Rebrote de violencia por Sinaloa

Foto: Cortesía.- Fosa clandestina detrás del Aeropuerto Internacional de San José del Cabo en Los Cabos, contenía los restos de tres víctimas, las cuales presuntamente están vinculadas a la delincuencia organizada
 
Edición Impresa Martes, 18 Septiembre, 2018 01:00 PM

En los primeros 12 días de septiembre, ocurrieron 12 eventos de alto impacto, desde “levantones”, balaceras y ejecuciones al estilo de la delincuencia organizada. Autoridades señalan una mayor presencia del Cártel de Sinaloa en BCS

 

“Mucho movimiento se ha denunciado en las comunidades y rancherías al sur de La Paz, reportan movimiento entre San Blas, El Carrizal y la ‘Y’, incluso San Antonio y Los Planes. Ya hemos tenido reportes de gente que se mueve en El Águila (transporte público federal de pasajeros), pero ahora ha aumentado la presencia de autos y camionetas extrañas”, detalló a ZETA un agente del Grupo de Coordinación de Baja California Sur.

Camionetas lujosas, de doble rodado, así como medianas y sin placas, han sido reportadas por habitantes de San Blas y El Carrizal; hombres armados han sido vistos de paso.

“Cortan el paso entre las brechas, por el Rancho Álvaro Obregón, algunos clientes de Los Brasiles (restaurante entre comunidades sin pavimento)”, han documentado con evidencia que ahora pertenece a las fuerzas de seguridad. Se habla de personas jóvenes que transitan de paso, que desde luego han causado impacto entre los ciudadanos.

“Nosotros no nos metemos con nadie y dejamos que las cosas sigan, pero estamos preocupados que algo como lo ocurrido en Melitón (Albañez) nos pase, no queremos estar en medio de una pelea”, expuso uno de los reportantes.

En los registros de Inteligencia de la Policía Federal, tanto en el filtro de revisión de Calafia en la entrada a la Capital, como en carreteras, existe registro de testimonios de choferes, pobladores y turistas que han captado movimiento “extraño”, sin que a la fecha se haga presente el grupo de reacción.

“Si por esas comunidades están pasando, imagínate dónde se están quedando, creo que los cuerpos de seguridad están pecando de confiados, están creyendo que esto verdaderamente se apagó, pero no es así; en las mismas calles te enteras del sentir de los pobladores, sienten ese temor”, explicó un miembro del Consejo Ciudadano de Atención a Víctimas del Delito.

La distracción y pasividad de los cuerpos de seguridad fue confirmada por las Fuerzas Armadas ante una reacción por los hechos ocurridos durante la última semana.

“Ya estamos preparando de nuevo al sector operativo, esto tiene que ser preventivo, pues ya vemos más incidentes, todo apunta a que tendremos que intervenir con fuerza para retener la violencia, ya se tienen algunos reflejos y muestras que esto se quiere salir de control. Hemos sostenido algunas reuniones, la instrucción que hemos dado y la solicitud del gobierno estatal, es que reforcemos sus acciones”, refirió una fuente militar.

La madrugada del lunes 10 de septiembre, aproximadamente a la 1:55 am, en las calles de Sinaloa y Revolución de la colonia Pueblo Nuevo en La Paz, fue asesinado Hugo Abaroa “El Abaroa”.

“Son de los antiguos que pertenecían a ‘La Plaza’, hasta cierto punto pudiera tratarse de limpia o gente que estaba tratando de voltear bandera, pero lo cierto es que se pone caliente y lo más seguro es que se echen a otro”, apuntó el elemento perteneciente a la Policía Municipal de La Paz respecto al hombre que murió por cinco impactos de bala.

SINALOA GANA TERRENO

La mañana del domingo 9 de septiembre, en el arroyo cercano a El Chamizal de San José del Cabo, terreno del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), se localizó el cuerpo sin vida de un hombre de aproximadamente 50 años; en el sitio fueron localizados cinco casquillos percutidos de arma larga.

“Desde el evento de Caduaño, quedó plenamente confirmada la llegada de miembros del Cártel de Sinaloa, la manera en que operaron, pero no solo eso: el cuerpo localizado en El Chamizal también responde a las características, la manera de operar de dicho cártel. Esperamos respuesta de la otra parte, aunque quizá haya sido respuesta a las tres osamentas localizadas detrás del Aeropuerto de San José”, informó un agente de seguridad en Los Cabos.

“Desde luego se trata de una prueba de poder, fue una muerte muy cruel y justamente después del incidente de los restos humanos por el Aeropuerto, creo que cada quien se está haciendo presente”, agregó.

Los primeros 12 días de septiembre de 2018 marcan por su alto impacto, ya que un grupo de jóvenes sinaloenses han sido vistos, “operando” desde asaltos hasta homicidios.

Melitón Albañez y Todos Santos, “territorio que ya estaba en manos de Jalisco” -confirmó el agente consultado por ZETA– se ha visto envuelto en encuentros lamentables: el sábado 8 de septiembre, cerca de las once de la noche, un comando armado abrió fuego en repetidas ocasiones en contra de Manuel Monays, de ocupación jornalero, el cual tenía en su poder un arma de fuego corta; lo identifican como narcomenudista de la zona y originario de Sinaloa.

De igual manera, un joven de entre 25 y 30 años de edad, aún sin identificar, fue hallado unos metros más adelante con varios impactos de bala en la espalda. Tiene un tatuaje en mano izquierda, y en el antebrazo, una cruz y un corazón en llamas con calavera.

Una hora antes del reporte del homicidio en Melitón Albañez, a unos 20 kilómetros del lugar, se reportó un asalto con armas largas en la estación de combustible Smart Gas, a la orilla de la carretera en la entrada a Todos Santos Pueblo Mágico.

Jóvenes con armas largas amenazaron a los empleados del lugar, viajaban en un automóvil color gris de reciente modelo y traían el rostro cubierto. Se apoderaron de la venta de la noche, aproximada a 2 mil pesos, así como de teléfonos celulares.

Cabe mencionar que los mismos sujetos fueron descritos en un asalto cometido el miércoles 12 de septiembre en la colonia Olas Altas en La Paz, donde dejaron amarrada a su víctima, quien presta servicio de la plataforma Uber.

Miembros de La Plaza y Los Tegoripeños, así como los llamados Los Nueva Generación del Mayo, se encuentran en disputa de territorios de La Paz y Los Cabos, están en la mira de fuerzas federales

Días antes, 8 de septiembre, autoridades de seguridad de los tres niveles fueron alertados y extrañamente llamados a indagar en un choque de vehículo contra objeto fijo; en el sitio se encontraba un taxi amarillo con verde del sitio Estrella Verde, número económico 49. Paramédicos diagnosticaron muerte por anemia aguda, producida por arma punzocortante a la altura del cuello.

“Recabando la información del incidente, por lo menos dos personas viajaban a bordo de la unidad, posiblemente se trató de un asalto”, refirió un agente de investigación de la Policía Ministerial.

El taxi se impactó contra un árbol en la calle Calafia, acceso de la colonia Cruz de Piedra en La Paz.

Las nuevas operaciones consisten, de alguna manera, en obtener recursos para seguir operando el contraataque y lucha por el control de la plaza.

De acuerdo a registros obtenidos por ZETA, en los primeros 12 días de septiembre, hubo 12 eventos de alto impacto, desde “levantones”, balaceras y ejecuciones al estilo de la delincuencia organizada, en los que diez personas murieron violentamente a manos de células criminales.

Todo parece indicar que la presencia del Cártel de Sinaloa está poniendo nerviosas a las autoridades, sobre todo porque han conseguido reorganizarse y retomado fuerza en toda la Península de Baja California, mientras que el CJNG ha sido debilitado hasta cierto punto por la presencia policial.

Soy un bloque de texto. Haz clic en el botón Editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Opacidad sobre narcofosas

En medio de la crisis de seguridad y violencia, la desaparición de personas y las cifras confusas sobre los hallazgos de fosas clandestinas en el país, el gobierno de Guanajuato se ha cerrado a la información de la presunta localización de tres sepulcros anónimos que contenían al menos 37 cadáveres. En tanto, en Veracruz se reportó la localización de 174 cráneos en 34 narcofosas.

En el caso de Guanajuato, medios de comunicación aseguran que las autoridades estatales están ocultando información; mientras que éstas guardan silencio en un intento de cerrar la administración lo mejor posible para la imagen del gobernador Miguel Márquez. Se pretende confundir a la opinión pública en el sentido de que las fosas de las que se habla, son las mismas localizadas en mayo próximo pasado.

Y es que las presuntas fosas referidas en días recientes, se encontrarían ubicadas en las inmediaciones de la comunidad Los Ángeles en el municipio de Villagrán, zona donde en diversas fechas de mayo se dio cuenta del hallazgo de agujeros en los que había cadáveres inhumados clandestinamente; en aquella ocasión se aseguró que se trataba de 37 cuerpos rescatados entre el 5 y el 18 de mayo.

El hermetismo injustificado de las autoridades guanajuatenses ha motivado que se hable de otras tres nuevas fosas con un número de cadáveres enterrados similar al de hace cuatro meses; sin embargo, la Fiscalía no confirma ni desmiente la información, que podría ser duplicada.

La región donde se registran estos acontecimientos es la misma que tiene una alta incidencia en el robo de combustible y donde existe la disputa entre los cárteles Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el de Santa Rosa de Lima, originario de una comunidad que lleva el mismo nombre, los cuales buscan la supremacía territorial para operar libremente.

En tanto eso ocurre en el Bajío mexicano, organizaciones civiles urgieron a los gobiernos Federal y de Veracruz a concretar la creación del Registro Nacional de Fosas, luego de conocerse el hallazgo de 174 cráneos en 34 fosas en el centro de la entidad del Golfo de México. Recordaron que dicho registro se encuentra contemplado en la Ley General sobre Desaparición de Personas y hasta el momento se ha hecho caso omiso de su creación. Las organizaciones destacaron que el hallazgo de las fosas veracruzanas se suma a otros hechos, como el de 350 cuerpos exhumados en Durango.

Por su parte, la Comisión Especial de Atención a Víctimas solicitará a la Fiscalía de Veracruz dar acceso al expediente de las fosas donde se recuperaron las que fueron cabezas humanas. Trascendió que el expediente sería enviado a la Procuraduría General de la República (PGR) para que familiares de las víctimas de todos los casos que representa la dependencia federal tengan acceso. La directora de Asesoría Jurídica de la Comisión, Karla Quintana, declaró que con el acceso al expediente se sabrá dónde se encuentran las fosas.

Tan solo en esa entidad se contabilizan 601 narcofosas descubiertas durante los últimos ocho años, de acuerdo con información de la Fiscalía local publicada por el diario El Universal. Se estaría hablando de mil 178 personas asesinadas y enterradas en forma furtiva en 85 municipios, de las cuales muy pocas han sido identificadas.

Esa noticia se conoció apenas unos días después que el 7 de septiembre de 2018 la Comisión Nacional de los Derechos Humanos dio a conocer que desde 2007 a la fecha, ha documentado mil 306 fosas clandestinas en todo el país, en las que se han exhumado 3 mil 760 restos humanos. La mayoría de las fosas han sido encontradas en Veracruz, mientras que en Jalisco se han exhumado más cuerpos.

Precisamente en Jalisco, donde se vive una contingencia ante la incapacidad de la morgue para almacenar casi 800 cadáveres sin identificar y ya no caben en cajas refrigeradas de tráiler contratadas para ese fin, las autoridades informaron que se publicarán datos en su página web sobre las características de las víctimas para intentar que sus familiares les pongan nombres y apellidos.

A imitación de lo que hacen organizaciones civiles como Por Amor a Ellos, el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses exhibirá algunos datos que apoyen la posible identificación de los restos mortuorios, lo que sería corroborado con pruebas periciales y legales.

JÓVENES EN LA LÍNEA ENEMIGA

Para los elementos de seguridad de los tres niveles de gobierno, hay una severa preocupación, líneas enemigas de la delincuencia organizada ha reforzado sus operaciones, principalmente con jovencitos, sin miedo a las armas y menos aún a terminar muertos, mientras obtengan un reconocimiento en el mundo del narcotráfico.

Hablando de víctimas en la guerra que parece haber regresado, jóvenes están cayendo principalmente en La Paz y Los Cabos un poco mayores. Según la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), los patrones de homicidio llevan a considerar que es cierto lo que oficiales expresaron con anterioridad a ZETA:

“Sinaloa se ha reforzado con jóvenes más violentos, buscan afianzarse muy rápidamente en la mira, sobre todo por su nivel de peligrosidad y las agallas para adentrarse en la organización”.

Lo violento de sus actuaciones ha permitido que las propias instituciones se hagan a un lado, convirtiéndose en meros observadores de los encontronazos.

“Esperemos que no se venga otra vez aquí, es un desmadre y a como se está poniendo en Los Cabos, más vale que andemos con cuidado, porque tan sólo portar un uniforme es estar en la mira de ellos. Ojalá que no se ponga a como en Cabo San Lucas”, declaró un agente de la Dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de La Paz.

Cabo San Lucas, en el municipio de Los Cabos, se encuentra dividido, es “tierra caliente” para las fuerzas de Inteligencia de la Policía Federal, pues la disputa es directa entre “La Plaza” y “Los Tegoripeños” -han identificado a este último como una rama de Sinaloa-, sin embargo, siguen en investigación, pues pudiera tratarse de un nuevo grupo combinado entre los cárteles de Sinaloa y Jalisco.

Mientras tanto, en el mapa delictivo de la Policía Federal, destaca junto con la PGJE que San José del Cabo pudiera mantener cierta influencia del Cártel Tijuana Nueva Generación (CTNG) o CJNG, pero hay ciertos movimientos que han llevado a catalogar una presencia menor en el centro de San José, a narcomenudistas y sicarios sinaloenses.

“Hemos identificado a un supuesto sicario entre los narcomenudistas que se han asegurado, suena el apodo del ‘R’, estamos verificando cada uno de sus movimientos, pareciera que este personaje está moviendo

gran parte de jóvenes, los cuales tenemos avance en las investigaciones, para no meterme mucho en la información que vamos a mantener en reserva, pero el interés es cerrar filas y activar la operación completamente”, confió a este Semanario un miembro del Grupo de Coordinación.

Tanto en La Paz como en Los Cabos, fuerzas de seguridad identifican gran presencia de jóvenes que han emprendido en la actividad ilícita del narco, su principal motor es ser reconocidos y accionar la violencia a un grado en que se les tema, lo que también lleva a un sentido de vulnerabilidad por la facilidad con que son detectados por fuerzas de seguridad.

“Los Nueva Generación del ‘Mayo’ Zambada es un grupo que se ha identificado, en algunas operaciones tenemos esa incursión y se está averiguando, no puedo confirmar del todo que esté constituido, se ha oído mentar, lo han manifestado detenidos, pero esto nos refleja que tenemos que extender la vigilancia, ampliar la zona de influencia y cerrar los puntos de salida en aspecto figurado: poner atención en entradas y salidas”, agregó la fuente.

La presencia de criminales a bordo de unidades de transporte como la plataforma Uber, se da en los terrenos de cada cártel, pero “también funcionan como ‘halcones’, los cuales están arponeando a ‘chapulines’ y narcomenudistas que se brincan el terreno”.

La estructura criminal ha sido capitalizada por los diversos grupos, la principal tarea es contar con grupos organizados y atacar con la fuerza necesaria para hacer recular a cada una de las células.

“Ambos se han manejado con cautela, los ataques han sido dirigidos y estructuralmente en flancos débiles, en estructuras o alfiles, los cuales no repercuten en mucho, pero dicen ‘aquí estoy’, nomás esperemos que el Grupo de Coordinación no se quede viendo cómo se matan y dejen que esto suba de nivel. Baja California Sur ya no está para esta clase de funcionarios, necesitamos y exigimos un nivel de fuerza capaz de afrontar cualquier amenaza a la ciudadanía, y creo que ésta es una amenaza directa a nuestra integridad”, aseveró el experto en delincuencia organizada.

NUEVAS CÉLULAS OPERANDO

Ha quedado claro que tanto el Cártel de Sinaloa como CJNG o CTNG, siguen en disputa, pero lo que sigue resurgiendo tal vez no a la vista de todos, pero sí de las autoridades y que han tratado de minimizar, es la presencia de grupos criminales que pretenden romper con la “tranquilidad” que se ha tenido.

Tanto la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) como la Marina, identifican a los dos cárteles más poderosos del país, ambos en disputa del narcomenudeo, pero eso ha llevado a una “tranquilidad” sospechosa.

Jóvenes han sido ubicados en las líneas del cártel sinaloense, los cuales encabezan la pelea por la plaza en Los Cabos y La Paz, también son éstos las principales víctimas del narco

Los homicidios, muy al estilo del crimen organizado, siguen en registro pese a su minimización y hay nuevas formas de operar, similares a las presentadas en diversas entidades de la República, como asaltos a mano armada y técnicas de la delincuencia organizada para hacerse de recursos.

“Ambos cárteles siguen en la disputa, hay mucha movilización de armas y el narcomenudeo sigue activo, tenemos identificados ciertos grupos de delincuentes que están operando, la mayoría muy jóvenes, principalmente una célula en pleno centro de San José del Cabo, pertenece al Cártel de Sinaloa; mantiene cierta operación, pero el mayor movimiento es para los de Guadalajara (Jalisco)”, indicó el miembro en activo de la Ministerial para el Grupo de Coordinación de Seguridad Pública.

De entrada la movilización de cuerpos de seguridad implica riesgo y no prevención, pues el dicho de las cabezas de grupo es: “Vamos a tener que intervenir para frenar los rastros de violencia”, lo que también han confirmado es que la venta al menudeo permanece y, por obvias razones, hay presencia de grupos criminales por el territorio de la droga.

Ante el resurgimiento del Cártel de Sinaloa, “estamos esperando una respuesta de parte de Jalisco Nueva Generación, parece que fue inmediata”, refirió el efectivo militar.

De acuerdo al reporte de inteligencia, CJNG ha reiniciado el tráfico de armas con el fin de reforzar las células al orden de “La Plaza” y hacer frente a los miembros sinaloenses, que a priori traerá un encuentro más entre ambas ramas criminales.

“Estamos viendo una migración, un flujo de personas que no vienen a hacer nada bueno, y me refiero a que no vienen a trabajar lícitamente, entonces ya estamos viendo esa migración que preocupa y debe ocupar a las autoridades para frenar toda amenaza que se pudiera accionar”, remató el experto en seguridad pública y delincuencia organizada.

Las investigaciones de miembros de inteligencia mantienen con total sigilo la información, incluso se han cerrado ciertos flujos de la misma, ya que se han planeado aseguramientos de personas y armas, pero por una u otra razón los criminales cambian de domicilio, aunado a que “han existido blancos específicos para frenar el narcomenudeo, pero casualmente nos ganan autoridades locales y a la hora de los juicios, fallaron en algún concepto, eso genera impunidad”, lamentó el consultado, quien no descarta enfrentamientos armados.

“(Las autoridades) No quieren llegar hasta ese punto, están muy presentes en la ‘riña’ o desencuentro que se pudiera dar si estas dos peligrosas corrientes del narco se llegasen a encontrar, lo saben, están conscientes que en algún momento va a pasar, son mentiras eso que dicen en pasillos de la Judicial: no puede haber una tregua en estos casos, son tiempos que se toman para reorganizarse y es lo que tenemos. Padecer hechos violentos esporádicos, tenemos ahora uno diario, y eso sí que es preocupante”, remató el entrevistado.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio