Peña dejará más inflación, deuda y corrupción

Foto: Artemio Guerra Baz/Cuartoscuro.com
 
Edición Impresa Lunes, 22 Octubre, 2018 01:00 PM

Comisión Reguladora de Energía indica que el Gas LP pasó de 10.11 a 22.96 pesos por kilo y, según Coneval, el costo de la canasta alimenticia incrementó de mil 158.62 a mil 522.46 pesos. El 70% de los trabajadores perciben menos de 7 mil 952.4 pesos al mes, advierte Roberto Valero, presidente del Centro de Estudios Económicos de Baja California

La escalada de precios de las gasolinas, que en algunas estaciones de servicio está arriba de los 20 pesos por litro, aunado a su efecto en el encarecimiento de los productos, son el principal resultado de la gestión económica del Presidente de México, Enrique Peña Nieto, para millones de mexicanos a los que cada mes les alcanza menos para comprar.

Particularmente en Baja California, donde a partir de la Reforma Fiscal de 2013, impulsada por el mandatario priista, la inflación se desbordó como lo muestra el último dato en septiembre de 2018, cuyo incremento mensual fue de 0.72 por ciento, muy por encima de la media nacional (0.42%).

En entrevista con ZETA, Yolanda Cabrera, una empleada administrativa, confirmó que “en este sexenio no me ha ido bien económicamente”, ya que en los últimos dos años, “se ha sentido más el trancazo a la economía familiar”, ya que al alza de precios de las gasolinas y los productos alimenticios, se sumó el aumento al Gas LP y la energía eléctrica.

Datos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) indican que el precio del Gas LP pasó de 10.11 a 22.96 pesos por kilógramo. Es decir, durante los primeros días de octubre de 2018, los consumidores desembolsaron por un tanque más de dos veces del precio que tenía en 2012.

“El gas de 45 kilos está en mil y tantos pesos, y uno dice ‘Dios mío, qué va a pasar’, porque no tiene límite, sigue subiendo y uno sigue pagando lo que piden”, manifestó Cristina Celis Hernández, ama de casa.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en este sexenio el costo de la canasta alimenticia urbana incrementó 31.40%, al pasar de mil 158.62 a mil 522.46 pesos.

Mientras que el precio del bistec de res aumentó 48%, el de la leche 25%, el del pollo 17%, y el del huevo 11% respecto al que se tenía en diciembre de 2012.

Como consecuencia del encarecimiento de la canasta alimentaria, cuatro de cada diez mexicanos tuvo un ingreso laboral inferior al costo de ésta durante la mayor parte de la administración peñista, situación que no se puede escamotear con declaraciones como la recientemente expresada por Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, quien aseguró, “los pobres no comen gasolina”.

 

CUATRO MILLONES DE EMPLEOS; LA MAYORÍA PAUPÉRRIMOS

Uno de los “logros” destacados por Peña Nieto ha sido la generación de empleos formales en el país, cifra que alcanzará los cuatro millones al cierre de su administración. No obstante, alrededor del 70% de los puestos laborales son inferiores a los tres salarios mínimos (7 mil 952.4 pesos al mes), indicó Roberto Valero, presidente del Centro de Estudios Económicos de Baja California.

El empleo precario orilló a más personas al sector informal para hacer que el “salario les rinda”, adquiriendo artículos más baratos que en las tiendas, o bien, como trabajadores, y resaltó que el número de personas en la informalidad alcanzó los 15 millones.

En ese sentido, la señora Celis Hernández relató que por muchos años su hija trabajó en maquiladora, pero ahora prefiere vender flores. “Está mejor así, porque en una fábrica son mil 500 pesos a la semana con todo y horas extra. Ahora gana más, aunque no siempre haya buena venta”, afirmó.

Verónica, trabajadora en una cocina industrial, dijo haber sido beneficiada en este sexenio al ser registrada ante el Instituto Mexicano del Seguro Social y contar con prestaciones como Infonavit; sin embargo, también consideró que su salario subió poco en relación al precio de los productos.

Según la última medición de la pobreza del Coneval, el número de personas en esta condición aumentó de 53.3 a 53.4 millones entre 2012 y 2016.

“Otro dato importante es que el Banco Mundial situó a México entre las diez naciones más desiguales del orbe”, señaló Valero, puesto que “el grupo que llegó al poder se dedicó a apoyar a aquéllos que concentran el 20% del ingreso total del país”.

Agregó que la disminución del poder adquisitivo también ha contribuido a que más mexicanos salgan del país en búsqueda de mejores oportunidades salariales. Datos del Consejo Nacional de Población señalan que en 2017, México fue el segundo país con más población emigrante, al tener 12 millones 964 mil 882 connacionales en el extranjero, sólo detrás de la India.

Foto: Alan García Loza.- Rufo Ibarra Batista, Delegado de la Secretaría de Economía en Baja California

La tendencia como una nación expulsora se mantuvo desde 2010, que en buena medida se refleja en el incremento de las remesas, uno de los principales ingresos de México.

Por el contrario, Rufo Ibarra, delegado de la Secretaría de Economía en Baja California, manifestó que las políticas públicas en este sexenio reconocieron que la economía mexicana se sustenta en hasta 70% en las micro y pequeñas empresas, por lo que el Gobierno Federal brindó apoyo, mediante el Inadem, con el fin de promover el emprendimiento.

Desde su perspectiva, el aumento en el número de empleos formales y del turismo en el país refleja lo adecuado de las once reformas estructurales, entre éstas la Fiscal, Laboral, Energética y en Telecomunicaciones y Radiodifusión.

“Puede ser cierto que éstas no han podido lograr satisfacer a una masa importante de la población, pero si no se hubiera hecho, este gran porcentaje de los mexicanos estaría en condiciones peores. En la medida que todas las reformas estructurales transiten armónicamente, se podrán tener las condiciones económicas que se plantearon”, auguró el funcionario.

 

 

PESO SE DEPRECIA CASI 50% FRENTE AL DÓLAR

Respecto a la depreciación del tipo de cambio que enfrentó el peso respecto al dólar, Roberto Valero expuso que fue mayor a la presentada en los sexenios anteriores, al ubicarse en cerca del 50%. En tanto, con Felipe Calderón la caída de la moneda mexicana fue de 11.6% y con Vicente Fox, de 26.1%.

“El tipo de cambio FIX trae una depreciación del 110%. No veíamos una depreciación de estas dimensiones desde (Ernesto) Zedillo, con la diferencia que él logró enderezar el barco y un mejor crecimiento que Peña Nieto”, destacó.

Lo anterior, fue consecuencia de la falta de políticas públicas tendientes a que llegaran inversiones nuevas y más fuertes a México.

Datos de la Secretaría de Economía refieren que la Inversión Extranjera Directa (IED) aumentó de 21 mil 905.8 a 31 mil 234.2 millones de dólares de 2012 a 2017.

 

BAJO CRECIMIENTO ECONÓMICO

Según Roberto Valero, la variable económica más importante es el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), que en promedio fue de 2.1% en la administración de Peña Nieto. Cantidad insuficiente para lo que requiere el país. “México necesita crecer a una tasa de por lo menos 5% del PIB de forma constante, para que la población tenga mejores empleos e infraestructura”.

Agregó que el desempeño de esta variable en la gestión del Presidente saliente, ha sido la más baja desde hace cuatro sexenios. Con Calderón, que enfrentó la crisis de 2009, la economía creció 2.1%; con Fox, 2.1%; con Zedillo (pese a la crisis de 1994) creció 3.3% y con Carlos Salinas 3.9%.

Perspectiva que no comparte Eliseo Díaz González, investigador de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), ya que considera que el crecimiento económico se ha mantenido alrededor del 2% en ésta y las tres administraciones anteriores.

Por otro lado, dijo, que en el PIB per cápita hubo un crecimiento de 8% respecto a lo reportado en el último año de la administración anterior. “Ahí tenemos una mejora a pesar de la depreciación del peso frente al dólar, que ha ocurrido a lo largo de estos años”.

 

MÁS DEUDA: SUMA 7 BILLONES 718.5 MIL MDP

Foto: Galo Cañas/Cuartoscuro.com

A agosto de 2018, la deuda neta del Gobierno Federal alcanzó los 7 billones 718.5 mil millones de pesos, cantidad superior a los 3 billones 358.60 mil millones de pesos que se tenía en 2012 (según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público), como resultado de la disminución del precio del crudo, que bajó de cien dólares aproximadamente, a alrededor de 20 dólares por barril, y significó una reducción en el ingreso, que no estuvo acompañada de recortes en el gasto público, explicó Roberto Valero, del Centro de Estudios Económicos de Baja California

En el mismo indicador, Eliseo Díaz González, de El Colef, puntualizó que la deuda externa en términos nominales creció de 300 mil millones de dólares a 450 mil millones hacia 2018.

De 2012 a 2014, el endeudamiento externo incrementó, pero con la Reforma Fiscal se pudo contraer un poco. No obstante, anotó que tal indicador ha empeorado en este sexenio, al pasar del 31 al 45% del PIB, pese a que se mantiene por debajo del 50%, ya que con el ex Presidente Felipe Calderón pasó del 21 al 31% del PIB.

Por otro lado, comentó que las finanzas públicas se vieron afectadas por la disminución de la producción petrolera del país, decayendo de 2  mil 100 barriles diarios en 2012, a mil 900 en 2018.

En cuanto a la balanza de pagos, el catedrático de El Colef precisó que aun cuando en 2008 se tuvo un avance, en la última parte de la gestión de Calderón el déficit volvió a aumentar 1.5%. Con la administración de Peña Nieto siguió incrementando hasta alcanzar el 2.5%, “entonces ha habido un deterioro de la balanza de pagos también por efecto de la depreciación del peso”.

En su opinión, un factor importante para la economía mexicana es el entorno internacional adverso que tuvo que enfrentar y repercutió en ella.  Actualmente hay una amenaza de recesión global para el próximo año, así como condiciones de mayor proteccionismo que impactarán a las exportaciones mexicanas, las cuales aumentaron de 30 mil 209.4 millones de dólares, a 39 mil 536.5 millones de dólares durante la gestión de Peña Nieto.

MÉXICO, ENTRE LOS PAÍSES MÁS CORRUPTOS

Para los economistas consultados, el incremento en la percepción de la corrupción y la disminución de la competitividad afectaron el desempeño económico en esta administración, y coinciden en que a pesar de los múltiples problemas que sortea la economía mexicana, está lejos de encontrarse en bancarrota, como lo manifestó el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, en septiembre pasado.

Según datos del Foro Económico Mundial, México se ubicó como la decimotercera nación más corrupta en el mundo, y cayó al lugar 46 en el Índice de Competitividad Global en 2018.

Sobre el aumento en la corrupción; Rufo Ibarra, delegado estatal de la Secretaría de Economía, resaltó: “La corrupción ha existido en todos los sexenios y la gran diferencia entre éste y otros sexenios, quizá ha sido la utilización y modernización de los sistemas de información, de las redes sociales, y las posibilidades de tener a la mano un celular que han permitido poder identificar las fallas con mayor facilidad y mayor eficacia”.

“Creo que la sociedad mexicana está sometida a un problema cultural de corrupción que con el tiempo tenemos que ir erradicándola por completo, pero es un tema que involucra a la familia, la educación y desde luego el ejercicio personal de un gobierno y en una empresa”, finalizó.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio