Searching

Foto: Internet
 
Cinemazcopio Lunes, 10 Septiembre, 2018 12:00 PM

La verdad ya no es la historia que contamos, según como la veamos y como más nos convenga. Ahora, son las pistas que dejamos en nuestras redes sociales, en una laptop o en un smartphone.

Paso a paso nuestros secretos quedan al descubierto y nos exponen no solo a las miradas curiosas de los demás, sino a la posibilidad de correr peligro de manos de alguien capaz de anticipar el siguiente paso que uno dará tan solo porque ha obtenido toda su información de la web.

Sobre esta premisa, capaz de desatar una nueva expresión de paranoia, desde la silla del productor Timur Bekmambetov, se ha desarrollado una película -como “Unfriended” o “Unfriended: Dark Web”- donde el aspecto antisocial de internet da pie a una especie de horror cibernético en el que se ve envuelto un padre de familia cuando su hija de 16 años desaparece.

Claro que en el trayecto la gloria le pertenece al director Aneesh Chaganty por haber sido capaz de dotar de acción una cinta que en buena parte crece con los gestos de sus actores.

John Cho es el que sostiene esta trama vía Skype, siendo David Kim, el protagonista que se dispone a resolver el misterio después de tomar la vía convencional y reportar el caso a la Policía. Paso siguiente, este joven papá recurre a la computadora de la joven y, poco a poco, comienza a reconstruir la vida de una adolescente que alguna vez creyó conocer.

El largometraje tiene incontables giros, sorpresas, está plagado de detalles, y la verdad es difícil despegar la mirada de la pantalla grande mientras los hechos se desarrollan para crear un sólido thriller.

Cho demuestra su calidad histriónica. Su angustia es contagiosa, su confusión resulta convincente, y estos dos elementos de su actuación permiten que el suspenso se mantenga a lo largo de la increíble pesquisa.

Para contrarrestar llega Debra Messing para interpretar a la Detective Vick, capaz de solo concentrarse en los datos de esta investigación y así devolverle a David el equilibrio cada vez que descubre una pieza de un rompecabezas difícil de armar.

Por su originalidad, sus personajes estupendamente trazados, una buena historia y una forma mejor de narrarla, la cinta se goza, se interioriza y está destinada a no olvidarse. Ya con eso basta y sobra. ****

Punto final.- ¿Listos para “La monja”?

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio