Delegado del PRI: sin convocatoria y con sospechas de corrupción

Foto: Eduardo Andrade.- Nuevos operadores del partido no vienen a resolver conflictos locales: Fernando Moreno.
 
Zoom Político Lunes, 22 Octubre, 2018 01:00 PM

Ante una reducida fracción de priistas se llevó a cabo la presentación de Óscar Almaraz Smer como nuevo delegado del PRI en Baja California. El ex alcalde de Ciudad Victoria, Tamaulipas vino acompañado del operador político del CEN Jorge Márquez y el secretario regional Fernando Moreno. Durante el evento partidista, además estuvo flanqueado por el dirigente estatal David Ruvalcaba, pero no contó con el arropamiento del grueso de la militancia bajacaliforniana.

Ni los diputados Alejandro Arregui y Bernardo Padilla, ni el regidor Eligio Valencia López, como tampoco el presidente de la Fundación Colosio Ricardo Torres Coto, o integrantes de la Agrupación Política de Baja California (siendo estos los casos de Manuel Trasviña y Andrés Méndez) figuraron entre los presentes. Personajes todos ellos, a quienes regularmente se les había visto en actividades del partido tricolor.

Otras figuras como la ex candidata al Senado Juana Pérez Floriano, el otrora legislador local Obed Silva Sánchez y el ex alcalde de Tijuana Carlos Bustamante Anchondo, quien se ha pronunciado con aspiraciones al gobierno de BC, fueron parte de los ausentes.

Hace alrededor de tres semanas el Comité Ejecutivo Nacional del PRI anunció que llevaría a cabo designaciones de operadores del partido para desempeñarse en esta entidad, aunado al nombramiento de un secretario regional. Originalmente, se tenía contemplado designar a cuatro delegados, cuyo desempeño habría de ser significativo en vista del proceso electoral a consumarse con los comicios de 2019, en los que a nivel nacional Baja California será el único estado donde se renueve la gubernatura. Con todo y las tareas electoreras que se avecinan (vitales para el Revolucionario Institucional tras su derrota del 1 de julio), la delegación partidista finalmente fue a dar a manos de una sola persona, Óscar Almaraz Smer, quien particularmente viene con una carga de señalamientos a cuestas por desfalco al erario público.

Se trata de un desvío monetario ascendente a mil 300 millones de pesos, perpetrado a partir de 2010, cuando Almaraz se desempeñaba como secretario de finanzas en la administración tamaulipeca de Eugenio Hernández, quien a inicios de este mes fue vinculado a proceso por “enriquecimiento ilícito y operaciones con recursos de procedencia ilícita”.

El caso de manejo irregular del presupuesto en detrimento del Instituto de Previsión y Seguridad Social de Tamaulipas y por el cual la Auditoría Superior del Estado emprendió una investigación, involucra a políticos que se desempeñaron en las administraciones de Hernández Flores y de Egidio Torres Cantú (2011-2016). Según ha trascendido, la ASE busca precisar los montos que cada uno de los señalados habría desviado, para efectos de proceder “judicialmente en su contra”.

Previo al encuentro que se organizó en Tijuana para presentar a Almaraz como delegado general, el tamaulipeco estuvo en Mexicali, donde de entrada negó haber incurrido en actos ilícitos. Ante representantes de medios sostuvo que las acusaciones en cuestión eran “completamente falsas”. Al evento celebrado en capital del estado, la concurrencia de los priistas tampoco fue numerosa. Ni el ex alcalde Samuel Ramos, como tampoco el delegado de la Profeco Julio Felipe García o la ex diputada federal Nancy Sánchez acudieron.

En cuanto a los operadores partidistas para Baja California y otras entidades, designados por la presidente del CEN Claudia Ruiz Massieu el 5 de octubre, parte de la militancia tricolor ha cuestionado la reputación de algunos de ellos.

Las inconformidades estriban en que a pesar de las corruptelas en que han incurrido diversos servidores públicos en el sexenio de Enrique Peña Nieto, la dirigencia nacional imponga dentro de la estructura partidista a personas con una trayectoria cuestionable. Según apuntó Nancy Sánchez Arredondo en un posicionamiento oficial, ello dificultará que el instituto político salga adelante en la contienda a realizarse el próximo año.

Otro militante dijo no ver “que el CEN tenga un real interés por competir” en términos electorales y deploró que el recién nombrado secretario regional Fernando Moreno, haya sido objeto “de dos atentados para asesinarlo”. Igualmente cuestionó que el ex gobernador de Colima haya dicho que los nuevos operadores priistas “trabajarán sólo con quienes quieran”, lo cual a su juicio constituye una postura de exclusión ante militantes que critican “la situación que prevalece”.

Durante la presentación realizada en Tijuana, Moreno indicó a nombre de los designados, que vienen a sumarse “a las tareas electorales que formalmente ya iniciaron”. Hizo hincapié en que su misión no es dirimir o “resolver conflictos, algunos muy añejos, que los hay, particularmente en todos los estados donde recurrentemente” el Revolucionario Institucional no gana la gubernatura. “En la medida en que la gente local se ponga de acuerdo, el comité nacional se meterá menos, o no se meterá”, afirmaría.

Aseguró que ni él ni el nuevo delegado no responden a “compromisos particulares con personalidades o con grupos”. Aunque una fuente consultada refirió a ZOOM POLÍTICO que el delegado Oscar Almaraz en materia de intereses coincide con el ex presidente municipal Jorge Hank, quien encabeza la mera roja del priismo, corriente con la que se ha llegado a relacionar a algunos de los asistentes al acto, como Mario Madrigal y el propio líder municipal partidista Alberto Nava.

Por otro lado, frente a la fuga de priistas al virtual partido en el poder, Morena, el secretario de organización lo atribuyó a que el PRI es “un partido que tiene 90 años” y ha “dado vida a todos los demás partidos”. Señaló que el propio presidente electo Andrés Manuel López Obrador salió del tricolor.

En su oportunidad, Oscar Almaraz se limitó a decir que llegó para dar resultados y no explicaciones, “no nos mandaron a dar explicaciones”, manifestó; en ese tenor, la encomienda consiste en coordinar esfuerzos con los sectores, las organizaciones, los comités y los grupos políticos, entre otras instancias partidistas.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio