Gómez Morín evade señalar intromisiones de los gobiernos en el PAN

Foto: Jorge Dueñes.- Evitó hablar de acuerdos cupulares en BC.
 
Zoom Político y Lunes, 29 Octubre, 2018 01:00 PM

El contendiente interno por la dirigencia de Acción Nacional visitó Baja California para impulsar su candidatura. Despotricó contra el ex candidato presidencial Ricardo Anaya y cuestionó la postulación de su contrincante Marko Cortés; pero se negó a aceptar que las administraciones en el Estado operan en su contra

Manuel Gómez Morín insiste y asegura que Marko Cortés es el candidato de quienes controlan el padrón del Partido Acción Nacional, liderazgos que en su opinión, operan “en muchos lugares del país”.

De gira por Baja California, el aspirante a dirigir el partido blanquiazul, los definió como adversarios a los que se está enfrentando en el plano de la contienda interna. Con todo y ese diagnóstico sobre la situación del panismo, se dijo sin conocimiento de que al gobernador de esta entidad,  Francisco Vega de Lamadrid, se le señale de manipular la lista de afiliados a esa fuerza política.

“No sé ese tema en particular”, asumió, para luego aclarar que en BC no tiene a nadie etiquetado como parte de algún núcleo de interés.

A propósito de Vega de Lamadrid, quien encabeza una administración desde la cual supuestamente se ejerció presión a trabajadores de gobierno para que apoyaran a Cortés en el marco de su registro como candidato, Gómez Morín se limitó a decir que conoce al mandatario en calidad de militante y que durante su estancia en Baja California, en dado caso lo saludaría sólo como correligionario, “no como jefe de un grupo o gobernador”.

En alusión a su participación en el proceso partidista en curso, afirmó que no se ha dedicado a hacer “contactos específicos con gobernadores, ni con funcionarios emanados de gobiernos de Acción Nacional”, a diferencia de su contrincante, quien además de contar con el respaldo mayoritario de los mandatarios afines al blanquiazul, se ha concentrado en buscar apoyo de munícipes panistas emergentes, a cuyas tomas de protesta ha asistido.

A su paso por Tijuana, Manuel Gómez Morín se hizo rodear de los ex jefes del Ejecutivo estatal, Ernesto Ruffo Appel, Alejandro González Alcocer y José Guadalupe Osuna Millán; lo mismo que de otros miembros del partido como Cecilia Barone, Héctor Castellanos, Rodrigo Robledo y Sócrates Bastida, con quienes sostuvo una reunión en las instalaciones del Comité Directivo Municipal, donde deploró el papel del PAN en las elecciones del primero de julio de 2018 y tildó a Ricardo Anaya de “estúpido”, por haber descuidado su función como líder nacional “para construir su candidatura” a la Presidencia de la República.

En encuentro periodístico con ZOOM POLÍTICO, Gómez Morín se proclamó como el candidato de los panistas “comunes y corrientes, militantes de a pie que han trabajado en campañas, en distintas actividades del partido” y que no necesariamente ostentan “cargos públicos”. Según criticó, el bando contario, donde al lado de Marko Cortés figura Héctor Larios en busca de la Secretaría General del PAN, se conformó con base en “acuerdos políticos” orquestados por quienes ya se desempeñaron como dirigentes en el actual periodo estatutario (2015-2018): Ricardo Anaya y Damián Zepeda.

“Me queda claro que la propuesta de mi adversario representa la continuidad”, estimó.

Por lo que a ese presunto continuismo respecta, expuso que “las cúpulas siguen mandando al partido”, y observó que si durante la contienda electoral a celebrarse en 2019 Cortés Mendoza se encuentra al frente de Acción Nacional, “lo más probable” es que el instituto político vuelva a salir derrotado; “seguramente la ciudadanía diga ‘son los mismos’”, lo que le restaría votos al panismo.

En lo referente al proceso 2018, lamentó que se hayan avalado candidaturas de panistas “que estuvieron involucrados en el tema de los moches de gobierno”, y sobre la afinidad que mostró hacia Anaya Cortés en su carácter de candidato presidencial, Gómez Morín argumentó que decidió respaldarlo luego que la ex panista Margarita Zavala, a quien originalmente apoyaba, desistió de su postulación en la modalidad de independiente.

Según el político, al entonces contendiente por Acción Nacional no le dio “un cheque en blanco”. Dijo que los panistas que “al final” se sumaron a su proyecto le aclararon: “Okey, Ricardo, te vamos a apoyar, pero queremos saber qué va a pasar con Acción Nacional después del 1 de julio”.

Sobre la respuesta que el queretano les habría dado, aparentemente apuntó a que trabajarían con él en la eliminación de “grupos que no responden” a la filosofía partidista, los cuales a final de cuentas, son aquellos “con los que actualmente está aliado Marko Cortés y todo su equipo”, atajó el entrevistado.

Acusó que tan sólo en Ciudad de México, de aproximadamente 15 mil afiliados, “alrededor de 12 mil están controlados por una persona, y son esos grupos”.

En alusión a quien presuntamente ejercen tal control, nombró al diputado federal Jorge Romero, figura que desde su punto de vista se replica por distintas partes del territorio, en el sentido de lo cual no precisó nombres.

Ante el estado de cosas que a su modo de ver guarda el panismo, manifestó no sentirse conforme, aunque tampoco se inclinó por asumirse como un militante inconforme. Tan sólo es “un buen panista” que quiere librar de incongruencias al blanquiazul, dijo.

Para Gómez Morín, quien en política se ha desempeñado como diputado de mayoría y director de Radio y Televisión (en el sexenio de Vicente Fox) e igualmente ha “participado en cualquier cantidad de campañas” y fungido como “representante de casilla muchísimas veces”, más que una cuestión de méritos, lo que lo empujó a buscar la dirigencia es su sentido del deber en el ánimo de “ayudar al partido a reposicionarse”.

Acerca de su ascendencia, la cual lo proyecta como nieto de uno de los fundadores del Partido Acción Nacional (Manuel Gómez Morín, 1897-1972), a pregunta expresa admitió que le abre puertas, aunque arengó: “La gente no se va nada más por las apariencias o los nombres, quieren saber quién soy y qué es lo que estoy proponiendo”.

El proceso de renovación del Comité Ejecutivo Nacional del PAN arrancó el 12 de octubre y se extenderá hasta el 11 de noviembre, fecha en que la militancia habrá de emitir su voto para definir al próximo dirigente.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio