes!”.

Autor: Bisabuela con dientes.

 

Pepito en la tienda

Llega una señora bastante fea a una tienda y pide a Pepito:

“Por favor, dame una escoba”.

El chamaco pregunta:
“¿Se la envuelvo, o se va a ir en ella?”.

Autor: Jaimito.

 

26 pesos

Entra un señor en un bar y pide un café, el mesero lo lleva y el hombre lo bebe, pide la cuenta y el joven empleado le dice:
“Son 26 pesos”.
¿Cuántos? ¿Un café 26 pesos? ¿Usted está loco?
El señor se acuerda que trae 26 monedas de un peso y las empieza a tirar una tras otra detrás del mostrador. Se retira y el mesero queda súper enojado, diciendo entre dientes:

“Este maldito, me tiró todas las monedas”.

Una semana después, se presenta el mismo señor, pide otro café, el mesero lo entrega y el hombre lo bebe. En cuanto pide la cuenta, el mesero dice:

“Son 26 pesos”.
El señor saca un billete de 50 pesos y se lo da al mesero, quien va a la caja y pide al cajero:

“Ahí está el maldito que me tiró las 26 monedas, dame el cambio en monedas, que lo voy a fregar”.
El cajero entrega a su compañero 24 monedas de un peso, el mesero se acerca al señor:

“Aquí tiene su vuelto”… y le tira de a una todas las monedas.
El señor saca dos monedas, las avienta y pide:

Mesero, ¡otro café!

Autor: Dueño de casa de cambio.

 

Confusión

Jaimito entra a un negocio, donde pide un par de anteojos.

El vendedor le pregunta:

“¿Para el sol?”.
Y Jaimito responde:
“No, ¡para mí!

Autor: Pepito.

 

Suertuda

Una residente de Maryland compró un boleto de la lotería y resultó con un premio de 50 mil dólares. Y eso no es todo: es la segunda vez en los últimos tres meses que ¡EN ZERIO! gana 50 mil dólares luego de haber comprado sus boletos en la misma máquina expendedora.

Y todavía dice que después del primer golpe de suerte, su hija le pidió no volver a jugar lotería.

Ahora, la hija quiere que su madre se dé un gusto con este nuevo monto, pues con la primera cantidad pagó todas sus deudas y ayudó a su familia. Tal vez ahora sí podrá viajar en un crucero, como tanto quería hacerlo esta suertuda dama de 58 años de edad.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio