La necesidad de Dios

Internet
 
Opinionez Lunes, 8 Octubre, 2018 12:00 PM

“Es una locura de pocos, negar a Dios”. San Agustín

 

Sencillo y contundente, el primer apóstol martirizado, Santiago, consignó por escrito en su Epístola: “Muéstrame tu Fe sin obras, que yo por mis obras te mostraré mi Fe”.

El mismo apóstol, hermano de san Juan, dirá: De qué le sirve a uno decir que tiene Fe si no tiene obras. La Fe sin obras es una Fe muerta.

Cuántos de las cientos de miles de personas que realizan el dichoso “Camino de Santiago”, gastan su dinero en viajar hasta Compostela, España, sólo para ir a pasear sus pecados, como dice el padre Alfonso Zepeda, biblista de Guadalajara. A propósito de la gente que anualmente se va a pie desde Compostela, Nayarit, hasta el Santuario de Nuestra Señora de Talpa, en Jalisco. Ni comulgan, ni se confiesan, sólo van y vienen paseando los pecados, cero conversión.

“No me vuelvan invitar a sus peregrinaciones” les dijo el escriturista sacerdote Zepeda a la gente que lo invitó a Talpa de Allende con la Virgen. “A qué van, si los vi que ninguno comulgó… nomás vienen a pasear sus pecados… de nada les sirve”. La humilde gente le propuso al padre que a la próxima peregrinación sí comulgarían. El padre aceptó, lo que no esperaba es que tuvo que confesarlos a todos durante varios días a pie, hasta llegar a con la Virgen de Talpa, eso si: todos comulgaron esta vez.

A pesar de los pecados de la Iglesia Católica; las fallas sacerdotales, los escándalos, los divorcios, los errores en las familias, la necesidad de Dios es manifiesta en los más de mil millones de católicos (otro tanto de musulmanes, judíos, hindúes y cristianos).

Miles de peregrinos de todo el mundo hacen el “Camino de Santiago” desde algún punto de Europa o España a la tierra de los gallegos, Galicia en Santiago de Compostela.

Unos miles más ahora se encuentran venerando a San Francisco Xavier, el jesuita, el día de san Francisco de Asís el franciscano en el Santuario de Santa María Magdalena (de Kino). En Sonora; millones lo harán en un solo día el próximo 12 de octubre, en la Romería de Nuestra Señora de Zapopan. Otros cientos de miles irán a San Juan de Los Lagos, o ya participan en las peregrinaciones semanales al Santuario más visitado del mundo, después de San Pedro de El Vaticano, con Nuestra Señora de Guadalupe.

Es la necesidad de Dios en un mundo “difícil, complicado y marrullero” canta Serrat en el Cambalache: “Donde vi llorar la Biblia junto a un calefón”.

Por ahí en las segundas, o chacharas que abundan en las fronteras, es una lástima ver tanta Biblia en impresiones de lujo. Algunas tiradas en los botes de la basura, especialmente la de los protestantes la NKJV (nueva versión Rey Jaime, New Versión King James). Alguna que otra católica con todo y santos en venta, pero la mayoría son las Holly Bible de los “hermanos”. Quién sabe por qué locura las botan como si no fueran la palabra de Dios que alguna vez leyeron los abuelos, los padres, o los familiares propietarios de esos hermosos ejemplares de la Sagrada Escritura.

Me parece que la gente necesita de Dios como siempre; muchos erróneamente creen que pueden suplirlo en el casino en la ludopatía.  Otros, en el alcoholismo, en las drogas; y en tantos vicios que impiden ver la grandeza de un Dios del que sí logran disfrutar millones de personas. Estas personas saben que lo necesitan y saben con certeza encontrarlo en la Sagrada Escritura, en las meditaciones del rosario, en la misa, en los grupos de apostolado, en la Iglesia; pero especialmente lo encontramos en el hombre doliente. Como expresa el Dr. Viktor E. Frankl; en los hambrientos, en los huérfanos, en los ancianos, en los necesitados, en los que tienen hambre y sed, necesidad de ropa, casa. Hay que expresar nuestra Fe con las obras de caridad; si no nuestra Fe está muerta. No es que Dios haya muerto, sino que nosotros estamos muertos para Dios y para el prójimo.

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali.

Correo: saeta87@gmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio