#MeToo llega a Washington …

#MeToo les ha dado la confianza a las mujeres de que no están solas
 
Opinionez Lunes, 1 Octubre, 2018 12:00 PM

A lo largo de los años, Hollywood ha sido atacado a menudo por la forma en que la industria del cine y la televisión tira de la cultura estadounidense, generalmente, en una dirección negativa. El movimiento #MeToo nacido en Hollywood es algo diferente. En octubre de 2017, las actrices que buscaban luchar contra el acoso sexual pidieron a los usuarios de Twitter que utilizaran el hashtag “#MeTo” si alguna vez hubieran sido acosados ​​sexualmente o asaltados. La respuesta de toda la web fue un rugido de ira de las mujeres sobre la mala conducta masculina. Aún oímos los ecos hoy, un año después. Y se están poniendo más fuertes.

Las primeras bajas vinieron de Hollywood mismo. Los lectores por aquí están familiarizados con la espectacular caída del súper productor Harvey Weinstein; otras revelaciones #MeToo terminaron las carreras de otras personalidades. Eso fue sólo el comienzo. El primer gran político nacional acusado y obligado a renunciar debido a #MeToo fue el senador de Minnesota Al Franken, una estrella en el Partido Demócrata. Luego nos enteramos de que Roy Moore, candidato republicano al Senado de Alabama, era demasiado aficionado a las chicas jóvenes.

Esta semana Washington está obsesionado con la confirmación del candidato a la Corte Suprema, Bret Kavanaugh. Debido al horario de publicación de Zeta, escribo antes del testimonio del Sr. Kavanaugh; usted, querido lector, tiene la ventaja de que ya sabe si el Sr. Kavanaugh ha sido confirmado. Yo no. Una cosa está clara: #MeToo ha llegado a Washington. Kavanaugh es sólo un indicador de lo lejos que se puede llegar. Hay un Capitol lleno de congresistas y senadores que no han sido identificados por #MeToo. Pero esto sólo está comenzando.

Los políticos sobreviven a los escándalos sexuales en Estados Unidos todo el tiempo. Bill Clinton tuvo dos mandatos completos como presidente, a pesar de su juicio por el Senado en 1998 por una relación sexual en la Oficina Oval. La letanía de mala conducta sexual del presidente Trump de ninguna manera ha perjudicado su popularidad entre sus seguidores. Incluso la supervivencia de las acusaciones de acoso sexual del juez de la Corte Suprema, Clarence Thomas, durante su confirmación de 1991 muestra que los escándalos sexuales no son desconocidos para la Corte. ¿Cambiará #MeToo esta cultura?

Creo que es demasiado pronto para decirlo, pero podría ser. Viví en México en el momento del escándalo de Lady Profeco y mucha gente pensó entonces que las redes sociales cambiarían la forma en que los mexicanos veían a sus políticos. Tal vez lo hizo; tal vez no fue así, pero el caso Lady Profeco ciertamente no hizo mucho para reducir la corrupción mexicana. ¿Es #MeToo diferente?

A menos que aparezcan nuevas revelaciones, tampoco creo que el Sr. Kavanaugh no sea confirmado por el Senado republicano. Pero la cultura de #MeToo ha hecho algo importante: les ha dado a las mujeres la confianza de que no están solas.

Antes de que llegaran las redes sociales, era más fácil ocultar los crímenes tanto del pasado  como del ayer. Ahora resulta que las redes sociales hacen un buen trabajo recopilando información sobre el mal comportamiento. Mira cómo se desarrolló la historia de Kavanough. El primer acusador dio un valiente paso adelante; luego, un segundo dijo “¡yo también!”, y otros siguen.

En este sentido, aunque sería bueno ver que se haga justicia en la situación de Kavanaugh, la historia real es más grande que Kavanaugh. O Harvey Weinstein. O Bill Cosby. La verdadera historia es que las redes sociales pueden unir a las personas para luchar contra el mal comportamiento avergonzando a los culpables. Los mexicanos harían bien en seguir recordando esto.

 

Andrew S.E. Erickson es un orgulloso ex residente de Tijuana, ex diplomático de los Estados Unidos, con Maestría del Colegio Nacional de Guerra, y un fuerte creyente de la importancia de las buenas relaciones entre mexicanos y estadounidenses.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio