La importancia del Plan de Parentalidad (convenio de divorcio)

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 29 Octubre, 2018 12:00 PM

Conzultoría Matrimonial y Familiar

 

 

 

Hoy día es muy escuchado el término Plan de Parentalidad en países principalmente de Europa, donde las legislaciones han ido avanzando mucho en cuestiones de atender los problemas de familia, divorcios, sucesiones, etc., aun cuando han iniciado en los Estados Unidos, y que aquí en México no se ha legislado al respeto como tal, aunque sí se ha tomado algunos de sus principios, sobre todo desde que se están dando más las custodias compartidas por los beneficios que trae consigo.

El Plan de Parentalidad es un documento que se elabora como guía o manual de instrucciones para la nueva situación en que se encuentra una familia tras una separación, divorcio o nulidad, y en la que existen hijos menores. Esta planificación supone tres beneficios para la familia: la organización general de ambos padres frente a la perspectiva de ser padre-madre separado/a; la tranquilidad de los hijos/as menores en cuanto a que se les presenta una situación nueva pero ordenada, permitiéndoles mantener una relación sana con sus progenitores y una estabilidad emocional; y en tercer lugar, que serán evitados muchos conflictos comunes después de una separación o divorcio, gracias al plan de actuación y a la prevención de situaciones de riesgo.

Otros de los beneficios son que se persigue el favorecer que ambos padres compartan sus responsabilidades (tanto derechos como obligaciones) hacia sus hijos/as después de la ruptura, y que se mantengan las relaciones con hermanos/as, abuelos/as, entre otros aspectos.

En México, el documento pudiéramos decir que es el convenio que en todo divorcio de común acuerdo se tiene que elaborar, sólo que muy acotado y se circunscribe a los siguientes puntos:

I.- Designación de persona a quien sean confiados los hijos del matrimonio, tanto durante el procedimiento como después de ejecutoriado el divorcio.

II.- El modo de subvenir a las necesidades de los hijos, tanto durante el procedimiento como después de ejecutoriado el divorcio.

III.- La casa que servirá de habitación a cada uno de los cónyuges durante el procedimiento. IV.- La cantidad que a título de alimentos un cónyuge debe pagar al otro durante el procedimiento, la forma de hacer el pago y la garantía que debe darse para asegurarlo.

V.- La manera de administrar los bienes de la sociedad conyugal durante el procedimiento y la de liquidar dicha sociedad después de ejecutoriado el divorcio, así como la designación de liquidadores. A ese efecto se acompañará un inventario y avalúo de todos los bienes muebles o inmuebles de la sociedad.

Con ello nos damos cuenta que la actual legislación está, de alguna forma, obsoleta. Los tiempos han cambiado y muy aceleradamente, los conflictos, relaciones y situaciones entre las parejas separadas o divorciadas han ido aumentando y cambiando. La legislación actual se queda corta y los jueces a veces no prevén otras posibles consecuencias por tomar muy literalmente la misma, y ni la jurisprudencia aprovechan y algunos ni los derechos humanos. Con el documento de Parentalidad se salvan determinados aspectos que no son contemplados en el convenio que establece nuestro código, los cuales, por falta de previsión, suelen ser causantes de innumerables conflictos. Nos referimos a que los convenios exponen de manera muy estandarizada todo lo relacionado con los hijos/as. La convivencia y el régimen de estancia (antigua custodia y régimen de visitas), así como aspectos económicos y otros relacionados con los menores, se presentan limitados a días, lugar y horas de entrega y recogida, fechas de vacaciones, cantidades, etc. sin atender a la complejidad de cada realidad, y mucho menos previniendo cambios derivados de posibles nuevas situaciones. Sin embargo, en el plan de parentalidad se da espacio a los cambios que pueden surgir como consecuencia de la edad o las nuevas necesidades de los hijos/as por los muchos problemas que pueden surgir y atenderlos en beneficio ellos.

Es obligación moral de los abogados dar la debida orientación a los padres de lo que puede presentarse y no tan sólo apegarse a lo que marca nuestro código. Habré en el siguiente apunte dar un ejemplo de un documento de Parentalidad.

Gracias como siempre por sus comentarios y consultas al e-mail: [email protected]

 

El Licenciado Roberto Bautista reside en Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio